¿Se debe reglamentar la protesta social en el país?, posturas de un anuncio polémico

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

¿Se debe reglamentar la protesta social en el país?, posturas de un anuncio polémico

Julio 22, 2018 - 09:58 p. m. Por:
Redacción de El País 
Velatón por la paz y la vida en el centro de Cali 03

En los últimos años en el país se han incrementado las protestas sociales. La mayoría de ellas se deben a reclamaciones para el mejoramiento de condiciones de vida y cumplimiento de acuerdos pactados con el Gobierno.

Foto: José Luis Guzmán / El País

“Respetamos la protesta social pero también creemos que esta debe ser ordenada y que verdaderamente represente los intereses de todos los colombianos y no de un solo y pequeño grupo. Hemos considerado que sobre eso, el próximo gobierno podrá hacer grandes avances si logra promover una ley estatutaria que camine en ese sentido”.

Esa fue la primera propuesta que lanzó Guillermo Botero, segundos después de ser designado como Ministro de Defensa Nacional por el presidente electo, Iván Duque.

Y de inmediato generó polémica. Tanto que una semana después, analistas, políticos, dirigentes sindicales y congresistas siguen planteando sus posturas sobre el tema.

La razones son múltiples. Pero la más importante es que el Código de Policía aprobado por el Congreso de la República el año pasado intentó hacerlo y la Corte Constitucional echó reversa a la decisión.

El Código incluía en los artículos 53, 54, 55, 56 y 57  condiciones para reunirse y manifestar pública y pacíficamente en el espacio público. También le daba potestad a los alcaldes para autorizar el uso temporal de vías para los eventos de protesta y establecía que el “uso de la fuerza debe ser considerado siempre el último recurso en la intervención de las movilizaciones”.

Sin embargo, Kenneth Burbano Villamarín, director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre de Bogotá, explicó que la reunión, manifestación y protesta son derechos fundamentales de los ciudadanos, según el Artículo 37 de la Carta Magna.

Recordó que el año pasado el Código de Policía y Convivencia fue demandado por el Observatorio y la Corte Constitucional le dio la razón a través de la sentencia C-223 de 2017 y el Congreso debía expedir la ley estatutaria en esta materia. “Seguramente el ministro designado no está enterado. Su propuesta no tiene razón de ser, el asunto ya está decidido”, precisó Burbano.

El académico insistió en que sería un proyecto inútil, innecesario, pues ya la Corte sentó los derroteros sobre el ejercicio de este derecho fundamental. Además, se mostró sorprendido porque “con tantos problemas como los de los homicidios selectivos y sistemáticos de líderes, lo que le preocupe sea que el ejercicio de un derecho fundamental como la protesta se haga en orden. No, la protesta es fundamento de la democracia y la protesta es esencialmente confrontacional y la puede ejercer la oposición o cualquier ciudadano”, aunque recordó que bajo la luz constitucional, esta debe ser “pacífica, sin que se admisible la destrucción de bienes, sin utilización de armas”.

Mientras que el exviceministro del Interior, Héctor Riveros, aseguró que la propuesta de Botero lo que genera es “tensión” y planteó tres situaciones para argumentar su teoría.

“El Gobierno de Duque nació con unos sectores sociales que se le oponen fuertemente; hay una oposición que ha anunciado que va a movilizar gente y esa va a ser su nueva forma de expresión y además, es un gobierno que cree que esa protesta social hay que enfrentarla es con el Esmad”.

Y es que cabe recordar que Gustavo Petro, excandidato presidencial de Colombia Humana y quien ocupa una curul en el nuevo Senado, invitó a sus seguidores a realizar una gran marcha nacional en el mismo instante en el que se hará la posesión presidencial de Iván Duque Márquez.

Según el político, que se declaró en oposición, la idea es expresar el respaldo al Acuerdo de Paz firmado con las Farc y exigir la implementación del mismo.

Situación que para el politólogo Andrés Agudelo, de la Universidad del Rosario, es “totalmente válida”. Así mismo, cree que el anuncio del nuevo ministro es “un error. Aquí ni siquiera se está cuestionando el nombramiento de un empresario que llega a la cartera de Defensa, situación que tiene un mal precedente con Luis Carlos Villegas, sino porque da tres mensajes que son totalmente equivocados”.

Lea también: Guillermo Botero será el ministro de Defensa del Gobierno de Duque

El primero, explica, es que de ninguna manera una protesta se puede regular. Su única condición es que no debe ser violenta, además, se le da un mensaje negativo a los sectores sociales, estudiantes, sindicatos, campesinos, de que no pueden exigir a través de este mecanismo.

En segundo lugar, sostiene que el país ya no es el mismo que tuvo como mandatario a Álvaro Uribe donde las manifestaciones públicas no tenían cabida porque las guerrillas estaban vigentes. Ahora, “tenemos unas Farc en democracia” e insistió en que es desacertado desestimular las protestas cuando lo que se necesita es diálogo social.

Por último, indica que es un error, desde el gobierno nacional, creer que una norma lo soluciona todo. “Creer que una ley o un decreto presidencial puede solucionar los problemas de fondo es un error. Que se dañen edificios, se rompan vidrios, se pinten paredes en las protestas refleja un problema de cultura cívica que debe combatirse con educación”.

Pero el representante a la Cámara del Centro Democrático, Santiago Valencia, asegura que hay un problema de interpretación en las palabras del ministro recién nombrado Guillermo Botero.

Asegura que primero se debe tener el proyecto sobre la mesa para entrar a discutir su viabilidad: “Hasta ahora lo que ha habido es un par de comentarios sobre la necesidad de reglamentar la protestas. En protestas tiene que primar el interés general, pero no es ese interés el que debe dictar si se hace o no la manifestación. Lo que tal vez quiso decir el ministro es que en el transcurso de esa protesta prime el interés general y sea la Fuerza Pública la que así lo garantice. No solo la seguridad para quienes están dentro de la protesta, sino para quienes no están en ella”.

Por ello considera Valencia que es necesaria la presencia del Ejército, del Esmad y de las autoridades porque “para nadie es un secreto que muchas veces se camuflan los violentos” y esa situación merece ser estudiada en el Congreso de la República.

Concertar

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, en declaraciones radiales, aseguró esta semana que el próximo gobierno tiene todo el derecho a reglamentar la protesta social, pero que por ser un tema delicado, debe concertarse de manera amplia y así evitar problemas en el trámite en el Congreso.

Agregó que la protesta social es un derecho constitucional y cualquier desarrollo normativo debe ser por medio de una ley estatutaria.

Rivera le sugirió al entrante ministro de Defensa, Guillermo Botero, que el proyecto que pretende llevar al Congreso sea lo más concertado posible antes de tramitarlo, debido a que este tema es muy sensible.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad