Los avances de la agroindustria de la caña que van más allá del azúcar

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar

Los avances de la agroindustria de la caña que van más allá del azúcar

Marzo 30, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Henry Delgado Henao, editor de Activos
La directora de Procaña, Martha Betancourt.

La directora de Procaña, Martha Betancourt.

Henry Delgado / Editor de Activos 

La semana entrante, en concreto el 6 de abril, se cumplirá la asamblea de los productores y proveedores de caña de azúcar agrupados en Procaña. Ese día el gran mensaje que el gremio les dará a los agricultores del sector es que no dejen de hacer uso de las prácticas sostenibles porque se trata de una estrategia que ayuda a disminuir los costos de producción y a mejorar la calidad del suelo.

Lo que pocos saben es que Procaña viene liderando esa nueva filosofía de trabajo desde hace diez años y hoy se puede afirmar que la reducción de la quema de caña se ha reducido en 60%.

Lea también: Empresas caleñas aumentaron contratación de personal

“Lo que hoy se está quemando es poco, gracias al proceso de mecanización que sigue creciendo”, explicó Martha Betancourt, directora del gremio, quien añadió que la idea es que todo el sector privado y la comunidad en general se dé cuenta que la caña de azúcar es la mejor aliada para mitigar y adaptarse al cambio climático.

¿Cuál es el enfoque que se le quiere dar al sector de la agroindustria de la caña?

En Procaña estamos trabajando con los productores sobre las ventajas que genera el proceso de mecanización de la caña, el cual se está cambiando por la quema de la planta, porque esta última genera una gran contaminación y afecta la calidad del suelo.

Les estamos mostrando las ventajas que tiene la incorporación del residuo de cosecha cuando el corte de la caña se hace por la vía mecánica. Los beneficios son muchos.

¿Cuáles son?

Mejoran las condiciones del suelo, se retiene la humedad del mismo y se devuelven a la tierra los nutrientes que tiene la hoja. Ahora, si el corte de la caña se hace manual los beneficios son los mismos.

En otras palabras, lo que anteriormente se consideraba como desecho o basura hoy se aprovecha como materia orgánica.

¿La quema de la caña ya es historia pasada?

No, no puedo afirmar eso. Lo que sí puedo decirle es que en la actualidad se ha reducido la quema de caña en un 60%. Del total de área sembrada en caña, que son 240.000 hectáreas, en el 60 % ya no se utiliza la quema para el proceso de corte. El proceso de mecanización se está imponiendo y hay claros ejemplos, como el de Manuelita, pero cuando se hace la cosecha mecánica no se necesita quemar la planta.

¿Es posible llegar al ciento por ciento, como ocurre hoy en Brasil?

Por la geografía del Valle y de los otros cuatro departamentos productores de caña es imposible llegar a la meta del ciento por ciento por la vía de la mecanización ya que el terreno no es plano, pero el objetivo es llegar a un 85% de reducción de quema de la caña. Ese 15% restante se podrá lograr por un proceso manual de corte y de esa manera evitar la quema. En Brasil, el mayor productor de caña, se suspendió por vía de ley la quema de la caña.

¿Se puede decir que la caña ya es un cultivo sostenible, amigo del medio ambiente?

Así es. La producción de caña ya es sostenible porque cambiamos las prácticas. La caña de azúcar es una planta prodigiosa porque realiza de manera perfecta el proceso de fotosíntesis, gracias a que se produce en el trópico. Nuestra caña es mucho mejor que la de Brasil, siendo el mayor país productor.

En esa Nación se sacan 85 toneladas de caña por hectárea, mientras que aquí, en los cinco departamentos productores, la cifra es de 120 y hasta de 150 toneladas por cada hectárea.

¿En otras palabras, ya no se está desperdiciando nada de la caña de azúcar cuando se hace el proceso de corte?

Sí, el azúcar se saca del tallo de la caña y el resto, las materias secas, se aprovechan porque tienen grandes bondades, ya que los aportes de los nutrientes que generan los residuos de cada cosecha son valiosos.

Como le dije, la caña es la planta con mayor eficiencia fotosintética y es capaz de capturar 60 toneladas de gas carbónico por hectárea en el año.

Asimismo, es la planta de mayor producción de biomasa, llegando a producir en el valle geográfico del río Cauca hasta 70 toneladas de materia seca por hectárea al año. De esa producción, el 30% está representado por los residuos de cosecha, que son el cogollo y la hojarasca, que cuando se devuelven al suelo favoceren sus condiciones físicas y químicas. Esto que le estoy diciendo está respaldado por Cenicaña.

¿Cuando habla de nutrientes en los residuos de la caña a qué se refiere?

Mire, a través de las investigaciones de Cenicaña se ha podido establecer que de cada hectárea de residuos se extraen los siguientes nutrientes:

179 kilos de nitrógeno, que es como hablar de úrea, 22 kilos de fósforo, 162 kilos de potasio, 137 kilos de calcio y 90 kilos de magnesio. Y todos esos nutrientes se han valorizado en US$550.

¿Por qué no se había hablado de esto antes?

En Procaña venimos trabajando con los productores en prácticas sostenibles desde hace diez años. La verdad es que queremos que toda la comunidad conozca estas bondades de la caña.

No son pocas las personas que han criticado este sector de la agroindustria porque creen que la caña es solo azúcar y no es así.

La caña es energía, es alcohol carburante, es etanol, es abono, es papel, es melaza y también es dulce y panela, entre otros subproductos.

Le quiero contar que el bagazo y los residuos de cosecha también son materias primas para usos como el papel, tableros aglomerados, alimento animal y hasta fertilizantes.

¿Es decir que nos quedamos cortos si decimos que la caña es solo azúcar?

Claro, le acabo de contar que la caña es más que azúcar.

¿Con todo lo que usted dice la caña no tiende a desaparecer como se ha querido señalar en algunos sectores cuando hablan de diversificación?

Para nada. La caña tiene un gran balance, produce azúcar, pero también energía, como ya le dije.

La agroindustria de la caña de azúcar cuenta con doce cogeneradores de bioelectricidad. En el año 2015 la capacidad de generación fue de 237 megavatios (MW), que eso traducido al español quiere decir que son suficientes para abastecer la mitad de los hogares de Cali. Incluso alcanzan para abastecer una ciudad como Pereira.

Le puedo contar además que para este año 2018 se proyecta una capacidad de cogeneración de hasta 337 MW.

Lo que sucede con el tema de la diversificación es que los productores ya tienen identificadas ciertas zonas que no son muy buenas para la caña, como el pie de loma, y esos terrenos se han dedicado a la siembra de otros cultivos, como los frutales, piña y uva, entre otros alimentos.

¿Qué otras cifras maneja la caña de azúcar?

Los cinco departamentos productores de caña en el suroccidente del país (Valle, Cauca, Quindío, Risaralda y Caldas) tienen sembradas 240.000 hectáreas, de las cuales la mayoría, 180.000, están concentradas en el Valle del Cauca.

Además esta agroindustria genera 180.000 empleos directos en los cinco departamentos. Solo en el Valle del Cauca más de un millón de personas dependen y viven de la caña de azúcar.

En los cinco departamentos productores de caña de azúcar hay 240.000 hectáreas sembradas en ese cultivo. De ese total, 180.000 hectáreas están solo
en el Valle.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad