Mario Mandzukic, el goleador croata que ya es leyenda

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Mario Mandzukic, el goleador croata que ya es leyenda

Julio 12, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Agencia EFE - El País
Mario Mandzukic

Mario Mandzukic, goleador croata.

EFE- El País

Le tocó a Mandzukic erigirse en leyenda. A él, un tipo discutido, controvertido, que no vuelve la cara a la pelea. Que transita por el área con pinta desagradable, incordio para los rivales y odioso para el seguidor.

Comparado en sus inicios con el mítico Alen Boksic, supera casi todos los registros de su antecesor. Mantiene en común la similitud en la estatura, 190 centímetros, y la experiencia en el fútbol internacional. Igual que el que fuera referente croata en la segunda década de los 90, Mandzukic se gana ahora la vida en Italia, en la Juventus.

Pero súper Mario ha dejado atrás las meritorias cifras de su predecesor, que vistió la camiseta ajedrezada en 40 juegos, marcando 10 goles.

(Lea además: El duro mensaje de Modric a los ingleses: "tienen que ser más humildes")

Mandzukic, uno de los reputados representantes de la vigente generación de Croacia, la que está en la final del Mundial, ya acumula 88 encuentros internacionales con su equipo nacional. Su cosecha anotadora alcanza los treinta y dos tantos, el último en la prórroga ante Inglaterra.

No disimuló el futbolista de Slavonski Brod, de ya 32 años, ningún aspecto de la carta de presentación que le define como futbolista. Lejos del talante y de la delicadeza y finura que delata el centro del campo de su equipo representado sobre todo por Luka Modric e Ivan Rakitic, Mandzukic ofrece una visión feroz y batalladora.

Mario Mandzukic apareció de entre los centrales. De improviso. Para llevar a la red un centro por la izquierda de Ivan Perisic, el otro hombre del partido. Cruzó el disparo. Al lado contrario de donde estaba el meta inglés Jordan Pickford, que se tiró al azar, a lo loco.

El segundo máximo goleador de Croacia de todos los tiempos, solo superado por su actual presidente, Davor Suker, manejó después el partido a su antojo. Fue reprendido por Harry Kane, por Delle Ali, por casi todos. Mario no quiso jugar y no se jugó. Fundido por el esfuerzo, se tumbó una y otra vez sobre el césped hasta que fue sustituido.

Nadie discute a Mandzukic su espíritu ni su trabajo. Ni el esfuerzo ni la velocidad. Genera debate su brillantez, su talento en medio de un equipo que convierte en virtud cada pelota.

(Lea también: ¡A ras de piso! Las mejores imágenes que captó el fotógrafo caído en el festejo croata)

Es el lastre con el que transita súper Mario en su larga carrera. Nadie puso nunca en duda su rendimiento. Pero cada club casi siempre pensó que podía haber algo mejor.

Asentado en la Juventus, nunca ha logrado echar raíces en otra entidad. Desde que salió de Zagreb, permaneció dos temporadas en el Wolfsburgo y otras tantas en el Bayern Múnich, con Pep Guardiola de entrenador.

De él dijo Pep que era el mejor en rematar de cabeza dentro del área. Sin embargo, Guardiola no se resistió a la marcha para el Atlético de Madrid.

Mandzukic se comprometió por cuatro años para ocupar el vacío dejado por hombres como Falcao o Costa. Fue el segundo máximo anotador de aquel año del rojiblanco, pero lo vendieron a la Juventus. Ahora se siente cómodo en Turín, donde lleva tres temporadas.

Disfruta Mandzukic en Rusia 2018 de su segundo Mundial. Vivió el de Brasil 2014, donde Croacia acabó como decepción. Pero se mantiene en Rusia, donde llegó como goleador y se marchará como leyenda.

Siga aquí: Especial de El País Mundial Rusia 2018, todo lo que tiene que saber sobre la cita global

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad