¿Se fracturan los conservadores en el Valle?, la disputa que está al rojo en el Partido

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Se fracturan los conservadores en el Valle?, la disputa que está al rojo en el Partido

Abril 28, 2019 - 07:45 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo / Editora de Poder
Partido Conservador

Partido Conservador

Gráfico El País

Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga... La legendaria tonada de Celia Cruz bien sirve para retratar lo que está ocurriendo actualmente en el Partido Conservador en Cali y el resto del Valle del Cauca.

Y aunque tienen razón quienes aseguran que no se trata de una situación nueva ni ajena al resto del país ni a todos los partidos, todos coinciden en que las diferencias y las divisiones en la colectividad en la región “ya están pasando de castaño a oscuro”.

Lo cierto es que en estos momentos en las toldas azules se pueden distinguir al menos dos bandos. Uno estaría liderado por el exgobernador Ubeimar Delgado y su grupo político Fuerza Social, y contra él han hecho ‘combo’ el actual presidente del Concejo de Cali, Fernando Tamayo, el exdiputado Diego Ramos y el concejal de Buga Gabriel Fontal, entre otros.

Acusaciones de doble militancia, rencores por apoyos que no se dieron en el pasado y deseos desaforados de acumular poder hacen parte del rosario de desencuentros que hace un par de semanas obligaron a la presencia en Cali del nuevo director nacional del Partido Conservador, Ómar Yepes.

Sin embargo, varias voces le dijeron a El País que el máximo jefe azul vino, escuchó y prometió, sin que hasta ahora se hayan visto los resultados concretos de esa visita, especialmente en lo que concierne a la unión de la colectividad de cara a las elecciones de octubre próximo, que, dicen, debería ser el objetivo por estos días.

Lea también: ¿Ángela María Robledo será candidata a Alcaldía de Bogotá tras perder su curul como congresista?

El florero de Llorente

“Los abajo firmantes..., en calidad de miembros activos del Partido Conservador en el Valle del Cauca, solicitamos se proceda a revisar la forma como se utilizó la figura del consenso, por medio de la cual se le otorgó el aval al aspirante Álvaro López Gil... como candidato único a la Gobernación”.

Esta carta, fechada el pasado 23 de abril y dirigida a la Dirección Nacional, condensa el último, que no único, motivo de disputa entre las principales facciones azules en la comarca.

Este capítulo de la historia empezó este 12 de abril, cuando “acogiéndose” a los estatutos del partido y a la Resolución 039 del 1 de abril” se escogió al exrepresentante a la Cámara como la ‘carta’ oficial de los azules al primer cargo del Departamento, luego de que “de 13 miembros del directorio votaron por unanimidad 9 miembros presentes”, cumpliendo la reglamentación que indica que debían estar las dos terceras partes del órgano rector regional.

Fue entonces cuando Mauricio Prieto, el otro precandidato azul a la Gobernación, pasó a la primera línea de ataque frente a lo que se ha calificado como una “artimaña” del exgobernador Delgado, quien “está manejando a su antojo y en beneficio personal y de su grupo el Directorio Departamental y varios directorios municipales”.

“He sido víctima de una manguala organizada por el directorio departamental conservador que el viernes 12 posesionó a última hora y altas horas de la noche miembros que no tenían derecho a votar y sin reunir el quórum optaron por favorecer la candidatura de Álvaro López en detrimento de la mía, para confundir a la opinión pública y decir que ya hay candidato oficial cuando no es así porque el directorio nacional es el que otorga los avales”, asegura Prieto.

López, a su vez, sostiene que todos los aspirantes al cargo fueron convocados a esa cita y que mientras él y Diego Ramos acudieron, Prieto “mandó una excusa esa misma mañana” y ratifica que la escogencia se hizo por consenso.

No obstante, en el punto 8 de la carta enviada a Bogotá, se lee: “Diego Ramos, quien hace parte del Directorio Departamental delegado del diputado Jhon Jairo Caicedo, se opuso a la manera cómo se adelantó la figura del consenso, pero al parecer fue totalmente omitida en el acta de la reunión, ya que no se consigna este hecho en ella, así como igualmente se desconoce la excusa laboral del otro aspirante, Mauricio Prieto”.

El problema de fondo

“El Partido Conservador está en una crisis histórica”, concluye el exalcalde Ricardo Cobo y explica que “tras la desaparición de Germán Villegas empiezan a emerger figuras, pero no con la suficiente solidez para aglutinar un partido; algunos entran en conflicto con otros y eso genera que miembros del partido emigren a ‘mejores pastos’”. En su opinión, “se requiere una figura fuerte que una al partido, pero veo muchos egocentrismos y egoísmos, a cada cual tirando para su lado”.

En el mismo sentido, el concejal Tamayo sostiene que la crisis “es motivada porque el poder no ha sido utilizado para fortalecer el partido sino pequeños núcleos familiares y grupos que lo componen. Lo más diciente es que, cuando teníamos un alcalde conservador y un gobernador conservador, pasamos de nueve concejales a cinco y luego a tres y con la posibilidad ahora de no tener sino dos, y pasamos de seis a cuatro diputados”.

Tome y deme

Y sobre Delgado, a quien reconoce como “el último gran jefe que le queda” a la colectividad en el Valle del Cauca, es contundente: “Ante el riesgo que tiene su candidato al Concejo (Juan Martín Bravo) de perder la curul, decide llevarlo por el Centro Democrático. Cada uno es libre de su propio temor, pero generar un manto de dudas frente a una posible demanda del partido, que está totalmente descartada, me parece no aceptable”.

“Además, no tiene sentido que, pese a eso, pretendan ostentar el poder del conservatismo en el Valle, si lo que está demostrando es que le interesa más pensar en su propia supervivencia que en lo que le pueda suceder al Partido Conservador en Cali”, agrega.

Pero ante los señalamientos, el exgobernador y líder de Fuerza Social saca sus cifras: “En nombre del Partido Conservador inscribimos más de 200 candidatos a los concejos en todo el departamento y 23 precandidatos a las alcaldías. Ningún otro sector está pensando en el partido como lo estamos haciendo nosotros”.

Entre tanto, el excongresista Mauricio Delgado, su sobrino, afirma que al actual presidente del Cabildo, quien suma cinco periodos y aspira a ser releegido en octubre, le cabe responsabilidad en la crisis de los azules: “Yo me atrevo a decir que las curules del partido hace varios años no le aportan nada a la ciudad, y de allí su atraso, porque ellos van al juego del Gobernante de turno”.

Según el exparlamentario, hace cuatro años su grupo político fue el único entre los conservadores que apoyó a Carlos José Holguín a la Alcaldía “y cuando salió Ubeimar a la Gobernación en el 2011 no lo apoyó nadie, pues todos se entregaron a Juan Carlos Abadía: diputados, concejales de Cali y congresistas... y hoy ya están haciendo negocios bajo la mesa con otros sectores”.

De esas componendas habla Christian Garcés, uno de los ‘cerebros fugados’ al uribismo. “Me retiré del conservatismo porque sus jefes nacionales y regionales en el período pasado entregaron el partido a la ‘mermelada’ de (Juan Manuel) Santos y de Dilian Francisca Toro... olvidaron los principios por intereses particulares”.

Lo cierto es que hoy por hoy en cuanto a la Alcaldía de Cali no hay nada definido entre los azules. Mientras la ‘carta’ de la Fuerza Social es Jacobo Nader, María del Carmen Hoyos tendría el apoyo de Tamayo y Luis Alfredo Gómez el de Coraje, grupo que lidera Heriberto Sanabria, actual presidente del Consejo Nacional Electoral, y cuyo concejal Richard Rivera, también le hace oposición a Ubeimar Delgado.

A su vez, Blanca Cardona, una de las caras más reconocidas entre los azules en la región, cercana al exmandatario e integrante del Directorio Nacional Conservador, invita a sus copartidarios a que “busquen unir todas esas capacidades que tienen para que el partido se pueda mantener y crecer, pero no con individualismos. Hay que buscar tener una posición más de conciliación y de reconocer que hay unas reglas que se tienen que cumplir”.

No tan optimista suena la diputada Amanda Ramírez, quien devela que los choques se extienden más allá de Cali. “En La Victoria y Roldanillo había candidatos conservadores, pero se apoyaron los de partidos diferentes, así que esas heridas del pasado hoy llevan a que en esos municipios la gente le pierda credibilidad a sus dirigentes y se vea pisoteada en sus aspiraciones”, dice antes de confesar que “todas esas artimañas me han llevado a tomar la decisión de que este sea mi último periodo a la Asamblea del Valle”.

Lejos del retiro parece estar el exgobernador Delgado, pese a que la Fiscalía lo acaba de acusar de fraude procesal y falsedad en documento público. Por el contrario, dice un político vallecaucano que pide omitir su nombre, poseedor del 25 % de la fuerza electoral conservadora en la región, es tal su deseo de aumentar ese caudal que no tiene problema en sentarse en la primera fila de los foros que el expresidente Álvaro Uribe preside en la región, sin importarle que pueda ser acusado de doble militancia, y dicen otros, de llevarse por delante el futuro de la colectividad que lo vio crecer políticamente.

Composición de los directorios

- Según los estatutos del Partido Conservador, el directorio departamental está formado por los dos últimos exgobernadores (Ubeimar Delgado y Carlos Holguín Sardi), los actuales congresistas y diputados y los representantes de todos ellos, con la cuota de jóvenes y mujeres.

- De igual forma, el directorio municipal está integrado por odos los Directorios Municipales están conformados en base a los estatutos del PC; hacen parte los Concejales en ejercicio y los ex concejales de los 2 últimos periodos. Igualmente los Ex Alcaldes de los 2 últimos periodos. Esta figura se renueva cada 4 años qué hay elecciones regionales. Si la mayoría de los concejales, ex concejales y ex alcaldes son amigos es por la cercanía con las comunidades. Igualmente todos los Diputados independientemente del grupo a que pertenezcan también tienen sus representantes en los Directorios de los Mcpios, igual los Congresistas. Eso está en los estatutos y resoluciones del Directorio Nacional.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad