"Pasamos de ser un país problema, a un país respetado": Juan Manuel Santos

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

"Pasamos de ser un país problema, a un país respetado": Juan Manuel Santos

Julio 29, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
Juan Manuel Santos

Juan Manuel Santos, presidente de la República.

Agencia EFE

Juan Manuel Santos está convencido de que, tras sus ocho años en la Presidencia de Colombia, deja un país mucho mejor que el que encontró.

“Entrego un país sin las Farc. Miles de vidas se han salvado gracias al Acuerdo de Paz. Sacamos a 5,4 millones de colombianos de la pobreza y redujimos la pobreza extrema a la mitad”, afirma el saliente Mandatario, al destacar algunos de sus logros.

Santos se va también satisfecho por el legado que su gobierno le deja al Valle del Cauca. “En ningún Gobierno se había invertido tanto en el Valle como lo hicimos en este, $40,3 billones de inversión total, casi dos veces lo invertido en los ocho años anteriores”.

En entrevista con El País, Juan Manuel Santos hizo un detallado balance de su gobierno.

¿En qué se basa para decir que usted entrega un mejor país que el que recibió en el 2010?

Los hechos están ahí. Entrego un país sin las Farc. Miles de vidas se han salvado gracias al acuerdo de paz. Sacamos a 5,4 millones de colombianos de la pobreza y redujimos la pobreza extrema a la mitad.
Fuimos el país de América Latina que más redujo las desigualdades.
Convertimos la educación en la prioridad y construimos más de 30.000 aulas en todo el país, hicimos de la salud un derecho y alcanzamos la cobertura universal. Prometí 100.000 viviendas gratis y entregamos 273.000. En total, 1.750.000 casas se construyeron en estos ocho años.

Todo el país está en obra gracias a la revolución de la infraestructura: construimos 1400 kms. de dobles calzadas, el doble de lo que se había construido en toda la historia de Colombia. Dejamos 56 aeropuertos renovados y modernizados. Entrego una economía mucho más sólida, diversificada y competitiva. Creamos 3,5 millones de empleos, de los cuales 70 % son formales.

"El propósito de todo acuerdo de paz en un conflicto armado interno es lograr que los que combatieron las instituciones democráticas con las armas, las abandonen, se sometan al imperio de la ley y hagan política con la palabra",
Juan Manuel Santos,
presidente de la República.

Colombia dejó de ser en el plano internacional un país problema y pasó a ser un país líder, respetado, escuchado. Ya no necesitamos visa para entrar en 91 países del mundo, incluyendo toda Europa continental.
Promovimos la adopción de los objetivos de desarrollo sostenible y fuimos parte activa del COP 21 de lucha contra el cambio climático. Y en línea con ese compromiso, pusimos a salvo nuestra riqueza ambiental: pasamos de 13 a 43 millones de hectáreas de bosques protegidas.

Lea también: '¿Qué le deja Santos al Valle después de ocho años de Gobierno?'.

¿De 1 a 10 qué calificación le daría a su gobierno?

No me corresponde hacer ese ejercicio. Me voy con la satisfacción del deber cumplido. Seguramente cometí errores, siempre de buena fe y buscando lo mejor para Colombia. Quedan muchas cosas por hacer, por supuesto. Pero Colombia avanzó y dejo un país mejor que el que encontré, esa es la misión de todo gobernante.

El presidente electo Iván Duque dice que la polarización que vive el país se debe a que usted lo dividió entre amigos y enemigos de la paz. ¿Qué le responde?

Todo lo contrario. Lapolarización ha sido fomentada por una oposición virulenta y sin cuartel, que recurrió a toda clase de acusaciones sin fundamento, ataques personales, descalificaciones y mentiras, como las que usaron para atacar el proceso de paz, a mí y a mi familia.

¿Cree que con el tiempo los colombianos le van a reconocer ese logro de haber firmado la paz con las Farc?

Ya lo están haciendo. Los colombianos reconocen las miles de vidas salvadas, la reducción histórica de los homicidios, del secuestro, de la extorsión. Hemos ya desminado 264 municipios, en los que ahora la gente no tiene miedo de caminar. En las regiones más afectadas por el conflicto, durante décadas abandonadas por el Estado, las comunidades ven con esperanza no solo la tranquilidad alcanzada sino la llegada del Estado. Ya hemos construido más de 1500 kms. de vías terciarias en 50 municipios priorizados.

"Me voy con la satisfacción del deber cumplido. Seguramente cometí errores, siempre de buena fe y buscando lo mejor para Colombia",
Juan Manuel Santos,
presidente de la República.

Y las inversiones van a seguir llegando. Parte de esas inversiones, esos beneficios se seguirán concretando a lo largo de los años. Pero desde ya, los colombianos ven y reconocen el cambio profundo y positivo que trae la paz con las Farc.

¿Por qué cree que los colombianos no le otorgan la importancia a la firma del Acuerdo de Paz que sí le otorgan en el exterior?

Como le dije, los colombianos reconocen cada día más la importancia y los beneficios de la paz. El mundo, sin la neblina que en Colombia trae la polarización, ve lo excepcional de este logro.

¿Le faltó a su gobierno comunicar mejor sus logros?

Seguramente cometimos errores en comunicar los avances logrados. Pero el tiempo disipa la neblina de la polarización y la realidad de esos avances se ve cada vez con mayor claridad.

¿Las Farc han cumplido con lo que se comprometieron al firmar el Acuerdo de La Habana?

Han cumplido. Se desmovilizaron, dejaron las armas, se están presentando ante la Justicia Especial de Paz para responder ante esa instancia.

Lea también: 'Estos fueron los escándalos que empañaron la imagen de Santos en la Presidencia'.

¿Qué siente al ver a los exjefes de las Farc en el Congreso?

Una gran tranquilidad. El propósito de todo acuerdo de paz en un conflicto armado interno es lograr que los que combatieron las instituciones democráticas con las armas, las abandonen, se sometan al imperio de la ley y hagan política con la palabra. Su presencia en el Congreso es parte de ese proceso.

¿No debieron primero saldar sus deudas con la justicia antes de poder hacer política?

Lo van a hacer. Lo están haciendo.

¿Le da credibilidad a esa denuncia que hizo la revista Semana de que las disidencias de las Farc están en el proceso de refundar esa guerrilla?

Para nada. En todos los procesos de paz en el mundo, y en los anteriores procesos en Colombia, siempre hay un porcentaje de integrantes de la guerrilla que no se desmovilizan. En este caso ese porcentaje es mucho menor. Y los estamos combatiendo con contundencia y efectividad. Y nuestras Fuerzas Armadas, las más modernas y mejor dotadas de nuestra historia, han neutralizado ya más de 600 de ellos.

¿Qué les responde a quienes afirman que usted, en aras de firmar la paz, le bajó la contundencia a la lucha contra el narcotráfico y que por eso hoy tenemos 200.000 hectáreas de narcocultivos?

Eso es totalmente falso. Y no tiene lógica. Nunca hemos bajado la guardia. Es cierto que los cultivos crecieron, pero eso se debe a varios factores: la devaluación que hizo más rentable el cultivo, el incremento de la demanda, que creció 81 % entre 2013 y 2017, según las cifras del Gobierno americano, y el anuncio del programa de sustitución de cultivos generó un efecto perverso. Lo importante ahora es que, gracias a la paz, tenemos la oportunidad - por primera vez en nuestra historia- de resolver de manera estructural el problema de los cultivos ilícitos.

Estamos adelantando un programa que combina la erradicación forzosa y la sustitución voluntaria. Este año vamos a erradicar 110.000 hectáreas, 70.000 por erradicación y 40.000 por sustitución. Eso es la mitad de la meta que acordamos con los Estados Unidos para los próximos cinco años.

¿No fue un error haber suspendido la fumigación aérea contra esos narcocultivos?

Eso se hizo en aplicación de una decisión de la Corte Constitucional, debido a los riesgos para la salud de ese sistema. Pero, además, la fumigación aérea no ha sido efectiva. Nuestra estrategia actual es más efectiva y más estructural. La resiembra es muchísimo menor ahora que cuando se hacía fumigación aérea.

¿Qué opina de la propuesta de reglamentar la protesta social, hecha por el futuro ministro de Defensa Guillermo Botero?

En mi Gobierno siempre promovimos el diálogo y respetamos la protesta social, velando también por los derechos de quienes no protestan y rechazando las vías de hecho. Eso es lo correcto y lo consistente con nuestra Constitución.

¿Aparte de la paz, cuál es el mayor legado que le deja al país?

Es mucho lo que avanzó Colombia en estos ocho años en todos los frentes. Sacamos de la pobreza a 5,4 millones de colombianos, redujimos a la mitad la pobreza extrema.

Hicimos de la educación la primera prioridad y la convertimos en el primer rubro del presupuesto nacional. Creamos el programa de Cero a Siempre para dar atención integral a 1,3 millones de niños desfavorecidos. Decretamos la gratuidad de la educación del grado 0 al grado 11, y con Ser Pilo Paga permitimos que 40.000 jóvenes de escasos recursos accedieran a las mejores universidades.

"Nuestra lucha contra la corrupción ha sido frontal, siempre en plena cooperación y dando apoyo a los entes de control,
y así lo reconocen",
Juan Manuel Santos,
presidente de la República.

Prometí entregar 100.000 viviendas gratis y en ese entonces me acusaron de populista y mentiroso. Pues resulta que entregamos 273.000 casas gratis en las ciudades y las zonas rurales; 6,8 millones de colombianos accedieron por primera vez al agua potable en sus casas y más de 7 millones tuvieron, también por primera vez acueducto.

Y la revolución de la infraestructura le cambió la cara al país.
Construimos en ocho años 1400 kms de dobles calzadas, el doble de todas las construidas en la historia de Colombia. Modernizamos 56 aeropuertos a lo largo y ancho del país, de Bogotá a Quibdó.

Una de las políticas de las cuales más me siento satisfecho fue haber protegido de manera decidida nuestra enorme riqueza ambiental. Pasamos de 13 a 43 millones de hectáreas protegidas y delimitamos todos los 37 páramos del país.

Finalmente, la imagen de Colombia en el mundo tuvo un giro de 180 grados. De ser un país problema pasamos a ser un país respetado y reconocido. Promovimos y lideramos la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las Naciones Unidas, creamos la Alianza del Pacífico, el proceso de integración más exitoso de toda la región. Aquí en Cali estuvimos en una de las cumbres.

Fuimos aceptados en la Ocde, el club de países con las mejores prácticas en economía, política social, lucha contra la corrupción, educación. El mejor indicador de todos estos cambios: 77 países nos retiraron la exigencia de visa. Hoy podemos entrar a 91 países sin ese odioso requisito.

¿Ocho años de Gobierno no fueron muchos?

Sí.

¿Qué va a hacer el 8 de agosto?

El 7 de agosto me voy con mi familia a descansar.

¿Y a qué se va a dedicar después?

Voy a dedicarle tiempo a mi familia, a consentir a mi nieta Celeste. También voy a escribir y a dar conferencias en varias universidades.

¿Qué clase de expresidente será usted: intervencionista o va a observar los toros desde la barrera?

Yo no voy a intervenir en política, no voy a molestar a mi sucesor. Me retiro satisfecho y agradecido con los colombianos por la oportunidad que me dieron de servirlos y de trabajar por nuestra querida Colombia. No me aferro al poder, no creo en caudillismos. Creo en las instituciones. A cada mandatario le corresponde su cuarto de hora para trabajar por dejar un país mejor que el que recibió. Así lo hice.

¿Está satisfecho con la situación en la que su gobierno deja la economía?

Hoy la economía colombiana es más sólida, más diversificada y más competitiva que hace ocho años. Recuperamos el grado de inversión, duplicamos la inversión extranjera y tenemos la tasa de inversión más alta de la historia y de la región. Prometí y logramos reducir el desempleo a un solo dígito. La agricultura hoy es un motor de la economía, fruto de la paz y de una política decidida de apoyo al sector.

Con la caída de los precios del petróleo enfrentamos el peor ‘shock’ externo de la historia del país desde los años 30, y lo superamos sin sacrificar la inversión social ni el empleo. Hoy la economía está creciendo de nuevo, la inflación se controló y las perspectivas son mucho mejores.

¿No cree que el escándalo de Odebrecht y en particular la situación del exgerente de su campaña, Roberto Prieto, arrojan un manto de duda sobre la pulcritud de su gobierno?

Para nada. La justicia ha investigado hasta la saciedad y no ha encontrado ningún delito. No hay un solo alto funcionario de mi gobierno acusado de corrupción. Nuestra lucha contra la corrupción ha sido frontal, siempre en plena cooperación y dando apoyo a los entes de control, y así lo reconocen.

"En ningún Gobierno se había invertido tanto en el Valle como lo hicimos en este. $40,3 billones de inversión total, casi dos veces lo invertido en los ocho años anteriores",
Juan Manuel Santos,
presidente de la República.

Pasamos el Estatuto Anticorrupción, leyes para robustecer la lucha contra el lavado de activos y el contrabando. No es que haya más corrupción, es que ahora la estamos combatiendo con más efectividad y se han destapado muchas más ollas podridas. En mi gobierno acabamos con nidos de corrupción como el Inco, el DAS o el Seguro Social.

Hicimos del acceso ciudadano a la información y la transparencia un principio rector de nuestra gestión pública. Todos los contratos públicos están publicados y cualquier ciudadano puede verlos y hacerles seguimiento. En el mismo sentido creamos el mapa de regalías. Creamos Colombia Compra Eficiente, que le ha ahorrado miles de millones de pesos al erario. Y los miembros del gabinete publicaron sus declaraciones de renta.

Dos obras claves para la competitividad del Valle, el Túnel de la Línea y la carretera a Buenaventura, avanzaron mucho en estos ocho años pero no alcanzaron a estar concluidas. ¿No se va con esa frustración?

Me habría gustado mucho poder inaugurarlas. Pero ambas quedan muy avanzadas. Las destrabamos y les dimos un impulso clave. Al próximo Gobierno le dejo muchas obras listas para inaugurar.

A propósito, ¿cree que su gobierno le cumplió a este departamento?

Con creces. En ningún Gobierno se había invertido tanto en el Valle como lo hicimos en este. $40,3 billones de inversión total, casi dos veces lo invertido en los ocho años anteriores. Por ejemplo, pasamos de 24 a 3 niños por computador, aún más que en todo el país. Fueron 171.000 terminales. Los 42 municipios quedaron conectados a internet con fibra óptica. Y creamos 174 zonas WI-FI gratis para la gente.

Solo en infraestructura, invertimos en el Valle $6,7 billones, siete veces más que en los ocho años anteriores.

El Valle fue el segundo departamento con mayor número de aulas escolares nuevas, con más infraestructura deportiva, mayor inversión cultural. Mejor dicho, hoy el Valle, como Colombia, está mucho mejor que hace ocho años.

¿Su gobierno ha cumplido con los acuerdos a los que se comprometió para levantar el paro de Buenaventura de hace un año?

Claro. Ya construimos las plantas de agua potable de Venecia y Escalerete. Expedimos la ley que crea el Fondo Especial de Buenaventura y su decreto reglamentario. Las comunidades ya escogieron sus representantes, quienes están trabajando junto con la Gobernación y el Gobierno Nacional. Ya tenemos US$74 millones para ese fondo.

¿Si tuviera que darle un consejo a Iván Duque, uno solo, cuál le daría?

Le diría que construya sobre lo construido, que haga lo correcto y no lo popular, y que persevere.

¿Qué le quedó faltando por hacer?


Siempre queda mucho por hacer. Hay que seguir avanzando en la construcción de la paz y la reconciliación de los colombianos.
Hay que perseverar en la prioridad dada a la educación, y no podemos abandonar la lucha contra la pobreza.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad