¿Qué hay detrás del hallazgo de las barras con uranio en el oriente de Cali?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

¿Qué hay detrás del hallazgo de las barras con uranio en el oriente de Cali?

Julio 24, 2018 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País 
Elementos peligrosos alarmaron el Nororiente

Miembros de cinco cuerpos de socorro atendieron la emergencia ocurrida ayer en la tarde en El Troncal.

Wirman Ríos / El País

El Servicio Geológico Colombiano calmó las aguas en el misterio que rondaba el hallazgo de una caja de icopor que contenía dos barras con material radioactivo en el barrio El Troncal, nororiente de Cali, y que encendió las alarmas entre autoridades y parte de la comunidad caleña.

De acuerdo con el director técnico de asuntos nucleares del Servicio Geológico Colombiano, Fernando Mosos, el hecho que generó el acordonamiento de la Carrera 11 con Calle 41 y la evacuación de las viviendas cercanas el pasado lunes, fue una falsa alarma pues el contenido de las barras no representa peligro para la comunidad.

“El único material que se encontró fue uranio metálico, no plutonio ni iridio, como se había comentado en el inicio. Este es un material ampliamente usado en equipos médicos hace décadas por su alta densidad y si bien es un material radioactivo, tiene muy baja actividad”, puntualizó el funcionario, quien advirtió que el elemento era un componente de un equipo médico que fue mal dispuesto.

Mosos señaló que en el caso del uranio encontrado en El Troncal “está desvirtuado que sea utilizado para fines terroristas, porque tiene naturaleza de uranio empobrecido. Esto carece de valor comercial porque no tiene ninguna utilización en el mercado”.

El director técnico de asuntos nucleares del Servicio Geológico Colombiano continuó afimando que, en la cantidad y baja radioactividad que tiene el material encontrado en el nororiente de Cali, “no tiene efectos en la salud de la comunidad ni de quienes entren en contacto con las barras, porque están generando radiaciones comparables con las que se encuentran a diario en la naturaleza”.

Respecto a la disposición final del material el funcionario explicó que éste será llevado a más tardar la próxima semana a Bogotá, donde será depositado en un complejo de instalaciones especiales para desechos radioactivos.

Siguen las investigaciones

Pese a que desde Bogotá se bajó el tono a la aparición de estos materiales en el nororiente de Cali, autoridades locales advierten que las investigaciones en torno al material no cesan y que se cree que el abandono de las barras de uranio podría estar relacionado con actividades ilegales.

De acuerdo con el coronel Andrés Guzmán, comandante del Comando Aéreo de Combate Número 7, desde hace un mes y medio se estaba haciendo seguimiento a la aparición de estos elementos y se barajan dos hipótesis acerca del origen del material radioactivo.

La primera posibilidad que estudian las autoridades es que los elementos hacían parte de equipos médicos que estaban en desuso, tal como lo confirmó el Servicio Geológico Colombiano. No obstante, también se evalúa que las barras fueran el resultado de actividades de empobrecimiento de uranio con fines militares.

“Ese material tiene muchos usos y se pudo haber comercializado con organizaciones al margen de la ley; estos elementos se utilizan para ponerlo en la munición y poder romper el blindaje; o también se pudo adquirir para negociar con organizaciones transnacionales terroristas que, teniendo este material y haciéndole otro proceso físico y químico, podrían fabricar ‘bombas sucias’”, afirmó Guzmán.

Dichas ‘bombas sucias’, explicó el oficial, consisten en añadirle plutonio o uranio empobrecido a los explosivos normales. “Esta combinación, al momento de la detonación, deja una estela de radioactividad en el sitio; es decir que no solo se causa el daño sino que se contamina todo un sector. Este es un acto terrorista”, señaló Guzmán, quien dijo que el hombre que abandonó el material y que según las autoridades está plenamente identificado, no fue capturado.

De acuerdo con el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cali, las dos barras encontradas pesan alrededor de cinco kilogramos y, al momento de la medición técnica, reportaban baja actividad radioactiva.

El director del laboratorio de Espectroscopía Mössbauer y oficial de protección radiológica de la Universidad del Valle, Jesús Tabares, explicó que “estos materiales emiten rayos gamma, que son radiaciones ionizantes y, dependiendo de la intensidad, pueden tener afectaciones. Si el material se deja por mucho tiempo expuesto a la radiación de intensidad baja puede ocasionar problemas a nivel celular que pueden desencadenar en tumores cancerígenos; cuando las radiaciones son muy altas, como en una explosión nuclear, se pueden dar efectos como la muerte o adquirir problemas de cáncer en el corto plazo”.

Uranio

Es un metal muy denso, fuertemente electropositivo y reactivo, dúctil y maleable, pero mal conductor de la electricidad.

Las varillas cilíndricas de uranio puro recubiertas con silicio y conservadas en tubos de aluminio (lingotes), se emplean en los reactores nucleares.

Cuando las personas están expuestas al uranio por un largo periodo de tiempo, puede desarrollar cáncer.

Una pastilla de uranio puede generar la misma cantidad de energía que 565 litros de petróleo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad