¿Por qué es tan difícil reducir los homicidios en Cali?, responde el Comandante de la Policía

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Por qué es tan difícil reducir los homicidios en Cali?, responde el Comandante de la Policía

Septiembre 30, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Andrés Felipe Becerra Ibáñez - Editor de Orden
General Hugo Casas, comandante de la Policía Metropolitana de Cali

General Hugo Casas, comandante de la Policía Metropolitana de Cali

Foto: Especial para El País

El general Hugo Casas Velásquez, comandante de la Policía de Cali, lo ha dicho varias veces desde que llegó a la ciudad, el 12 de enero de 2017: “Me siento un caleño más”.

Lo repite en las entrevistas, en especial en las que da desde su oficina, en el cuarto piso del Comando, ubicado en el barrio El Piloto, donde tiene un buen panorama de una parte de la ciudad. Desde ahí, y mientras atiende a El País, dice estar comprometido con la seguridad de Cali.

Por estos días, por ejemplo, cuando se acercan los últimos meses del 2018, habla de uno de los objetivos que tiene: cerrar el año con una tasa de homicidios por debajo de 50 asesinatos por cada cien mil habitantes.

General, venía Cali con una baja en los homicidios, pero en agosto hubo un leve aumento. ¿Le preocupa que se dañe la tendencia?

No. Específicamente el aumento se presentó en los meses de marzo y abril, que fue considerable, pero que logramos estabilizar en los siguientes meses. Agosto tuvo una diferencia de seis casos. Pero por ejemplo, el mes de septiembre del año pasado fue el más bajo con 80 homicidios y este mes, al día 20, lo llevamos en 42, restan unos días, pero estamos tratando de sostener los buenos resultados y trabajar para que este sea el mes de menor homicidios, si se puede, en los últimos 25 años.

Pero en agosto hubo unos picos altos, sobre todo en tres domingos muy violentos, donde incluso hubo una masacre de cuatro personas en El Vergel. Eso preocupa bastante...

Pero es que ya son temas específicos. El tema de El Vergel fue un enfrentamiento entre dos pandillas, hay una acción desmedida y queda este resultado que, desde luego, lamentamos. Pero digamos que no marca una tendencia, es un hecho en particular que estamos trabajando con investigación criminal.

¿Y si los domingos son los días más violentos en la ciudad, por qué pareciera que faltan más policías para ese día de la semana?

Esos días se destinan más policías. Pero esto es de trabajar absolutamente todos los días y de mejorar permanentemente. Mantenemos reunidos con la Alcaldía cada semana, y sagradamente evaluamos los homicidios desde todos los puntos de vista. De esos análisis salió la estrategia ‘Domingo Seguro’, que contiene varias actividades en las zonas más vulnerables, sobre todo en el oriente de Cali. Y ha funcionado, el año pasado teníamos que el domingo tenía el 23 % de los homicidios y este año nos ha pasado al 14 %. Ahora le estamos trabajando a las madrugadas, que son bien movidas.

Usted habla de la buena tendencia en la cifra de homicidios. ¿Cree que se puede bajar el número de muertes violentas al finalizar el año?

El año pasado se presentaron 1241 homicidios en Cali. Estoy muy positivo y vamos a seguir implementando todas las estrategias necesarias. La reducción de los asesinatos en la ciudad va paso a paso, vamos lento, pero seguro.

Uno de los objetivos es cerrar el año con una tasa de homicidios por debajo de 50 asesinatos por cada cien mil habitantes. El 2017 cerró con una tasa de 51,33 homicidios por cada cien mil habitantes. (Hasta el 27 de septiembre iban 868 muertes violentas en la capital del Valle).

A mitad de año se habló del regreso de unos capos del narcotráfico a la ciudad y se les atribuyó la ola de homicidios. ¿Se le bajó el tono a este tema o hablamos ahora de bandas y de pandillas?

Hablamos de bandas delincuenciales. A principios y mediados de año sí hubo unos casos con tintes de narcotráfico, pero eso cambió y hoy no tenemos esa afectación. No quiero decir con esto que no hay bandas de narcotráfico porque sí las hay. Siguen haciendo negocios desde aquí y tienen tentáculos en otras regiones. Pero no se le baja la guardia absolutamente a ninguna de estas estructuras.

General, por otro lado, los hurtos cada vez son mayores . ¿Por qué le ha costado tanto bajar este delito en la ciudad?

El tema del hurto sí está alto, lo reconozco. Le estamos trabajando al asunto. Sin embargo, hay cifras positivas representadas en operaciones contra este delito en todas sus modalidades.

Ahora bien, en cuanto al tema de denuncias, las cifras aumentaron desde que se lanzó la herramienta de denuncia digital, pues ya no hay que hacer largas filas en estaciones o en la Fiscalía para poner el denuncio y esto hace que las querellas sean mayores. Esperamos que el otro año se pueda perfeccionar el registro y mejorar en los datos, sin dejar de lado el trabajo operativo.

Nos convertimos en la ciudad de los planes de seguridad y los reparos son que no sirven mucho. ¿Cómo explicarle esto a la gente que critica esta cantidad de estrategias?

No es cantidad, es que cada plan va enfocado a algo, pero todos son complementarios y buscan mejorar la seguridad ciudadana. Ahora estamos trabajando, y es prioridad de la Policía y de la Presidencia, en el plan ‘El Que la Hace la Paga’, pero no dejamos de lado otros como ‘Caravanas por la Vida’. Todos nos han ayudado en delitos como el hurto, los homicidios y el microtráfico.

Lea además: Aumenta cifra de homicidios en agosto en Cali

Cambiando de tema, ¿qué lectura le hace usted, General, a una ciudad donde en el año van más de cien mil reportes a la Línea 123 por riñas?

Hay un tema fuerte de intolerancia en Cali. Un ejemplo de esa intolerancia es un caso que sucedió semanas atrás con dos hermanos que pelearon a cuchillo por mil pesos en el centro de la ciudad, con saldo de un muerto.

Pero hay otras connotaciones que me gustaría mencionar para sensibilizar a los caleños: ¿cuántos celulares estaban grabando y enviando ese hecho por las redes sociales? ¿y cuántos de esos celulares fueron utilizados para llamar al 123 para que llegara la Policía a tiempo? ¿cuántas de esas personas trataron de disuadir a esos hermanos para que no se agredieran?

Eso nos da una radiografía de lo que es la violencia en los problemas cotidianos y que se pueden resolver de otra manera en Cali.

A propósito de la riña entre los hermanos, al joven que asesina al otro le dan casa por cárcel. ¿Se le sale de control este caso a ustedes?

A la Policía le corresponde llegar y tomar el caso, capturar, recoger pruebas y entregárselas a un fiscal para que las coloque ante un juez. De ahí en adelante, lastimosamente, no tenemos incidencia.

Otro tema y que se ha vuelto un dolor de cabeza en Cali son las caravanas fúnebres. ¿Cómo tomar cartas reales en este asunto?
Nosotros ya tenemos un dispositivo.

Hemos sido respetuosos en el dolor, en las ceremonias religiosos, pero no pueden hacer lo que quieran, si necesito al Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, para llegar y poner orden lo vamos a hacer, pero hasta aquí les llegó la guachafita, hasta aquí les llegó el desorden. Ya esto se pasó y prima el concepto de lo general sobre lo particular, y a nosotros como policías nos corresponde actuar precisamente sobre ese bien general y ellos no pueden ir haciendo saqueos por donde van, no pueden ir haciendo tiros al aire y acciones desmedidas que pongan en riesgo la seguridad y la tranquilidad de las otras personas que viven en Cali.

Esto es una advertencia, tanto de la Administración como de la Policía, eso no lo vamos a tolerar más.

¿Pero cómo lograr verdaderamente eso que dice, General?

Es que lo contempla el Código Nacional de Policía. Los derechos míos van hasta donde llegan los derechos de los demás. Hasta el momento no se necesita más coordinación, hemos sido contemplativos en el tema religioso, del dolor, pero hasta ahí llegamos. Me comprometo con la comunidad caleña, como Comandante de la Policía, a realizar los operativos necesarios para quitar estos comportamientos y cambiar esa cultura de los entierros con violencia. Hay normas de convivencia.

Con lo del decreto de la dosis mínima, ¿ve muy difícil la implementación de esto en la ciudad?

Yo veo la medida de buena aplicabilidad. Estamos esperando la reglamentación del Presidente para iniciar con las sanciones y ajustar el decreto a Cali. Sin embargo, en parques y otros lugares públicos ya estamos haciendo operativos.

General, las armas encontradas en el carro cerca a la Gobernación ha sido manejado con cautela. Se dice que las armas estaban embaladas, como si estuvieran en un proceso judicial ¿Qué pasa en este caso?

Primero hay que aclarar que esas armas no estaban embaladas, que tenían era una envoltura especial y estaban puestas en el vehículo. Hemos manejado el tema con mesura porque hay una investigación en curso. Por instrucciones de la Policía Nacional tenemos a una persona exclusivamente para trabajar este caso y esperamos dar buenos resultados en el menor tiempo posible.

Ya para ir terminando, ¿cree que ha cambiado la imagen suya de Comandante de escritorio que en algún momento le dijeron que tenía?

A mí como Comandante me preocupa es la seguridad ciudadana. Trabajo en eso todos lo días, articulo con Alcaldía, Fiscalía, Ejército, con todas las entidades del Estado para mejorar cada vez más en este sentido. Articulo también con todas las unidades que tengo en la Metropolitana.

Yo hago eso con todo el empeño, y eso es una característica que tenemos lo policías. Soy de Bogotá, pero me siento caleño desde el primer día en que llegué aquí, me comprometí con la ciudad y estamos trabajando en mejorar permanentemente.

¿Cómo quiere que lo recuerden en la ciudad cuando se vaya del comando de la Policía Metropolitana?

Como el oficial que hizo mucho por Cali. Eso lo estoy tratando de plasmar en buenos resultados estadísticos y operativos, lo que se llama seguridad objetiva.

Pero también que se vea que se mejoró la percepción, que es la seguridad subjetiva. Que el ciudadano diga, como algunas personas me lo han dicho, que ha habido cambios, que la seguridad está mejor. Eso básicamente, que me recuerden como un oficial integro, comprometido y que lo ha dado todo en Cali.

Lea además: Aumenta cifra de homicidios en agosto en Cali

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad