Los caleños se sienten más confiados para invertir y comprar, ¿qué pasa en la economía local?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Los caleños se sienten más confiados para invertir y comprar, ¿qué pasa en la economía local?

Julio 18, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
economía en Cali

Las licencias de construcción para vivienda en Cali repuntaron 10,6 % entre enero y mayo de este año, según el Dane. Se aprobaron 609.002 metros cuadrados. Sin embargo, bajaron 2,7 % las licencias de construcción para otros destinos, en los primeros cinco meses del año.

Jorge Orozco / El País

La confianza de los consumidores en Colombia ha venido mejorando en lo corrido del año, producto de la recuperación que sienten algunos sectores del país.

En Cali sucede lo mismo, pero llama la atención que el indicador de confianza de consumidor (ICC), que mide Fedesarrollo cada mes, fue mucho más alto en la capital del Valle en junio pasado. Subió 17 puntos porcentuales y pasó de 11,9 % en mayo a 29,7 % en junio, el repunte más alto comparado con el promedio nacional y las principales ciudades del país.

Esto quiere decir, según explicaron analistas de Fedesarrollo, que son más las personas en Cali que piensan que la situación económica es favorable, que las que no. Y son más los caleños que creen que es buen tiempo para comprar vivienda y bienes muebles y electrodomésticos.

Lea también: Mejoran pronósticos económicos: PIB podría crecer 2,6% este año

¿Cuáles son las razones?

Carlos Andrés Pérez, director de Estudios Económicos y Competitividad de la Cámara de Comercio de Cali, CCC, considera que son tres las razones básicas para que los caleños tengan más confianza en lo que viene para la ciudad y el país.

En primer lugar, explicó el analista, hay una mejor realidad económica, la cual se puede palpar en los indicadores. “El comercio, la producción industrial y agrícola y en general el PIB regional muestra un mejor desempeño relativo frente a los principales ciudades y departamentos del país”.

La segunda razón, señaló Pérez, tiene que ver con los ciclos económicos, pues en Cali y el Valle históricamente el segundo semestre del año ha sido mejor que el primero, esto ha llevado a que tanto las empresas como los hogares aplacen regularmente decisiones de inversión y de consumo para la segunda mitad del año.

Y la tercera, dice el analista, es un hecho de alcance nacional y es que una vez culminado el periodo electoral en el que se escogió el Congreso de la República y el nuevo Presidente, se ejecutan las decisiones de inversión y consumo que habían sido aplazadas en la primera mitad del año ante la incertidumbre típica de este tipo de procesos.

El economista Julio Escobar, coincidió en que la mejoría en las expectativas de los caleños tiene que ver en parte con el tema electoral, pues aunque Cali votó por la oposición, la mayoría de ciudadanos despejaron sus dudas frente al futuro del Gobierno.

Recalcó que la mayor emotividad de los caleños se debe contrastar con los datos concretos sobre cómo va la economía y coincidió en que hay elementos favorables.

“El consumo de los hogares está al alza y eso lo vemos en el crecimiento de las cadenas de supermercados de bajo costo y otros”. Por ejemplo, a la ciudad acaba de llegar la cadena Ara, que junto con D1 están dinamizando el comercio en este segmento del mercado.

Según el Dane, en mayo el comercio caleño creció  3 % en ventas y se estima que en junio el repunte habría sido similar.

Asimismo, el valor de las exportaciones del Valle del Cauca creció
9,5 % en los primeros cinco meses de 2018 frente a igual lapso del 2017.

Para Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, lo que pasa en la ciudad y la mejora de la confianza no es algo nuevo, pues desde hace varios años la capital del Valle viene mostrando mejores indicadores de confianza del consumidor.


“Eso tiene que ver con que, a pesar de la desaceleración económica, la ciudad y el departamento muestran mejores tasas de crecimiento que el resto del país desde 2014 y no sufrimos algunos de los excesos que vivieron otras regiones durante el “boom” petrolero y que les ha implicado un reajuste más fuerte”, explicó.

Crece el consumo

La firma Raddar, especializada en consumo, informó que el gasto de los hogares caleños en junio aumentó  3,55 % frente a igual mes del 2017 y pasó de $3,59 billones a $3,84 billones.

Asimismo, el gasto por persona aumentó y pasó de $1.230.000 en junio del 2017 a $1.300.000 en el mes pasado.

“Esto representa un crecimiento del 5,76 % con respecto a junio de 2017, se mantienen los mismos patrones que en mayo, pues Cali continúa siendo la tercera ciudad con mayor asignación per cápita, después de Bogotá y Barranquilla, todas por encima del promedio nacional. Aquí se ve cómo la situación se va estabilizando, de hecho los precios de la canasta familiar se ajustan al promedio de precios nacionales”, explicó Samir Campo, investigador de la firma
Raddar.

¿Y el empleo?

Julián González, secretario de Desarrollo Económico de Cali, explicó que aunque la tasa de desempleo de la ciudad no se ha reducido, sí se están generando oportunidades laborales. ”En el periodo marzo-mayo el número de ocupados creció 1,2 %, lo que pasa es que la demanda por empleo aumentó más”.

Destacó el funcionario que la inflación está controlada por lo que hay una brecha importante para que el consumo siga creciendo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad