¿Pueden ser sancionados los congresistas que no votan como su partido?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Pueden ser sancionados los congresistas que no votan como su partido?

Mayo 09, 2019 - 11:30 p.m. Por:
Colprensa
Maritza Martínez, senador del Partido de la 'U'

Maritza Martínez, senador del Partido de la 'U'

Colprensa

La Ley de Bancadas, sancionada en julio del 2005, ordenó que los congresistas, concejales, diputados o ediles pertenecientes a un mismo partido deben actuar de forma unificada con respecto a los asuntos que se discutan en esas corporaciones.

Como era de esperarse, esa normativa, la 974, abrió la expectativa por lo que podría pasar con las sanciones disciplinarias y hasta judiciales dispuestas para los políticos que la desconocieran y actuaran de manera indivial al momento de votar un proyecto de ley u otra iniciativa en esas instancias nacionales o regionales.

Pero tuvieron que pasar trece años para que la ley tuviera una mayor aplicación, dado que solamente en julio del año pasado entró en vigencia el Estatuto de la Oposición.

Al ir de la mano, estas dos normas han prendido las ‘alarmas’ de los congresistas, precisamente porque en los últimos algunos de ellos han actuado de forma independiente a sus colectividades en temas complejos.

Lea también: Hundimiento de la reforma política, otra dura derrota para el gobierno de Duque

En Cambio Radical

En este partido se dio el primer caso de violación de la Ley de Bancadas, cuando en marzo pasado su propio jefe, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, advirtió públicamente que los senadores o representantes a la Cámara que votaran de manera positiva el Plan Nacional de Desarrollo podrían ser investigados.

Esa fue la actitud que asumió el congresista barranquillero Luis Eduardo Diazgranados, quien pertenece al sector de la ‘Casa Char’, que aunque hace parte de Cambio Radical, es más progobierno.

De hecho, Diazgranados es recordado porque en marzo pasado fue el senador que salvó la votación del Plan de Desarrollo en su primer debate en esa corporación, mientras su partido se encontraba en ‘retiros espirituales’ en la Costa Caribe.

El caso fue llevado, en primer lugar, a la reunión de bancada, en donde se advirtió sobre una posible investigación disciplinaria en su contra por haber acogido la decisión que de manera previa había tomado su colectividad.

Aunque el congresista Richard Aguilar señaló que el tema pasaría a la comisión de ética de Cambio Radical, lo cierto es que por ahora está ‘congelado’, ya que, según se informó, en la dirección del partido no hay ningún proceso en ese sentido.

Por las objeciones

En la U es donde más situaciones disciplinarias se podrían presentar por incumplir la Ley de Bancadas y el Estatuto de la Oposición durante el trámite de las objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

En marzo pasado, las bancadas de Senado y Cámara de esa colectividad decidieron, por mayoría (no absoluta), votar de forma negativa esa iniciativa, pese a que en septiembre pasado se habían declarado como partidos de Gobierno, lo que les obligaría a acompañar la aprobación de las objeciones.

Pero la postura de la colectividad no fue compartida por los senadores Maritza Martínez, José David Name, Eduardo Pulgar y Berner Zambrano, quienes sí estuvieron de acuerdo en acoger los reclamos del Presidente.

Y aunque surgió la advertencia de que podrían ser investigados, Name expresó que si era necesario acudiría a la figura de objeción de conciencia, pero que no votaría la norma “que está favoreciendo a las Farc”.

Por su parte, el presidente de la U, Aurelio Iragorri, antes de la votación de la polémica iniciativa, aseguró que podrían ser investigados, pero tras el empantanamiento de las objeciones sostuvo que cada congresista tendrá que explicar su proceder, de llegar a ser necesario. Lo cierto es que en ese partido, tampoco hay investigación al respecto.

El último caso es el del senador Jonathan Tamayo, conocido como Manguito, quien en marzo de 2018 se sumó a Decentes, la coalición de los partidos y movimientos UP, ASI y Colombia Humana, que corresponden a una ideología de izquierda.

Sin embargo, él se identifica más con las ideas conservadoras y de derecha, y específicamente se le ha visto cercano al Centro Democrático.

Es por eso que para hoy, según advirtieron los senadores Gustavo Bolívar y Aida Avella, se interpondrá una demanda contra Tamayo ante el Consejo de Estado por haber incumplido los compromisos de actuar como bancada, puesto que el senador ha votado de manera positiva todos los proyectos del Gobierno, tales como el presupuesto de la Nación, la reforma tributaria, las objeciones a la Ley Estatutataria de la JEP y el Plan Nacional de Desarrollo.

Así las cosas, el de Tamayo parecería ser el único caso de los congresistas acusados de apartarse de su bancadas que tendría consecuencias graves.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad