¿Qué hará el Gobierno frente la polarización por la paz? Responde la Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez

¿Qué hará el Gobierno frente la polarización por la paz? Responde la Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez

Marzo 31, 2019 - 07:50 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo / Editora de Poder
Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia

José L. Guzmán / El País

“Estamos conscientes de que estar en el Gobierno significa tener la responsabilidad de buscar unir a la sociedad. Eso es lo que hace un estadista, no lo que vimos durante los ocho años anteriores, que desde la cabeza del Estado se propiciaba todos los días la división nacional, calificando a unos como amigos de la paz y a otros como enemigos de la paz”.

Así, con contundencia, la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, rechaza que las objeciones del presidente Iván Duque a la Ley Estatutaria de la JEP hayan devuelto al país a la época del Sí y el No.

A su paso por Cali, la funcionaria también dijo que este Gobierno “no va a expropiar para darles tierras a los que las tienen ya en cantidad suficiente y no las están produciendo en condiciones suficientes”.

Vicepresidenta, luego de que el presidente Duque anunciara sus objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP, hay la sensación de que el país volvió a la discusión del Sí y el No. ¿Qué va a hacer el Gobierno para superar la polarización entre los colombianos?


Justamente porque estamos conscientes de que estar en el Gobierno significa tener la responsabilidad de buscar unir a esta sociedad permanentemente -eso es lo que hace un estadista, no lo que vimos durante los ocho años anteriores, que desde la cabeza del Estado se estaba propiciando todos los días la división nacional, calificando a unos como amigos de la paz y a otros como enemigos de la paz-, nosotros asumimos la búsqueda de unos consensos necesarios sobre lo que debe ser este posconflicto.

Lea también: La JEP, el nuevo escenario de conflicto que divide a los colombianos

El primero es decir que llegamos acá para cumplir con un Acuerdo. No importan ya los reparos que hicimos al Acuerdo con las Farc, estamos con la disposición de cumplir con ese Acuerdo, pero también estamos conscientes de que más de 50 % del país tenía reparos, por ejemplo, en que el narcotráfico se considere como un delito conexo con el delito político, en que la violación de menores quedara en la impunidad - porque no es cierto que con la JEP tengan una sanción efectiva, ni un solo día de cárcel tendrá los violadores de niños con la JEP-. Entonces, sobre esos temas de fondo más adelante el Congreso tendrá que enfrentar realmente ese debate: ¿se plantean reformas al Acuerdo con las Farc o no se plantean?

Tenemos que lograr que haya esos consensos, pero ya sobre el funcionamiento mismo de la JEP y el Acto Legislativo, que son dos cosas distintas: una cosa es pretender de pronto en el futuro hacer unas reformas al Acuerdo, buscando que esto se haga en consenso, y otra cosa es lo que hizo el Presidente sobre uno de los elementos de los Acuerdos con las Farc, que la Jurisdicción Especial para la Paz. Frente a ella, el Presidente presentó unas objeciones de inconveniencia, que está en su derecho, existe muchísima jurisprudencia de la Corte Constitucional en la que se reconoce la facultad legal del Presidente de la República para hacer objeciones de conveniencia. ¿Qué es lo que procede ahora? Que el Congreso las analice y decida si proceden o no. Si proceden, esperamos que el Congreso nos ayude a hacer

reformas sobre la Jurisdicción, si no proceden, el Presidente ha dicho, ‘aceptaré la decisión del Congreso. Entonces lo importante es que después de esto ahí sí sea el cierre del debate.

¿Y sí cree que se cerrará?


Lo que pasa es que tampoco pueden poner al Gobierno como si fuera el que está promoviendo la división nacional, cuando lo que está haciendo es ser coherente con que más de un 50% de colombianos expresamos antes del Plebiscito y después que estábamos desacuerdo, por ejemplo, con el tema del delito continuado. ¿Cómo es posible que sabiendo que el narcotráfico ha sido la fuente de financiación para las Farc, el ELN, las bacrim y todos criminales de todos los colores y los brazaletes por todo el país, pretendamos acá cerrar los ojos, pasar la página y dejar que sigan en el narcotráfico? Es totalmente inaceptable que el país siquiera se cuestione si hay que actuar contundentemente contra esa continuidad en los delitos o no porque sí hay que hacerlo y por eso es que gente, como yo, que ha dicho que deben extraditar a cualquier miembro de las Farc que, habiendo firmado ese Acuerdo, estén hoy todavía metidos en el delito del narcotráfico.

La lucha contra la corrupción no es solo un tema de leyes, también de cultura ciudadana e institucional”.

Estos no son temas personales, es entender que solamente con una institucionalidad contundente es como vamos a lograr desactivar ese combustible de todo el conflicto colombiano, que ha sido el narcotráfico. Entonces, el Congreso se tendrá que pronunciar sobre cada una de las objeciones. Las que el Congreso acoja, pues que nos ayude a hacer las reformas y las que no, el Presidente dijo respecto la decisión del Congreso, que es al final del día el que representa al pueblo soberano.

Usted ha defendido el respeto de los militares, pero varios de ellos se han acogido a la JEP. ¿Cambiar la Jurisdicción no es cambiarles las reglas de juego a ellos?

Pero es que nosotros hemos dicho que respetamos la JEP. Yo he dicho, la JEP es un hecho, no estamos pretendiendo hacer borrón y cuenta nueva y decir no nos gusta la JEP. Las observaciones, las críticas que hicimos antes, siguen estando dentro de nuestra íntima convicción, pero más allá de eso consideramos que sí hay que darle una estabilidad, una certeza, a aquellos miembros de las Farc que se movilizaron y están cumpliendo con el Acuerdo, porque queremos que el mensaje sea contundente: todos aquellos que se movilizaron y están cumpliendo, tengan la tranquilidad de que este Gobierno va a respetar totalmente lo acordado con ellos, y otra cosa es los que están incumpliendo, en donde creemos que hay que tener una reacción mucho más contundente del Estado.

Por el lado de los militares, ¿qué nos preocupa? Que evidentemente algunos de ellos se han acogido a la JEP y esta ya viene funcionando, lo que queremos es que la JEP, con toda la diligencia del caso, decida cuáles de los casos que se han acogido a ella van a asumirlos para investigarlos y cuáles no, sino que los tiene que seguir investigando la jurisdicción ordinaria. Eso lo puedo hacer la JEP hoy, sin el Acto Legislativo. Entonces lo que queremos es que acá todo el mundo procesa con diligencia para darle certeza a los militares, que son nuestra prioridad, pero también a los guerrilleros de la base y a aquellos líderes de la guerrilla que, habiéndose desmovilizado, están incumpliendo con el Acuerdo. Es que nuestro reparo hoy está fundamentalmente con aquellos que incumplan con el Acuerdo.

¿Qué mensaje le envía a los indígenas que adelantan la minga?

Nuestro llamado a todas las comunidades étnicas y a las indígenas en particular es que tenemos un gran compromiso de dignificar esas poblaciones que siempre se trataron como marginales. Segundo, es la primera vez que el Plan Nacional de Desarrollo incluye un capítulo para las poblaciones minoritarias y les asignó más de diez billones de pesos.

Queremos que los indígenas del Cauca entiendan que es imposible cumplir los compromisos que de manera irresponsable asumió el Gobierno anterior en último momento. Es muy grave y lo tiene que saber el país: que les pasaron ocho años y salieron corriendo a firmar acuerdos cuando les quedaban poquitos meses, sabiendo que estaban firmando algo incumplible y que no dejaron presupuesto. Eso se debería considerar casi que un delito contra el país, porque nos exponen hoy a toda esta situación tan difícil.

Expedimos el decreto de los pliegos tipo para evitar que las licitaciones se hagan a la medida de uno o dos proponentes, y poder tener licitaciones con amplia concurrencia de proponentes”.

¿Y cómo analiza el tema de la tierra, que es el debate de fondo?

Hay que asumirlo con mucho realismo. En el Cauca los indígenas no alcanzan a ser el 10 % de la población total del departamento y tienen casi el 40 % de las tierras. Todo tiene que tener una proporción y la pregunta es cómo pueden seguir aspirando a tener más tierra.

Lo que tienen que hacer es producir la que ya tienen asignada y la queja es que alguna de esa tierra es plana, pues el Gobierno está en disposición de ayudarles a que tengan allí todos los cultivos posibles y en las de ladera hay un montón de opciones que también se les ha ofrecido..., pero no hay cómo seguir asignándoles tierras, porque para el Gobierno es importante hacer respetar el derecho a la propiedad privada que tienen los dueños de esas tierras. Este Gobierno no va a expropiar porque sí, para darles tierras a los que las tienen ya en cantidad suficiente y no las están produciendo en condiciones suficientes.

Lo cierto es que el diálogo parece no avanzar y hay preocupación por la cercanía de la Semana Santa...

Aquí hay una acción deliberada, que no creemos que sea motivada solo por los indígenas. Por eso el Presidente ha dicho que nos preocupa la interferencia de terceros interesados en afectar la gobernabilidad, pero también en afectar a una población tan importante como la del suroccidente colombiano, porque creemos que todo está calculado: los tiempos, la cercanía a la Semana Santa, el daño que se le haría al Cauca y a Popayán en particular con todo el turismo que viene, por eso el llamado del Presidente ha sido no a las vías de hecho.

El Gobierno ha estado todo el tiempo dialogando con ellos, vino acá para construir el Plan de Desarrollo de mano de los departamentos del Suroccidente, porque es un Gobierno comprometido como ningún otro con sacar gente de la pobreza y sabemos que la mayoría de las comunidades indígenas viven en condiciones de pobreza..., pero no un diálogo que quieran forzar con vías de hecho en donde están causando perjuicios enormes a esta parte de la población y en dónde han llegado ya al extremo de matar a un soldado y secuestrar a un oficial del Ejército.

¿Entonces qué les responde a los que dicen que son las divisiones en el Centro Democrático las que están afectando la gobernabilidad?

Yo hago parte de una coalición de Gobierno que se organizó porque en el Partido Conservador y en el Centro Democrático hay preocupación por el futuro de Colombia, que comparten otros partidos. Es que no podemos exponer el futuro del país a un populismo barato, queriendo hacerle ver a los colombianos que están defendiendo intereses de unas poblaciones minoritarias. Mentiras: aquí hay gente interesada en desestabilizar el Estado de Derecho, la institucionalidad. Esto no se reduce a una partido como el Centro Democrático, es una visión más amplia y por eso nuestro Gobierno está comprometido con el principio de legalidad y de institucionalidad.

Dentro de la Constitución y las leyes, estamos dispuestos a hacer todos los debates, a dirimir todas las diferencias que haya en la sociedad, pero no por las vías de hecho. Es que aquí ya hay un guión que está escrito, lo hemos visto en Venezuela, en Nicaragua, y ese pulso no nos lo vamos a dejar hacer acá en Colombia.

Ahora, uno de los temas más importantes de su agenda es la lucha contra la corrupción, pero hay la sensación de que el paquete anticorrupción se quedó frenado en el Congreso...

Lo importante es el liderazgo que ha ejercido el Gobierno para mostrar que esto tiene que ser una cruzada de todos, no solo de los partidos cercanos al Gobierno. Por eso el Presidente invitó a todos los partidos de la oposición para que construyéramos juntos, de tal manera que la lentitud nos está afectando a todos, no solo a los proyectos del Gobierno. Se les ha dado mensaje de urgencia, pero quienes conocemos el Congreso sabemos que hay prioridades. En este primer semestre la prioridad es sacar el Plan Nacional de Desarrollo, luego le vamos a meter todo el hombro a la siguiente prioridad, que son los proyectos de ley de lucha contra la corrupción.

Su otra gran cruzada es la lucha en pro de la mujer. ¿Qué va a hacer el Gobierno para que la liga de fútbol femenino sea una realidad?

Ya está garantizada, estamos viendo qué recursos va aportar el Gobierno para lograr que esté operando, como también cuánto van a aportar las federaciones y los clubes de fútbol. Hay una mesa donde se están definiendo esos aportes y antes de finalizar abril tenemos que tener en funcionamiento el modelo de negocio, porque el fútbol es un negocio. Necesitamos que los clubes tengan ingresos que les garanticen unos márgenes, porque si tiene que depender de subsidios, no va a ser viable en el largo plazo. Por eso he insistido en el todos ponen, el Gobierno, a través de Coldeportes; los clubes de fútbol y también la ciudadanía, porque queremos que la taquilla genere ingresos suficientes.

Finalmente, ¿qué opinión le mereció el tuit de la senadora Cabal cuando tildó de estúpido y marxista un Twitter de la Vicepresidencia?

A veces la gente tiene demasiadas presiones, pero yo no tengo tiempo de ponerme en esas cosas. La Academia de la Lengua hizo la aclaración y lo que a ella le parece estúpido, la Academia lo considera adecuado.

Sobre la mujer

“Es la primera vez que la Vicepresidencia asume directamente la política de igualdad de género... Segundo, es la primera vez que en el Plan Nacional de Desarrollo se incluye la igualdad de género como un objetivo del Gobierno. Tercero, tenemos un gabinete paritario y eso significa que todos tienen objetivos específicos al interior de sus sectores para garantizar esa equidad de género... esperamos, al finalizar el Gobierno, tener todos unos indicadores que nos hayan demostrado que logramos que el país transforme, no solo desde el punto de vista legal, sino cultural, su actit

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad