Lo bueno y lo malo: esto le dejó el día sin carro a Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Lo bueno y lo malo: esto le dejó el día sin carro a Cali 

Septiembre 23, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Día sin carro en Cali

Con el ‘Día de la Bici y el Aire Limpio’ salieron de las vías 800.000 automotores, entre carros y motos. La bicicleta, el MÍO y los taxis fueron los protagonistas de la jornada.

Giancarlo Manzano / El País

Las doce horas durante las cuales Cali estuvo libre de 400.000 motos y 400.000 carros particulares dejaron un balance positivo en términos de movilidad, mejoramiento de las condiciones del medio ambiente y seguridad, pero agridulce en cuanto a los resultados para el comercio.

Para el alcalde Maurice Armitage el ‘Día de la Bici y el Aire Limpio’ fue “maravilloso, a mucha gente le encantó. En la medida en que vamos avanzando, lo vamos a ir repitiendo; a mí me queda un año más y espero que el año entrante volvamos a hacer otro día de la movilidad a pie, en bicicleta y MÍO”.

En cuanto al impacto medio ambiental que tuvo la medida, la directora del Dagma, Claudia María Buitrago, señaló que durante la jornada se registró “una reducción ostensible del ruido ambiental en la ciudad, el 97 % del tiempo mejoraron los niveles de ruido en todas las estaciones del sistema de monitoreo”.

Por su parte, Andrés Villamizar, secretario de Seguridad y Justicia, reportó que durante el día sin carro no se presentaron muertes violentas en Cali. Además, en comparación con un sábado común en la ciudad, el promedio de riñas se redujo 25 %.

No obstante esta situación, comerciantes advirtieron que la medida terminó impactando las ventas.

Lea también: ¿Cuántos conductores fueron sancionados en el día sin carro?, balance de la jornada

Para Octavio Quintero, presidente de Fenalco en el Valle, el pasado sábado “para la ciudad fue un desastre comercial. Los grandes centros comerciales, supermercados, restaurantes y salones de belleza reportaron una baja del 50 % en su actividad comercial. La ciudad no puede darse el lujo de perder tanta actividad económica”.

De todo esto, ¿qué es espejismo y qué es realidad? El País hace un recuento de lo que dejó el día sin carro en Cali.

Mejoras en el transporte público

Más allá de que por doce horas la ciudad estuvo libre de congestiones, el ‘Día de la Bici y el Aire Limpio’ dejó un buen balance en cuanto al servicio del transporte público.

El MÍO, por ejemplo, movilizó 427.224 usuarios y se presentaron disminuciones en las frecuencias y tiempos de los desplazamientos. “En nuestro reporte preliminar damos cuenta de un crecimiento del 30 % en la demanda de ayer (el sábado) frente a los 330.000 usuarios que por lo general se movilizan un sábado. Esto lo hicimos programando un total de 712 vehículos para atender la demanda que esperábamos, la cual gestionamos con efectividad en los horarios de las rutas y buenas frecuencias de paso de los buses”, dijo Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali.

Por su parte, el presidente de Aprotaxcali, William Salazar, señaló que según los cálculos de la asociación en la ciudad se realizaron 300.000 viajes en taxis, una buena cantidad de ‘carreras’ si se tiene en cuenta que no fue un día hábil. “Esperamos que nuestras autoridades actúen en conciencia pensando en los ciudadanos y realicen esta actividad de forma más habitual”, expresó Salazar.

Video: así le fue a los caleños utilizando el MÍO en el día sin carro

Menos contaminación

Pese a que dos horas antes que iniciara el día sin carro se presentó un alto flujo vehicular que alteró la calidad del aire y propició el incremento de partículas contaminantes, durante la jornada hubo una reducción en los niveles de contaminación del aire.

Según el reporte del Dagma, después de las 8:00 a.m., con el aumento de la velocidad del viento se dispersaron los contaminantes finos (que tienen un diámetro de hasta 2,5 micrómetros) en el aire y hubo concentraciones mucho menores a las de un día normal, sobre todo en el sector de la Base Aérea y el Acuaparque de la Caña, así como en Univalle; no obstante, los contaminantes aumentaron en el sector de Compartir. Entre tanto, aquellas partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, metálicas y cemento que tienen un diámetro varía entre 2,5 y 10 micrómetros, disminuyeron en La Flora, Cañaveralejo, Obrero, Pance y La Ermita, pero y aumentaron en Compartir.

En cuanto al ruido, la autoridad ambiental señaló que entre las 6:00 a.m. y las 6:00 p.m. hubo una reducción en los niveles de ruido ambiental que osciló entre 1,1 decibeles y 4,8 decibeles, respecto al ruido que se registra un sábado cualquiera.

La repetición, una necesidad

Tras la venia del alcalde Maurice Armitage para realizar nuevamente el día sin carro el próximo año, otra de las personas que se mostró a favor de repetir la actividad fue Eduardo Cobo, del colectivo Cicloamigos.

“Esta es una necesidad para la ciudad no solo desde el punto de vista de la movilidad, sino desde la salud pública. Estudios han demostrado que bajan diez micras de material particulado por metro cúbico, disminuyen las entradas a los hospitales un 6 % y las muertes un 1 %”, aseguró Cobo.

De otra parte, en una encuesta realizada por El País, a través de su página oficial de Twitter y en la que participaron 2112 personas, el 72 % de los participantes dijo que estaría de acuerdo con que el día sin carro en Cali se realice semestralmente. El 28 % restante aseguró no estar conforme con la restricción de la circulación de vehículos particulares dos veces al año.

Bajón en las ventas

El sábado no fue un buen día para los comerciantes, que sufrieron un impacto en ventas que aún es cuantificado. Octavio Quintero, presidente de Fenalco en el Valle, calificó como un “desastre comercial” el que centros comerciales, supermercados y salones de belleza tuvieran pérdidas del 50 %.

Para los comerciantes, si bien el día sin carro es loable y garantiza mejores condiciones en la ciudad, se debe repensar en su oportunidad.
“Por medio están el empleo, impuestos que van en pro del desarrollo de la ciudad. Insistimos en que esto no se haga los sábados sino un miércoles durante mediodía para que la gente pueda comprar”, dijo Quintero.

Por su parte, Brany Prado, de Acodrés, afirmó que las pérdidas de los restaurantes durante la jornada bordearon el 8 %, pero calificó este comportamiento como “positivo, porque estábamos esperando pérdidas del 10 % o 20 %. Al final, los sectores más impactados fueron El Peñón y Granada, donde hubo un restaurante al que no entró ni una persona”.

Las cuatro grandes causas del ‘infarto vial’ que padece Cali

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad