Marlon Marín: las extravagancias del hombre clave contra Santrich

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Marlon Marín: las extravagancias del hombre clave contra Santrich

Abril 17, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País 
Marlon Marín

Marlon Marín Marín, sobrino de Iván Márquez, viajó a Estados Unidos en calidad de testigo protegido para colaborar con la justicia de ese país en el caso Santrich.

Foto: Tomada de su Facebook

Le dicen “patrón”, “doctor”, “gentleman”, “camarada”. Se llama Marlon Marín Marín y era un perfecto desconocido hasta la semana pasada, cuando fue capturado por las autoridades colombianas por estar inmerso en un supuesto plan para enviar diez toneladas de cocaína a Estados Unidos junto con Jesús Santrich, uno de los cerebros del Acuerdo de Paz y directivo de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc.

Desde entonces su nombre aparece en las portadas de los medios de comunicación más importantes del país. A sus vínculos con el narcotráfico se sumaría un nexo con un carrusel de contratos irregulares para ejecutar proyectos del posconflicto relacionados con la salud y la agricultura.

Lea también: Trasladan a la cárcel La Picota de Bogotá a Jesús Santrich

Marlon. 39 años de edad. Hijo de un profesor. Casado. Dos hijas. Sobrino de Luciano Marín o Iván Márquez, como hace llamarse desde que se hizo guerrillero el vocero oficial de Farc.

Tal parece que para Marlon la unión familiar es indispensable en su vida o al menos así lo profesa en su red social Facebook, donde publica su intimidad desde 2012 y “no tiene amigos para mostrar”.

Aunque las autoridades de Estados Unidos lo reconocen con la profesión de abogado, la prensa nacional lo titula de contador en la Universidad Amazonía. También dicen que “tiene fama de vividor y estafador”. Lo que sí deja claro este hombre nacido en Florencia, Caquetá, en 1979, es que le encanta viajar y presumir de su “buena vida”.

En cinco años ha recorrido parajes exóticos del territorio nacional y lujosos hoteles de las zonas costeras, pero también ha visitado Cancún y Panamá. Ha estado varias veces en Varadero y La Habana, Cuba, donde entre 2012 y 2016 el Gobierno Nacional y la antigua guerrilla negociaron la terminación del conflicto armado.

Pese a ostentar autos lujosos, banquetes y visitas a hoteles cinco estrellas, no deja de generar asombro entre los conocidos de Facebook que le escriben frases como: “usted qué hace allí”, “lo felicito, por fin tiene carro. Solo mujeres no aguanta”. Incluso, allí aprovecha para concretar citas.

Marlon ha sido sancionado por la Contraloría Regional de Neiva por el incumplimiento de un contrato con la Institución Educativa El Recreo. Y enfrenta denuncias civiles por presionar cobros.

Dentro de Farc, donde su tío Iván es figura reconocida, parece que nadie sabe quién es. Victoria Sandino, dirigente del partido y ahora senadora, dice que nadie sabía de él hasta que su propio tío salió a reconocerlo.
Ni siquiera Santrich, quien fue capturado en su compañía, mete las manos al fuego por él: “No puedo confiar en personas que hayan hablado conmigo porque no sé, los montajes están a la vuelta de la esquina.

Confiaba en sus granjas alternativas, pero este es el momento en el que él debe responder por sus actos y yo por los míos”.

Tal parece que Marlon, como indica el significado de su nombre, es un “visionario que por lo general tiene sus metas bien definidas. Que puede adaptarse a cualquier evento o situación”.

Una semana después de estar en el búnker de la Fiscalía General de la Nación, Marlon anunció su cooperación con la justicia norteamericana. En silencio, en la noche del pasado lunes, tomó un avión rumbo a Estados Unidos para adaptarse a su nueva condición de ‘delator’ de Santrich.

La salida de Marín

Marlon Marín, uno de los detenidos en el caso de Jesús Santrich, arribó a Estados Unidos en la noche del lunes con el fin de colaborar con la justicia y delatar al exguerrillero.

Marín viajó en condición de “testigo protegido” y afirmó que “tiene todas las pruebas” que demuestran que Santrich “dirige una organización de narcotráfico en Colombia”.

Entre tanto, la Fiscalía General de la Nación legalizó ayer la captura de Fabio Simón Younes, investigado por la Fiscalía y la DEA por su presunta participación en la denominada ‘Familia’, una red criminal que, según la Fiscalía, tiene nexos con el ‘Cartel de Sinaloa’ y buscaba enviar 10.000 kilos de cocaína a Estados Unidos.

A Younes, un empresario que según su abogado se dedica a brindar asesorías comerciales, se le señaló de participar en reuniones dirigidas por Santrich.

La defensa de Younes insistió en la solicitud de extradición exprés; es decir, agilizar el proceso jurídico en territorio estadounidense y de esa manera verificar los hechos por los que hoy es acusado.
Colprensa

Mancuso, a la JEP

Ayer, Salvatore Mancuso, uno de los líderes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), firmó su acta de sometimiento a la Justicia Especial para la Paz (JEP), creada en el marco del proceso de paz con las Farc.
Pero no es el único. Otros cabecillas de esa agrupación delictiva también anunciaron su sometimiento a la JEP.

Entre ellos está sor Teresa Gómez, la última integrante de la familia Castaño, pionera en las autodefensas; Víctor Alfonso Rojas Valencia, alias Jawi; Manuel Salvador Ospina Cifuentes, alias Móvil 5, hombre de confianza de los Castaño y creador del Clan del Golfo, e Isabel Bolaños, alias La Chave, quien promovió el avance de los Castaño en el norte del país.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad