¿Qué tan buen negocio fue el cable submarino para Emcali?, esto dice el Concejo

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Qué tan buen negocio fue el cable submarino para Emcali?, esto dice el Concejo

Abril 16, 2018 - 11:35 p.m. Por:
Redacción de El País
Cable submarino en el 2016

El cable submarino se encuentra terminado en un 94 %. Este conecta tiene una extensión de 160 kilómetros y conecta a Cali con el Pacífico desde el kilómetro 22 de la antigua vía al mar. La obra ya fue pagada en su totalidad por U$21 millones.

Archivo de El País

A un lustro de haberse realizado la negociación del cable submarino entre Emcali con la empresa Level 3, desde el Concejo se advirtió que la firma estadounidense podría convertirse en el corto plazo en una competencia para el componente de Telecomunicaciones de Cali, Telco.

Así se reveló en la sesión de control político a Emcali, realizada este lunes por el Concejo de Cali, en la que se cuestionó sobre los verdaderos beneficios que trajo para la entidad invertir 21 millones de dólares en la conexión de fibra óptica, cuyo propósito era el de mejorar la velocidad de conexión y disponibilidad de banda ancha en la región.

Por esta suma de dinero, Emcali le pagó a Level 3 por la canalización del cable submarino de internet (de propiedad de la multinacional) por la antigua vía a Buenaventura en un tramo de 160 kilómetros. Asimismo, la negociación incluyó la compra de 8 landas (80 megas) por 15 años, de las 30 que oferta dicho cable.

Lea también: Emcali anuncia su ingreso en el negocio de la energía solar

“A pesar de que fue Emcali el que pagó por traer el cable a la capital del Valle, solo se quedó con 8 landas hasta el 2030, mientras que Level 3 con el derecho de operar las 22 restantes. Una vez que se cumpla este periodo de tiempo, preocupa lo que pasará con el mercado cautivado por Emcali, También me pregunto por qué se le pagó a la compañía el 100 % de la obra cuando está aún no está terminada ”, aseveró el concejal Diego Sardi de Lima,

Al respecto, el cabildante, Carlos Andrés Arias, cuestionó que, según lo pactado en la negociación, Emcali no le cobrará a Level 3, por usar la fibra óptica.

“¿Por qué si Level 3 es un aliado estratégico, va a poder utilizar la infraestructura de Emcali de manera gratuita desde Buenaventura hasta Cali? Este, que en un principio se vendió como un gran negocio, no lo es, y, por el contrario, podría ser una amenaza en el corto plazo para el componente de Telecomunicaciones, porque Emcali no es dueño de nada y el tiempo corre en su contra”, dijo.

Asimismo, para el Concejal Roberto Rodríguez es preocupante que en la negociación entre ambas empresas, no se hayan dejado claúsulas limitantes en el contrato.

Lea también: Servicios públicos de Cali, los otros afectados por la temporada de lluvias

“Level 3, que es una multinacional reconocida en el mundo de la conectividad, expansión y mantenimiento de internet, será la gran competencia de Emcali. ¿Cómo vamos a contrarrestar la competencia de esta empresa y permitir que Emcali pueda vender a los clientes de Telecomunicaciones, cuando no existen documentos firmados?”, preguntó el concejal Rodríguez.

“Cable sí es rentable para Emcali”

Frente a los cuestionamientos, Gustavo Jaramillo, gerente de Emcali, aseguró que, a pesar de que en el contrato firmado con Level 3 en el año 2013 no se establecieron límites o fronteras de competencia de mercado, esto no es una desventaja para la entidad.

“A Emcali le favorece tener una alianza con una firma de tanto reconocimiento mundial como lo es Level 3, en razón a que nosotros no somos un actor importante para estar solitarios en el mercado. Con la compañía, acordamos que ellos van a favorecer a la entidad y no volverse un lastre en el mercado local”, precisó.

Frente a las críticas por las que se pagó el proyecto sin estar terminado, el gerente señaló que cuando se suscribió el contrato, se establecieron unos valores de acuerdo a unos costos que tenía el contrato y se proyectó terminarse a diciembre de 2014, “pero que fueron las comunidades donde se construyó la obra, quienes retrasaron este proceso dos años, lo que ocasionó que todos los materiales y los costos del contrato se crecieran en el tiempo”.

Respecto al uso de la infraestructura de Emcali, por parte de Level 3, Jaramillo indicó que la compañía le deberá pagar a las empresas públicas o “a quien corresponda” por el uso del cable desde que llega a la capital del Valle del Cauca.

“Si la compañía va a vender servicio de internet en Popayán, pues tendrá que pagarle a los diferentes dueños de los postes desde Cali a esta ciudad por el uso del cable. Y si Level 3 quiere vender sus servicios en la ciudad, tendrá que poner su cable por la red de Emcali y la empresa le cobrará esto”, manifestó el gerente.

A su vez, defendió que el cable submarino sí es rentable para Emcali. “Si la entidad hoy no lo tuviera, tendría que pagarle a un proveedor entre 7 y 8 dólares por el mega de internet para poder vender internet en Cali. Como hoy tiene el cable submarino, ese mega le está costando a Emcali aproximadamente dos dólares en promedio”, concluyó el gerente de Emcali.

Reparos históricos

En marzo del 2013, Emcali, firmó un convenio con la compañía estadounidense Level 3 para poner en marcha el primer cable submarino, con acceso a Colombia, por el Pacífico.

Esta ruta submarina garantiza mayor conectividad para Colombia al eliminarse la dependencia de la conexión tradicional a través del Litoral Caribeño.

Un año después, en marzo del 2015. El Sindicato de Trabajadores de Emcali, Sintraemcali, denunció presuntas irregularidades en la contratación del cable ya que el consorcio no habría cumplido con los requisitos técnicos, jurídicos y financieros para ganar la licitación.

En diciembre de 2016, miembros de la Comisión Primera del Senado denunciaran supuestas irregularidades del contrato del cable submarino de Emcali con Level 3. Los congresistas le pidieron a la Contraloría General de la Nación investigar este proyecto.

“El contrato debía cumplirse en el 2015 y han venido ampliando el término a través de otrosí, y en el último plazo está hasta el 2017. Aquí se pagó por el producto antes de que entre a operar en plenitud”, explicó en su momento el senador Carlos Fernando Motoa.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad