Precio de la gasolina tiene a los caleños en constante 'cacería' por el galón más barato

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Precio de la gasolina tiene a los caleños en constante 'cacería' por el galón más barato

Agosto 28, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Estaciones de gasolina en Cali

Este es uno de los precios más bajos de la gasolina que detectó El País en una estación de la Calle 70 en Cali. Otros establecimientos compiten bajo la libertad vigilada ofreciendo igualmente precios cómodos a los consumidores.

Bernardo Peña / El País

El aumento de los precios de la gasolina, que ya está cerca de los $10.000 por galón, ha llevado a que los conductores caleños se las ingenien para encontrar las estaciones de servicio que venden el combustible a mejor precio.

Y es que el galón del combustible ha subido entre enero y agosto $476, y solo faltan escasos $600 para llegar a los $10.000, un valor que ya causa preocupación.

De allí que el precio de referencia del galón de gasolina para Cali en agosto se haya fijado en $9.317 por galón, pero en virtud de la libertad vigilada y la competencia algunas estaciones la expenden en valores que oscilan entre $8710 y $9400 por galón.

Eso ha dado origen a que muchos caleños siempre estén a la ‘cacería’ de las estaciones con las ofertas de precios más bajos a la hora de tanquear. Por ejemplo, en algunas gasolineras de la zona norte y de las autopistas Sur y Simón Bolívar se suelen observar los precios más cómodos: $8710 y $8730.

En la zona sur hay estaciones con gasolina a $8750 y en el oeste a $9430 (la más cara). En la zona oriental se presentan precios altos. La opción es del consumidor, pues muchos suelen ‘cazar’ siempre las mejores ofertas.

Lea también: La economía naranja que dinamiza la productividad del Valle

Una de ellas es Irma Medina, una empleada, quien afirma que “una vez por semana tanqueo mi carro en una bomba de la Avenida Pasoancho porque allí venden gasolina entre $8820 y $8830. Otras veces aguanto la fila en una estación de la autopista sur con 42. Vale la pena porque ahorro”.

La razón sobre por qué tanquea cada ocho días, Irma responde que “no siempre hay dinero suficiente”.

Igual opina Pedro González, un veterano taxista. “El carro tiene gas natural, pero hay que tanquearlo también con gasolina, y a veces la plata de la entrega no alcanza”. Por eso, siempre anda buscando la gasolina más barata en las estaciones de servicio.

Lo anterior configura un nuevo escenario frente a la actual demanda de combustibles: Muchas personas ya tienen como costumbre comprar $30.000, $50.000 y $70.000 en cada tanqueada, y son pocos los que piden llenado full. Así lo atestigua Jairo Mendez, uno de los empleados que labora en una de las 150 estaciones de servicio que operan en la ciudad.

Le puede interesar: Sigue el debate por propuesta de alza al salario mínimo: los riesgos que alerta la Anif

Al respecto, Sandra Awakon, directora de Sodicom, el gremio que afilia a los distribuidores minoristas de Cali, señala que “los hábitos de consumo de combustibles sí están cambiando por razones de ahorro y porque en ocasiones el dinero no es suficiente para un tanqueo ‘full’.

Sin embargo, debido al creciente del parque automotor, (carros y motocicletas), la demanda de combustibles ha aumentado 4% en promedio en este año en la ciudad.

Libertad y competencia

La dirigente afirma que de no ser por el régimen de libertad vigilada de precios que facilita la competencia entre los distribuidores minoristas, el impacto para el bolsillo de los consumidores sería mayor.

“Ese sistema de menores precios (por la libertad vigilada) funciona porque muchos distribuidores de nuestro sector prefieren sacrificar parte de su rentabilidad”, para atraer más clientela, recalca la señora Awakon.

Eso es posible, anota, en razón de que compiten con costos más bajos de operación en sus negocios y mejores servicios, lo que al final favorece al consumidor.

Las 150 estaciones de servicio que existen en e la capital del Valle venden alrededor de 290.000 galones por día, es decir, 8.716.000 galones promedio al mes.

Lo que viene

Debido a que el precio del petróleo sigue aumentando (está a US$76 por barril), todo apunta a que la gasolina mantendrá precios altos este año.
Y que es factible que se llegue a los $10.000 por galón.

El nuevo gobierno tiene la palabra acerca de si revisa o no la fórmula que fija los precios cada mes. Por eso, los caleños seguirán ‘cazando’ ofertas diarias para tanquear sus carros.

Urge cambio en la fórmula

Si la fórmula bajo la cual se fijan los precios de la gasolina —los cuales están atados a la cotización internacional del petróleo— tuviera un alivio o cambios en materia de impuestos, sobretasas y otros cargos, las ventas tendrían un comportamiento mejor, recalca la Directora de Sodicom.
Y de forma automática se beneficiarían los consumidores.

Sin embargo, todo apunta que este año no habrá revisión, a pesar de que el 40% del precio final de los combustibles lo conforman los impuestos.
El senador Luis Fernando Velasco, quien ha promovido una revisión de la fórmula para bajar el precio del combustible, recordó que en la reforma tributaria del 2017 se dio vida nuevamente al fondo parafiscal de combustibles y se crearon dos impuestos nuevos.

Por eso, el precio de referencia de la gasolina no baja. Y por el contrario, continuará al alza en lo que resta del presente año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad