Los diez pasos clave que usted debe aplicar para romper con su pareja

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Los diez pasos clave que usted debe aplicar para romper con su pareja

Marzo 25, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo editora del equipo de Domingo 
Desamor ruptura pareja

Entre las causas de la separación no hable de una tercera persona, porque una relación no se termina porque aparezca un amante, este es un ‘artilugio’ de una relación vencida”.

El País

Si usted está en una relación con la cual no se siente satisfecho, que no es la que soñaba y cada día nota que esta se rutiniza y se complica a tal punto que su calidad de vida se deteriora; que no se atreve a terminarla por temor a lastimar a su pareja, por evitar un gran conflicto o por otros intereses, es bueno que tenga en cuenta que cualquier ruptura es estresante y dolorosa, pero puede resultar beneficiosa no solo para usted sino para su cónyuge. Porque, ¿de qué vale vivir juntos para estar siempre como perros y gatos? ¿O para tratarse como perfectos desconocidos?

Para indecisos como usted, El País se dio a la tarea de armar, con ayuda de cuatro especialistas colombianos, un manual de ayuda con el fin de que sepan, paso a paso, cómo romper una relación de pareja de manera sana y efectiva.

1) Análisis y valoración

No decida terminar la relación sin antes tomarse el suficiente tiempo para pensar cuáles son los motivos de la ruptura, si son en realidad irreconciliables. Piense en las causas y el impacto de tomar la decisión: los contextos sociales, económicos, familiar (si hay hijos) para poder darle peso a su determinación.

No decida a la ligera, por un mal momento vivido con su pareja, por un impulso. Este es un tema que hay que reflexionar con cabeza fría, no a priori.

Valore lo que han vivido, analice si se pueden dar una oportunidad, si vale la pena luchar por la relación. Para ello puede buscar la ayuda de un terapeuta de pareja, de un sacerdote que los conozca, del psicólogo del colegio o de una persona de confianza. Incluso, existen en Cali retiros espirituales para parejas que están en esta crítica situación.

Empodérese y tome la decisión.

Si definitivamente analiza que ya no hay nada por qué luchar, antes de tomar la decisión de separarse debe empoderarse, así es capaz de poner límites al otro y ver que si se arma de valentía y seguridad para lo que piensa hacer, las cosas se resuelven mejor.

Revisar su proyecto de vida le dará claridad sobre lo que debe hacer: ¿mis expectativas, sueños y deseos se están cumpliendo? ¿Me siento satisfecho con esta relación?

Tome la decisión después de haber meditado en dos tiempos (puede ser a los ocho días de la primera determinación). Decida pensando en usted, en lo que le convenga, no en otros, aunque tenga hijos. Porque, ¿qué gana usted no separándose pensando en el bienestar de sus niños cuando tiene una pareja que le hace daño, por ejemplo? Una madre o un padre infeliz no es lo mejor para la crianza.

3). Prepárese para el diálogo.

No es fácil enfrentar ese momento de decirle al otro que usted no quiere seguir en la relación, por eso lo mejor es que se prepare y haga una especie de libreto donde anote todo lo que tiene en su mente, así se le facilitarán las cosas al momento del diálogo con su pareja. Escriba el propósito de la separación, las razones para el divorcio, de qué manera contrarrestará los argumentos del otro, las estrategias para afrontar sus reacciones y además, los impactos de su decisión.

4) Elija contextos adecuados.

Encuentre el momento oportuno para hablar sobre la separación, no le vaya a hablar del asunto cuando su pareja haya tenido un mal día o esté deprimida por alguna otra situación. Días previos, dele señales sobre el tema que tratarán: dígale, por ejemplo, “necesitamos hablar sobre nuestra relación”. No lo invite a salir a cenar, porque no es el contexto apropiado. Elija un sitio tranquilo, donde puedan conversar sin frecuentes interrrupciones, esto irá acorde con el duelo que vivirán ambos.  Invierta de 2 a 3 horas en este encuentro.

Lea también: Cuidado, que sus hijos no enfríen su cama a la hora del sexo

5) Encuentro personal o virtual.

Lo ideal es que el encuentro sea personal, cara a cara. De esa manera se demuestra valentía y también respeto por los años de relación y por su pareja.

Algunos especialistas advierten, sin embargo, que utilizar recursos como el whatsapp o el email para finalizar una relación no se puede descalificar del todo, porque estos son medios que hacen parte de nuestras vidas, pero no hay que abusar de ellos. Pueden ser aceptables en adolescentes y adultos jóvenes, con relaciones de noviazgo, pero de adultos comprometidos en relaciones serias, con un buen tiempo, se espera encuentros personales.

6) Diálogo honesto y respetuoso.

Hable claramente, sin titubeos, con tranquilidad, de forma concreta y honesta. Exponga las razones por las cuales se quiere separar. No busque herir al otro. No es necesario restregarle esos defectos por los cuales se desenamoró, ni culpabilizarlo: es que tú fuiste egoísta, tú no me valoraste, tú me fuiste infiel... Entienda que ambos son culpables, que en un sufrimiento no hay un solo responsable. Hable en primera persona, de hechos y de circunstancias, evite las descalificaciones. Por ejemplo diga: “En esta relación no me siento bien”, “mis expectativas no se están cumpliendo”. Escuche a su pareja, pero muéstrese firme en su decisión. Manténgase en lo que se conoce en la comunicación asertiva como el disco rayado, es decir, en sostener la argumentación dada. Prepárese para las reacciones del otro. No se deje manipular ni irrespetar. Cuando su pareja se torne grosera, adviértale que se calme porque de lo contrario se irá del lugar.

7) No compensar

No sea irresponsable emocionalmente, no quiera mitigar el dolor del otro con frases como “no eres tú la del problema, soy yo que no sé cómo resolver”, “tú mereces a alguien mejor”, “me duele que te sientas mal”. No busque compensar porque es peor, su pareja no quiere que sienta compasión por ella, como tampoco es bueno que le haga creer que no hay suficientes motivos para la separación. Diga las causas de la ruptura como son: “te dejé de querer”, “cambiaron mis intereses”, “no quiero estar casado”.

8) No deje puertas abiertas.

”De pronto más adelante la vida nos vuelva a juntar”, “yo quiero seguir siendo tu amigo”, “no deseo que desaparezcas de mi vida”, “no te preocupes, esto más adelante puede cambiar”... Por más que no quiera que su pareja sufra deseche de su diálogo frases como estas que esta pueda tomar como esperanzadoras para una posible reconciliación. No deje una oportunidad abierta.

Hay que ser claros y asumir la responsabilidad de esta decisión y no dejar puertas abiertas. Debe tenerlas cerradas para que la otra personas pueda hacer el duelo.

9) Tome distancia

Por el bien de ambos lo mejor es mantener la distancia para que los dos vivan su duelo, que es un proceso en solitario. Hay que permitir un distanciamiento de por lo menos ocho a doce semanas para que sea clara la situación de ruptura. Eviten entonces seguir viéndose en la casa de la suegra, llevar juntos a los niños al colegio, pues es como si tuvieran una vida en pareja. Hay que ser congruentes con la ruptura.

A menos que lo concerten, no se queden viviendo bajo el mismo techo porque para el que no ha dejado de querer la presencia del otro se torna dañina.

Hay que hacer rupturas: irse de la casa, no recibir las llamadas del otro, si estas son atendidas le puede genera una expectativa equivocada, no mirar su Facebook ni sus otras redes sociales.

Convenir lo mejor para los hijos. Los menores merecen que los momentos duros sean vividos con responsabilidad, no cometer errores como ponerlos como razoneros, en la mitad de sus discusiones o delante de ellos hablar mal de su expareja. Hay que buscar estrategias para que la separación no les duela más de lo que les va a doler.

10) Viva su duelo y dese tiempo para una nueva relación

Tiene que estar consciente de que luego de la ruptura vivirá momentos de ansiedad, tristeza, rabia, ira, como por ejemplo, cuando piense que le apostó mucho a la relación y vio que no tuvo frutos. Muchas veces experimentará sentimientos agresivos hacia el otro o hacia sí mismo (se preguntará: ‘cómo pude permitir eso’). De ahí que deba tener paciencia y prudencia para soportar el dolor, para no afectarse a sí mismo ni al otro. Entienda que el dolor está allí porque hay una pérdida y superado este, toda esta experiencia se convertirá en un recuerdo y en un aprendizaje que harán parte de su historia.

No inicie una nueva relación sin sanar, sin resolver su duelo, pensando que ‘un clavo saca otro clavo’. No quiera curar heridas con rumba, alcohol, drogas o sexo. Una nueva relación en su situación está condenada a la conflictividad.

Sepa manejar la soledad. Vuelva a plantearse nuevos objetivos en la vida, un nuevo horizonte, dese un tiempo para que usted logre salir de esta situación paulatinamente, construyendo nuevas rutinas; revise su vida social, emocional, sus prácticas de vida, tenga tiempo para sus hobbies, para su trabajo, para pensar en el futuro. Disfrute de estar consigo mismo, eso le permitirá luego tener la oportunidad de dar, de compartir su vida en una nueva relación.

Otros consejos 

Especialistas aseguran que se necesita incluso terapia para divorciarse. Porque no siempre están los dos miembros de la pareja listos, al mismo tiempo, para la separación. Y también resulta duro para los hijos, ver por ejemplo, que uno de sus padres no está preparado para la ruptura.

Los padres deben proteger a sus niños para que tengan los menos duelos posibles. Lo mejor es no despojarlos de su ambiente de estudio, del sitio donde viven, ni de sus amigos. Hay que decirles claramente qué días van a estar con la mamá y qué días con el papá. Que en cada casa cuenten con su propio espacio y que les den tiempo para elaborar el duelo.

Es recomendable que ninguno de los padres le presente una nueva pareja a los niños sin antes estar seguros de que han hecho el duelo, pues esto les resultaría muy confuso.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad