Más de 700 negocios verdes 'florecen' en Cali: los casos exitosos

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Más de 700 negocios verdes 'florecen' en Cali: los casos exitosos

Agosto 31, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Carolina Jojoa / reportera de El País 
bio natural

restaurante bio natural chill plan ciudad

El Departamento de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, y la CVC elaboraron una lista con las 732 empresas caleñas que lideran propuestas ambientales y que hacen parte del Plan de Negocios Verdes de Cali. Dentro de las visitas a estos negocios identificaron 20 que tienen alto impacto ambiental positivo, es decir, que sus prácticas ambientales están generando resultados en la calidad de vida de la ciudad.

Entre las iniciativas se destacan compañías que hacen aprovechamiento de escombros, aceites, cenizas, plástico, residuos contaminantes, entre otros, así como ideas que logran reducir el impacto contaminante de algunas industrias.

“La lista fue proporcionada por la Corporación Autónoma del Valle, CVC, y en ella hemos identificado que Cali es, en efecto, una ciudad con visión verde. Nos sentimos muy emocionados de haber iniciado este proceso y esperamos seguir encontrado este tipo de innovaciones”, afirmó Marlyn Olave, Jefe del grupo de Gestión Ambiental Empresarial del Dagma.

De acuerdo con Olave, la idea es lograr que estas empresas puedan acceder a planes de mejoramiento, créditos ambientales y orientación para llegar a hacer parte del Portafolio Nacional de Negocios Verdes.
El País presenta tres historias exitosas de iniciativas que están generando cambios ambientales.

No más escombros

Cristian David Sánchez y su familia, fundadores de la empresa Materiales Ecológicos de Colombia, son los creadores de una patente que permite transformar los residuos de construcción y demolición en nuevos materiales útiles.

“Creamos acabados para repellar paredes y estucos a partir de la recolección de escombros. Todo con el objetivo de contribuir al desarrollo sostenible y amigable con el medio ambiente”, explicó David.
De acuerdo con el joven, su empresa recibe escombros de características limpias que son llevados a sus instalaciones por excarretilleros.

“Una vez el material está aquí, pasa por un proceso de revisión y trituración. Dependiendo del tamaño de los residuos se hacen los diferentes materiales”, señaló David.

Según explicó Sánchez, los materiales de relleno para paredes pueden incorporar hasta un 75 % de escombros en su composición. Por su parte, el estuco puede incorporar un 80 % .

“Realmente intentamos aprovechar al máximo el residuo. Lo interesante es que entre nuestros clientes tenemos constructoras que generan los escombros, los traen, y son ellos mismo los compradores. Es decir, que se cierra el ciclo”, dijo este emprendedor.

El material producido por Materiales Ecológicos de Colombia sale al mercado con un precio más económico que los tradicionales, además de tener la misma calidad.

“Con nuestra labor logramos evitar que se reduzca la extracción de materiales que utilizan agregados naturales por medio de minerías de canteras como el calcio, la marmolina y la arena sacada de los ríos. Por otra parte estamos desviando escombros de su disposición final”.
Esta empresa puede triturar hasta ocho toneladas de escombros por día y espera aumentar su capacidad a 16.

Convirtiendo escoria en arcilla

Ingerecuperar es una empresa caleña que por seis años ha contribuido a que al menos 5000 toneladas de residuos peligrosos, derivados de la industria metalúrgica, se conviertan en materia prima de construcción. “Recibimos residuos de cerca de 25 empresas que desechan escoria de aluminio, bronce, entre otros metales. Además de cenizas de incineraciones industriales”, explicó Carolina Guerra, cofundadora de la compañía, quien además explicó que después de un procesamiento, estos materiales se vinculan nuevamente a la red productiva y vuelven a ser comercializados a precios bajos.

“Transformamos esa costra con apariencia de escombro en arcilla o material particulado para la fabricación de ladrillo o sustitutos de relleno para la construcción. También extraemos el metal y sacamos nuevos lingotes aprovechando el 100 % de los residuos”, dijo Guerra.

Desde el 2012, Ingerecuperar ha permitido que esta cantidad de residuos no invadan territorio colombiano con la apertura de rellenos sanitarios, además, ha impedido que sean arrojados a orillas del río Cauca, escombreras o terrenos baldíos: “Afuera, estos materiales generan gases tóxicos, contaminan el agua que es consumida por animales y seres humanos, desarrollan cáncer o la misma muerte. Es muy satisfactorio ver que la ola de apoyo hacía las empresas verdes crece y queremos que esa cifra de 5000 toneladas siga creciendo con los años”, dijo.

Biocombustible

Con la Fundación Emprendimientos Ambientales, Moisés Sandoval, ingeniero químico, y María del Carmen Cabrera, administradora de empresas, empezaron en 2010 haciendo campañas de concientización en los colegios de Cali sobre la adecuada disposición del aceite casero de cocina usado.

“Digamos que en ese entonces teníamos una idea ambientalista para evitar que este líquido no fuera tirado en las tuberías de los hogares y que finalmente llegara a contaminar ríos y mares. Fue para el año 2012, que pensamos en la alternativa de convertir el material en combustible”, contó María.

Actualmente la Fundación de estos dos emprendedores visita diariamente restaurantes, hoteles, clubes y unidades residenciales que logran proveer 1000 galones mensuales de aceite usado, que posteriormente se convierte en biodiesel (combustible), glicerina y desmoldante para construcción (usado para que el cemento no se pegue en algunas superficies).

“Adicional a eso, el ripio de alimento que queda en el aceite lo entregamos a una empresa que construyen ladrillos ecológicos. Ellos lo usan para alimentar la caldera donde hornean los bloques”, explicó la mujer.

De acuerdo con María, con un solo galón de aceite de cocina usado se puede producir 0.9 galones de biodiesel que con la aplicación de un aditivo se convierte en desmoldante biodegradable y glicerina.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad