Linda Palma y la historia detrás de su renacimiento: "no vivo mi enfermedad como una tragedia"

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Linda Palma y la historia detrás de su renacimiento: "no vivo mi enfermedad como una tragedia"

Agosto 12, 2018 - 08:00 a.m. Por:
Adriana González Fernández / Especial para el país
Linda Palma

Linda Palma

Especial para El País

La presentadora será invitada especial de la Alcaldía de Cali a la versión número 22 del Festival Petronio Álvarez. Aunque es barranquillera, creció en el Pacífico colombiano. Escuchar sus ritmos y ser testigo de sus tradiciones, formó en ella un lazo tan grande con esta región que hoy la siente como propia. En pocos días, estará bailando al son de la marimba y la tambora.

¿Cómo fue crecer en el Pacífico
colombiano?

Para mí fue una infancia muy feliz, muy inocente porque me crié en una bahía, en Bahía Málaga, a una hora de Buenaventura, y vivíamos en la base naval porque mi papá era militar, entonces éramos muy pocas personas, era muy tranquilo y además era muy seguro. Recuerdo que jugábamos mucho, jugábamos todo el día y todo el tiempo. Y también disfrutaba mucho con mi papá los paseos ecológicos,
los fines de semana nos íbamos a Juanchaco o Ladrilleros, también tuve la oportunidad de conocer Gorgona, Malpelo y toda esa zona; y la recuerdo con mucha felicidad, para mí la verdad fue la mejor infancia y la repetiría mil veces. Si me dijeran, ¿dónde quieres crecer?, crecería en Málaga.

¿Cómo la invitó la Alcaldía de Cali a este Festival de Música del pacífico?

Me llamaron, me buscaron. Se enteraron de que le tengo mucho afecto, mucho cariño al Pacífico, que tengo además muchas personas que me siguen allá y decidieron invitarme. Yo estoy feliz con tremenda invitación porque además es la primera vez que voy a ir al Petronio Álvarez, entonces estoy a la expectativa y además con muchísimas ganas de comer todas las cosas deliciosas que hay allá.

¿Qué significa para usted ser invitada especial a este Festival?

Me encanta porque soy una fan del Pacífico colombiano. Tuve la oportunidad de vivir siete años de mi vida en esa región, de hecho mi infancia fue en esa zona del país. Entonces crecí rodeada de música del Pacífico, de su gastronomía, de la energía única que tiene su gente, y ahora poder ir a disfrutar de este festival me parece lo máximo, es como revivir mi niñez.

¿Qué quiere probar, bailar o conocer?

¡Uy quiero bailar de todo! Me pido bailar todos los días, toda la música y con muchos bailarines porque aunque tendré parejo, ya que mi novio Diego Pulecio también irá, igual quiero conocer muchas personas que me enseñen a bailar sabroso, como se baila en el Pacífico. Y de comida, tengo muchas ganas de comer jaiba gratinada porque cuando vivía en Málaga comíamos mucho eso, lo preparaba una señora que se llamaba ‘Marianita’, ella hacía la mejor jaiba gratinada del mundo. Y en Juanchaco, comíamos sierra con patacón, ¡deliciosa!, entonces también quiero volver a comer sierra. Y obviamente aborrajado, lulada y, en realidad, ¡todo!

Pasando a otro tema, ¿cómo ha sido su experiencia al presentar noticias? ¿Extraña presentar realities? ¿Por qué decidió cambiar de formato?

La experiencia al presentar noticias ha sido maravillosa, a mí me ha hecho crecer mucho en mi faceta como presentadora. Digamos que ya Colombia me conocía puntualmente por lo que hacía en realities pero sentí en algún momento que ya tenía que dar otro paso, cambiar o exigirme otras cosas.

Ponerme otros retos porque en el formato de los realities ya tenía claro qué era, cómo manejar al público, cómo interactuar con la gente, ya eso lo sabía y quería salirme de mi zona de confort. Llegar a noticias fue muy, muy exigente en realidad, primero porque no había trabajado con teleprónter (aparato electrónico que indica a los presentadores qué decir), yo estaba acostumbrada a saber de qué íbamos a hablar e ir improvisando sobre la marcha. Amo el formato en vivo, así crecí. Desde City Tv, donde hice mis primeros proyectos siempre he estado en ese formato, entonces me encanta, y aquí en noticias regresé a él.

Sin embargo, acá es tres veces más exigente, sabes que te está viendo todo el país y, además, al ser presentadora de entretenimiento vienes de una serie de noticias que son complicadas y tú eres la cara amable dentro del noticiero, entonces implica gran responsabilidad. Pero me ha parecido muy chévere esta experiencia y me ha servido para quitarme muchos prejuicios que tenía sobre la presentación del entretenimiento en noticias.

Recordemos su paso por la televisión. ¿Cuáles han sido los proyectos más satisfactorios y los que quisiera borrar porque no le gustó la forma en que lo hizo?

¡Dios mío! No me lo van a creer pero en serio he disfrutado demasiado todos los proyectos. Sin embargo, entre mis favoritos sin duda alguna está ‘La Voz Kids’, porque me fascina interactuar con los niños, tener cerca todo el tiempo esa buena energía que transmiten y al lado de ellos, recuerdas otra vez que la felicidad puede estar en las cosas más pequeñas, cosa que uno a veces de adulto olvida. Entonces, definitivamente con los niños me gusta muchísimo trabajar. ‘La Fila’ también fue para mí un proyecto muy divertido, era los fines de semana y tuvimos la oportunidad de dar regalos a mucha gente y yo estaba del lado del público, entonces ver cómo la gente reaccionaba, cómo se sentían conmigo o cómo me trataban, me parecía hermoso.

Y cuando estaba empezando, hacer ‘Cool S Cool’ en City TV fue maravilloso y mucha gente todavía me recuerda por ese programa, porque era súper bonito. Esos programas, en especial, fueron muy satisfactorios para mí.

¿Con qué sueña Linda Palma, qué proyecto añoraría hacer?

Sueño con tener, y lo voy a tener, un programa de entrevistas de Linda Palma. Pero me gustaría entrevistar, además de personas conocidas del medio o del mundo del entretenimiento, también a líderes sociales, directores de cine, escritores y hablar con ellos desde una perspectiva más humana, poder conocerlos integralmente e incentivar mucho la cultura. De hecho, desde hace un tiempo estoy escribiendo un proyecto. Una idea que daré al canal, haré la propuesta y vamos a ver qué dicen, pero por ahora es una sorpresa.

Hablemos de su salud. Usted tiene esclerosis múltiple y hace un tiempo estuvo muy mal. ¿Cómo se encuentra ahora?

Estoy muy bien, excelente. Cuidándome mucho, eso sí, y ahora soy más consciente de mi condición. Está enfermedad la tengo hace diez años y antes era un poco desordenada, como que uno al principio la coge relajado y asume que nada va a pasar pero la última crisis fue una alerta que me dijo: “Tienes que ser consciente de lo que tienes y de cómo debes cuidarte”. Trato de cuidarme mucho y evito estresarme, cosa que es muy difícil para mí porque vivo acelerada, pero ahora me relajo y pienso más las cosas antes de reaccionar porque el estrés es terrible para mí que tengo una enfermedad autoinmune y en estas condiciones toda la parte mental y el poder de la mente puede activar mucho más rápido los efectos negativos de la enfermedad. Así que ahora soy consciente de lo que tengo pero no pienso mucho en eso y no lo veo como una tragedia en mi vida.

¿Cómo se cuida para evitar recaídas?

Hago pilates, natación y mantengo la mente calmada. En la comida aún sigo aprendiendo porque a mí me encanta comer de todo, eso sí me ha dado duro, es complicado pero ahí voy.

Pasemos al amor. Es novia del vocalista de la banda de rock ‘Don Tetto’, Diego Pulecio. ¿Cuánto llevan ya? ¿Es verdad que se van a casar?

Espero que sí, no lo sé (risas). No tengo todavía el anillo, así que aún no hay matrimonio cerca. Sí lo he hablado mucho con Diego, está en mis planes y espero sea pronto. Ya con él llevo casi ocho años de relación, es mi amigo, nos llevamos súper bien, me divierte todo el tiempo y todavía me sorprende con cosas, lo cual me parece súper importante cuando uno está en una relación con alguien. Yo lo admiro mucho, me encanta y la paso muy bien con él.

Caribeña y pacífica
Linda Palma y sus hermanos

Aunque todos los hermanos de Linda son muy distintos entre sí, tienen una relación muy estrecha.

Especial para El País

Un primero de febrero de 1985, Barranquilla, esa ciudad llamada ‘Curramba la bella’ que ha visto nacer a figuras como Shakira, Sofía Vergara y Édgar Rentería, acogió entre su brazos a Linda Isabel Palma Angulo, quien años más tarde seguiría los pasos de sus coterráneos y se consolidaría como una de las mejores presentadoras de televisión colombiana.

Su padre, Luis Alfredo Palma, fue militar de la Fuerza Armada durante más de 30 años y su oficina fue el país entero. Por ello, Linda y sus cuatro hermanos: Bismark, David, Maura y Ramsés, vivieron su infancia recorriendo Colombia. “Vivimos en Puerto Leguízamo, Putumayo; en Leticia, Amazonas; en Turbo, Antioquia; en Cartagena, en Barranquilla, en Bahía Málaga y en Bogotá”, recuerda Linda.

Pero fue en la mágica Bahía Málaga, al occidente del Valle del Cauca donde la presentadora y sus hermanos crecieron. Durante siete años, la familia Palma Angulo disfrutó de la naturaleza, el mar y convirtió en suyas las tradiciones de este rincón del océano Pacífico. “Yo veía osos perezosos y culebras pasar frente a mi casa, eran parte de mi vida y en el mar veía las ballenitas cuando llegaban al Pacífico. En Málaga aprendí a amar a la naturaleza y aún hoy conservo ese amor, en mi casa reciclo y soy muy protectora con los animales”, cuenta.

Entre las playas de Málaga y su selva tropical, Linda y sus hermanos vivieron una infancia de cuento. Jugaban desde que salía el sol hasta que se ocultaba. “El plan favorito de Linda era piscinear y montar espectáculos con los hermanos”, relata Luis Alfredo Palma, padre de Linda. “Me acuerdo que jugábamos todo el día y todo el tiempo. Nos inventábamos varios todos los días. Teníamos juegos entre hermanos incluso como somos tantos, existía la pandilla de los niños y de las niñas”, narra ella. También recuerda que su madre Maura Angulo, cuando se portaban bien, los premiaba llevándolos de compras a Buenaventura donde los barcos provenientes de todas partes del mundo traían las novedades del mercado. Fue una infancia feliz que si la presentadora pudiera, confiesa, elegiría volver a vivir una y otra vez.

A Linda, su familia la describe como una mujer carismática, disciplinada y muy protectora. Y es que al ser la mayor de cinco hermanos, siempre ha asumido un rol de liderazgo entre ellos, así lo cuenta su padre: “Para donde ella va todos van, plan que ella propone se hace”.

Maura Palma, hermana menor de la presentadora, dice que Linda es un apoyo muy grande para todos sus hermanos. “Ella, no sólo es mi hermana, ella es mi mejor amiga. Siempre está para mí y me brinda su apoyo. Es curioso porque todos somos diferentes, pero eso no ha sido impedimento para que nos llevemos muy bien”, dice Maura quien confiesa que Linda puede ser, en ocasiones, bastante malgeniada. Y su padre lo ratifica: “Es estricta y perfeccionista. Cuando algo no sale como ella quiere se estresa en exceso y eso es malo para la salud”.


Hoy los Palma-Angulo viven en Bogotá, Luis Alfredo se retiró de la Fuerza Armada en 2010 y es el mánager de su hija. Y aunque él soñaba con que Linda fuera congresista o senadora, la apoya en su rol como presentadora, que la ha hecho llegar a toda Colombia, incluso a esos rincones que fueron testigos de sus primeros pasos y ahora lo son de su éxito.

Sabor y alegría del Pacífico y del caribe quedaron impresos en los expresivos ojos marrones y en esa gran sonrisa de Linda Palma que le ha valido el apodo de ‘La sonrisa inquieta de Colombia’, así lo cuenta el también presentador Mario Espitia quien presentó el programa ‘La Fila’ del canal Caracol, junto a ella.

Al llegar a la televisión, Linda estudiaba ‘ciencia política y gobierno’ en la Universidad del Rosario en Bogotá. De ahí que su padre soñara con verla convertida en una figura política. “Soñaba con trabajar en una ONG, siempre he disfrutado trabajar con las personas que más lo necesitan, que están en condición de vulnerabilidad. Y me gusta mucho el estudio del poder, conocer sus dinámicas y cómo funcionan en cada país las diferentes formas de gobiernos. Por ello estudie ciencia política”, dice.

Pero el destino tenía otros planes para ella y su rumbo cambió en 2006, cuando caminaba por las calles de Bogotá y su belleza atrajo a los organizadores de ‘Señorita Bogotá’, quienes le propusieron concursar para obtener este título. “Nunca soñé con ser presentadora de televisión, tampoco con ser reina. Fueron oportunidades que se presentaron en el camino”, añade Linda. Y aunque no se llevó la corona, el canal City TV, que es uno de los organizadores del certamen que elige a la representante de los bogotanos, vio en ella talento para la televisión y de esta manera, entró a ser parte de la casa City TV.

Ahí realizó su primer trabajo en la televisión cubriendo un torneo de golf “Yo no sabía nada de golf, unos expertos me enseñaron en tres días todo lo necesario. La pasé muy chévere y ahí le empecé a perder el miedo a las cámaras porque si ven mis videos yo al comienzo era súper tímida hablaba como pa’ adentro, me daba pena todo. Pero cogí confianza y después vino el programa ‘Nickname’, en City TV y ‘Cool S Cool’, esos fueron mis inicios”.

Así, empezó la historia de Linda Palma en la televisión colombiana que más tarde la llevaría a ser la reina invicta de los realitys en Colombia durante seis años en los que presentó: ‘La Voz’, dos temporadas de ‘La Voz Kids’, ‘En sus marcas, listos, ¡Ya!’, dos temporadas de ‘Yo me llamo’, ‘La fila’ y ‘A otro nivel’. De los realitys migró a las noticias, donde completa un año y medio como presentadora de ‘Show Caracol’, sección de entretenimiento de ‘Noticias Caracol’.

“Como presentadora es impetuosa, se lanza al ruedo sin miedo. Esa es su más grande virtud, no le tiene miedo a nada por más difícil que sea la situación le pone buena cara”, cuenta el actor y presentador barranquillero Mario Espitia, quien entre 2014 y 2015 condujo junto a Linda el reality show ‘La Fila’. Antes, Mario tenía un programa de en

Sobre su enfermedad

Cuenta Linda Palma que en 2008 “estaba bañándome pero no sentía que el agua me caía en la parte derecha de mi cuerpo”. Esa fue la primera señal que le dio su cuerpo de que algo no estaba bien, sin embargo no le prestó mayor importancia. “Estaba en parciales en la universidad, pensé que era efecto de tanto estrés y que cuando terminara todo volvería a la normalidad”.

Tres días después, en medio de una clase tuvo un ataque de vértigo, algo que jamás le había sucedido. “Todo me daba vueltas, no podía mirar a un punto fijo porque todo se movía. La enfermera de la universidad me dijo que debía ser algo neurológico y me fui para urgencias”. Debido a la gravedad de sus síntomas, la dejaron hospitalizada. Le hicieron diversos exámenes que arrojaron la causa de los extraños padecimientos que estaba sintiendo Linda: Esclerosis Múltiple.

Es una enfermedad autoinmune, causada porque el sistema inmunológico del cuerpo ataca a las células sanas.

En el caso de la Esclerosis Múltiple (EM) el sistema inmunológico degrada la cubierta protectora de los nervios, lo cual genera daños en ellos y dificulta la trasmisión de impulsos eléctricos desde y hacia el cerebro, causando problemas de equilibrio, falta de sensibilidad o tacto, trastornos de visión y dificultades para caminar. Desde hace 10 años Linda padece EM. Sin embargo, los colombianos se enteraron hasta hace poco, cuando después de verla durante seis años continuos en la televisión, ella desapareció de las pantallas. “En 2016 tuve una recaída muy fuerte y debí ausentarse durante siete meses de la televisión”, comenta.

“Me dio nistagmo, movimientos involuntarios de los ojos, es horrible. Me tocaba cerrarlos, porque no podía ver nada”, cuenta Linda.

La recaída le causó un daño en el cerebelo, órgano que controla el equilibrio del cuerpo, y se le volvió imposible caminar, hablar y sentarse: “No me podía ni parar, no tenía coordinación. Si estaba sentada, me resbalaba o me iba de lado porque no me podía sostener”. Linda debió asistir durante cuatro meses a fisioterapia para aprender a caminar nuevamente y le tocó recibir ayuda para escribir nuevamente. Incluso, hasta hace poco usaba libros de caligrafía para perfeccionar su escritura.

Su capacidad de hablar se vio afectada, “durante la crisis, no podía comunicarme claramente, gagueaba. Tenía claro en la mente lo que tenía que decir y pensaba que me expresaba coherentemente, pero la gente no me entendía”. Superado el episodio, Linda volvió a la televisión, ‘Noticias Caracol’ y aunque actualmente se encuentra estable de salud, le quedaron ciertos problemas de equilibrio. “Lo más difícil fue la caminada y por eso salgo en noticias con tacones y todos me ven perfecta. Pero esos tacones solo me los pongo en el set, de resto no puedo aún porque continúo con líos de equilibro”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad