¿Qué hay detrás de la alarma por robos en la zona rural de Cali?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Qué hay detrás de la alarma por robos en la zona rural de Cali?

Septiembre 16, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Qué hay detrás de la alarma por robos en la zona rural de Cali 02

En la vía al mar, a la altura de El Saladito, la Policía adelanta controles en varios momentos del día. A la fecha, en la subestación de esa localidad se han incautado 408 dosis de cocaína y 154 de marihuana. Se han hecho nueve capturas.

Foto: Wirman Ríos / El País

En la zona rural de Cali viven más de 36.000 personas en un área que cuenta con nueve estaciones de Policía y 15 inspecciones de esta institución al servicio de la comunidad. Esa parte de la capital del Valle, conformada por 15 corregimientos, volvió a ser noticia esta semana por cuenta de un robo ocurrido en la finca del alcalde Maurice Armitage en la vereda San Pablo, jurisdicción de El Saladito, Valle.

Aunque del predio del Mandatario los ladrones solo se llevaron unos aretes, un corrector de cuello y dos botellas de licor, en hechos ocurridos el 26 de julio, para los vecinos de la zona rural de la capital del Valle esa es la gota que desbordó la copa de la inseguridad. El corregimiento de El Saladito es la zona donde la comunidad se ha mostrado más preocupada por el tema.

Durante un recorrido por esta localidad, El País pudo evidenciar que la Policía Metropolitana tiene reportados este año diez hurtos a fincas ocurridos en las veredas San Pablo (seis casos), San Antonio (un caso), San Miguel (un caso), El Saladito (casco urbano, un caso) y Nieves Bajas (un caso). Los hechos sucedieron el 3 de junio, 26 de julio, 27 de julio, 6 de agosto, 29 de agosto y 3 de septiembre.

Todos han sido robos de menor cuantía. Sin embargo, hay un modus operandi que llama la atención de las autoridades en algunos casos: “seis de los diez robos se han cometido en similares condiciones: el mayordomo de la finca está adentro, el predio no tiene seguridad de ningún tipo y los robos se han cometido con la puerta principal cerrada”, dice una fuente de la zona.

Frente al tema, Marleny Angulo Aguirre, corregidora de El Saladito, dice que son hurtos “esporádicos” y que la Policía ha logrado dar resultados, como la captura de un joven dentro de una finca en la vereda San Miguel luego de cometer un robo.

“Se han registrado hurtos de día y de noche, muchas veces por falta de cuidado de los mayordomos de los predios, pero ya se han hecho reuniones con la JAL y la Policía para que la comunidad también se comprometa con la seguridad, por eso hay recomendaciones que se han entregado para prevenir el hurto. Ahora tenemos un buen comandante (de policía) que es muy operativo y tiene una red de seguridad con la gente”, añade la corregidora Angulo Aguirre.

Datos entregados por Cali Cómo Vamos, procesados con base a información dada a ellos por la Policía Nacional, muestran que entre el 1 de enero y el 31 de agosto se registraron 287 denuncias de hurtos en la zona rural de la capital del Valle, siendo el robo a personas la primera modalidad al representar 119 atracos de los 287 registros que iban al 31 de agosto. El segundo ítem de más quejas es el robo de celulares con 54 casos.

Para Alonso Rodríguez, representante del Consejo Municipal de Desarrollo Rural de Cali y líder del corregimiento de Los Andes, en la zona rural de la ciudad se vive relativamente en tranquilidad, salvo algunas excepciones.

¿Qué hay detrás de la alarma por robos en la zona rural de Cali 01

“No descarto que los domingos, por ejemplo, se registren riñas en Golondrinas, donde las personas dedicadas a la minería de carbón salen a tomar licor. En cuanto a los hurtos eso pasa más que todo en zonas más cercanas al perímetro urbano de Cali, como en La Buitrera, en la vía El Acueducto-La Reforma, donde han subido muchos motociclistas a atracar a las personas”, afirma el líder de la comunidad.

Rodríguez también explica que otra zona donde, eventualmente se conocen casos de hurto, es la parte baja del corregimiento Los Andes, donde ciudadanos en motocicleta estarían atracando a deportistas. Así también estaría pasando en El Saladito y el Kilómetro 18.

Frente al tema relacionado con homicidios, hasta el 8 de septiembre pasado en la zona rural de la capital del Valle iban 14 casos, mientras el año pasado se produjeron 31 muertes violentas en ese lapso. Los principales móviles de los asesinatos, según datos oficiales conocidos por El País, son las venganzas, seguido de las riñas entre vecinos en las diferentes comunidades.

“Nosotros vivimos muy tranquilos por acá, claro que tenemos algunos problemas como el hurto y que se pueda presentar un homicidio por ahí, pero son esporádicos”, dice una residente de Golondrinas.

Otras personas, como Franklin Bolaños, del corregimiento El Hormiguero, dice que desde hace seis meses está tranquila la zona luego de que delincuentes dejaran de atracar a las personas para quitarles sus pertenencias o hasta sus motocicletas.

Lea además la columna de Opinión: El Alcalde también cayó

"No tenemos identificadas bandas en la zona rural": Policía

El coronel Fabián Ospina, subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali, dice que a la fecha no hay bandas de ladrones identificadas que estén delinquiendo en la zona rural, lo que existen son delincuentes que actúan de forma independiente.

“Son personas que se dedican al hurto por descuido, es decir, pasan por una finca y si ven la oportunidad de llevarse una herramienta u otros elementos, pues lo hacen. Ellos aprovechan que es muy fácil porque solo es saltar un alambrado o levantar un broche de la puerta y ya”, afirma el oficial, quien hizo el llamado a los finqueros y comerciantes para que se sumen a la red de apoyo.

Las afirmaciones del oficial coinciden con fuentes de la Sijín de la Policía que indican que no tienen en curso investigaciones contra bandas dedicadas al hurto en zona rural.

Menores en el delito

Dos de los diez robos a fincas en El Saladito, este año, llaman la atención:
El primero de estos ocurrió el 28 de agosto pasado cuando cinco menores, estudiantes de un colegio de El Saladito, ingresaron a una finca y se llevaron de ahí un DVD, dos almohadas, varias copas de vino, papel higiénico, un sartén y un control remoto, todos de menor cuantía. No se alcanzaron a llevar un televisor.

En este caso, los propietarios decidieron no instaurar denuncia, pese a que los jóvenes fueron conducidos a la estación de Policía más cercana. Incluso, uno de los menores devolvió lo hurtado y pidió perdón, en una carta, por lo que había hecho. No hubo capturas.

Septiembre 4: siete personas fueron reseñadas en la estación de Policía de El Saladito como sospechosas de asaltar una fundación, pero como no hubo flagrancia no se capturaron. Tres tenían anotaciones.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad