Se confiesa el padre 'Chucho': "A mí nadie me pidió que hiciera exorcismos a la Casa de Nariño"

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Se confiesa el padre 'Chucho': "A mí nadie me pidió que hiciera exorcismos a la Casa de Nariño"

Agosto 06, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Isabel Peláez R., reportera de El País
El padre ‘Chucho’

El padre ‘Chucho’

El País

Jesús Hernán Orjuela, conocido como el padre ‘Chucho’, admitió al programa ‘La Red’, de Caracol que haría un exorcismo a la Casa de Nariño: “Me han pedido exorcizar lugares donde van a estar nuestros futuros gobernantes, porque quieren servir con amor y sacar todas las cosas que no son buenas, odios, rencores que polarizan a un país”.

Además dijo: “Yo voy esta tarde y después les cuento cuántos demonios encontré. Tengo la bendición del Obispo para hacer un ritual allí”. Incluso, ante la pregunta sobre quién lo invitó aseguró que “el presidente y la vicepresidenta”.

Sin embargo, Duque y Ramírez desmintieron esta versión del sacerdote por la cual ardió Troya en las redes sociales.

Lea también: Padre 'Chucho' se retracta y dice que no fue llamado a exorcizar la Casa de Nariño

El País habló con el sacerdote bumangués, el más mediático que ha tenido Colombia y el más controvertido, desde su incursión en ‘Muy buenos días’, programa del canal RCN, del que salió entre polémicas.

¿Cómo empezó todo este lío por sus declaraciones?

Yo estaba atendiendo una entrevista del programa ‘La Red’, del canal Caracol, que hizo un informe sobre un proceso en el que piden que yo sea llevado a la cárcel por ser un sujeto de alta peligrosidad, por rezar en una calle con los jóvenes un Vía Crucis, porque supuestamente no cumplo con ninguna norma para hacerlo, lo cual es mentira. La autoridad competente investigó, el juez falló y dijo que tengo todos los permisos, que no he falsificado ningún documento para celebrar allí estos actos religiosos. Se comprobó que no he cometido ningún delito, que es una falsa denuncia, una injuria, una calumnia, una acción temeraria hacia mí, que no soy sujeto de alta peligrosidad por rezar en una calle. Por lo tanto no voy a ir a la cárcel, ni yo ni el Obispo.

¿Pero cómo llegaron al tema del exorcismo en la Casa de Nariño?

Estaba en medio de ese informe y ellos sabían que yo iba a ir a la Casa de Nariño y me preguntaron sobre esa visita. Quedé fuera de contexto, y a quemarropa dije “a la Casa de Nariño, a exorcizarla”, pero lo hice de forma jocosa. Muchas veces me dicen “sáquele los demonios, que es un pecador”, sin que por ello se pierda la seriedad del sacramento. No medí las consecuencias que eso podía traer en un país herido, polarizado. Los presentadores de ‘La Red’ se indignaron y dijeron “este es un Estado de Derecho, laico, ¿cómo un cura dice eso?”, y esto creó un ambiente horrible, se volvió viral en las redes. Nunca quise ofender a la familia Santos. Cuando empezó su gobierno estuve allí con la Primera Dama, mandé una bendición en la Casa de Nariño. Hace unos años visité el apartamento del general Óscar Naranjo, vicepresidente entonces, y de su esposa. Me duele que pude herirlos, no fue mi intención.

¿Recibió un llamado para hacer un exorcismo en la Casa de Nariño?

A mí nadie me pidió que hiciera exorcismos. El Cardenal es el Obispo y es el único que tiene esa facultad.

¿Pero sí para dar una bendición?

Sí. Recibí una llamada, me pidieron una bendición para todo lo que viene del gobierno, de la posesión y la di. A quien me pida la bendición se la doy, no al partido que están diciendo. Nunca hice campañas por ningún candidato. Me pueden decir mis fieles si en algún momento fue así.

¿Y quién lo llamó específicamente?

No podría decirte, me pidieron el favor y dije “ok”. No, no sé. Alguien de los que está organizando todo este proceso de la posesión, me imagino.

¿Y ya se dio la visita a Palacio?

Di la bendición desde mi santuario.

¿Ha recibido el apoyo de Duque?

No. El apoyo lo tengo de Dios, recibo su fuerza en la oración. Por 25 años he trabajado en sectores de mucho sufrimiento, me la he jugado por ellos y si el monstruo que pintan fuera tan monstruo, que mis fieles lo digan. He predicado en Lourdes, Chapinero, Marsella y en Castilla y tengo el amor de los abuelitos, de los papás, de los jóvenes y de los niños, a quienes defiendo y hago respetar.

¿Ha recibido muchas agresiones a raíz de sus declaraciones?

No te imaginas, son expresiones vulgares hacia mí. No soy delincuente, no sé por qué nos tratamos tan fuerte. Siento tristeza por mis sobrinos que me dicen “tú no eres así tío”, les duele que me insulten.

¿Por qué cree que despierta odios?

La única respuesta que tengo me la da Jesús, quien nos dijo a sus apóstoles: “Los van a golpear, a maltratar, a calumniar, a injuriar y a perseguir por llevar ese mensaje de amor”.

¿Qué pasó con el lío por las misas que daba en un parque de Bogotá y con la reclusa que dijo que la robó?

Ustedes pueden investigar el fallo del juez que dice que no he querido robarme ningún parque. Alenté a mi parroquia a arreglarlo. Ahora los expendedores de droga se lo han apropiado. Nosotros le hacíamos mantenimiento para que los niños jugaran allí. Y te invito a que investigues y si le robé a alguien me pueden denunciar. En la Cárcel del Buen Pastor, una mujer (mexicana, Susana Diaz) me dio un cuadro de la Virgen (de Guadalupe) que vale un dólar. Me dijo: “¿Padre, me ayuda a venderlo? Lo que me quieran dar”. Lo ofrecí (en ‘Cura para el alma’), nadie lo compró y ella me dijo “ya no se lo recibo, vale medio millón”, y de mi bolsillo le consigné esa cifra, no le di el dinero porque me dijeron que debía consignárselo. Está la certificación en una cuenta de la cárcel.

¿Está pagando el precio de la fama, por ser un sacerdote mediático?

Sí, tiene un precio. Europa no es atea porque los curas fueran malos, es la consecuencia de las guerras. Este es el resultado de una Colombia herida, dejamos a los niños mucha violencia, injusticias, sembramos odios.

¿Cuál es la experiencia más cercana que ha tenido con los exorcismos?

En esta bendición que me ha dado el Obispo, aprendí en el Vaticano que en el exorcismo no hay que involucrarse con el dolor porque el mal puede golpear al exorcista. Pero un día encontré un joven con tanto dolor que lo abracé con el amor de un papá, de ese papá que yo tuve, que hace un año se me murió. Me escurrían lágrimas, abracé al joven y dije: “Señor, mi vida te la doy por la de este joven”, y él, que antes se revolcaba, gritaba y decía que se quería matar, me dijo “gracias”, empezó a llorar y me besó. Entendí que el exorcista no saca demonios. Lleva el amor de Dios.

"No soy uribista ni de ningún partido. Me gustaban las propuestas de muchos candidatos, como no explotar el petróleo
o no excluir a una persona por su orientación sexual".

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad