Las millonarias pérdidas en Emcali por robo de cobre en conexiones

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Las millonarias pérdidas en Emcali por robo de cobre en conexiones

Junio 06, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Robo de cobre en Cali

En la imagen se pueden observar varios presuntos delincuentes disfrazados de trabajadores de una empresa de telecomunicaciones que están sustrayendo cable primario o subterráneo. Para esto, deben violentar unas tapas de seguridad especial ubicadas en el espacio público.

Foto: Cortesía para El País

Las redes de telecomunicaciones de Emcali, fabricadas en cobre y que transportan servicios de internet, televisión y teléfono fijo, siguen siendo el blanco de la delincuencia en la ciudad.

Por este flagelo la empresa de servicios públicos de Cali tuvo pérdidas por $2671 millones durante los últimos tres años. Por su parte, en lo que va corrido del 2018, con corte al 31 de mayo, la suma llegó a los $580 millones.

“El cobre es un metal que está muy bien avaluado en el mercado internacional. Las tapas de nuestras redes primarias, que se encuentran bajo tierra, son violentadas por los delincuentes para extraer los cables, mientras que las redes secundarias o aéreas son cortadas y arrancadas”, explicó Laureano Ávila, director operativo de Redes de Emcali.

En Cali, las zonas más afectadas por el robo de cable de cobre son el centro y el sur, específicamente barrios como El Peñón, San Fernando, Tequendama y El Limonar.

¿Cómo operan?

Alrededor de este delito se articulan desde habitantes de calle, chatarrerías, hasta grupos especializados en el hurto de infraestructura pública, que también incluye tapas de alcantarilla, medidores de agua y otros elementos.

“Antes pensábamos que los ladrones de los cables eran solo los indigentes, quienes venden el cobre a precios muy bajos para el consumo de estupefacientes. Sin embargo, hemos descubierto que hay mafias dedicadas a este tema que sacan el cobre por Buenaventura y lo exportan al exterior, principalmente a China, que consume cerca del 50 % de este metal en todo el mundo”, indicó el coronel Germán Huertas, jefe de Seguridad de Emcali.

Actualmente, estas bandas delincuenciales, además de contar con los recursos físicos y económicos para dedicarse a esta actividad, están suplantando la función de los trabajadores de la empresa de servicios públicos.

Una tonelada métrica de cobre cuesta hoy en el mercado internacional cerca de 7500 dólares, es decir, aproximada- mente $21 millones.

“Son grupos de tres hombres o más que se disfrazan de empleados de Emcali para despistar a las personas. Llegan en carros con logos de la empresa y con cortafríos, seguetas y todas las herramientas necesarias para realizar su cometido”, precisó Huertas.

En la mayoría de los casos, cuando los hurtos son realizados por indigentes, el robo del cable es de pequeñas longitudes de dos o tres metros. Sin embargo, cuando el metal es sustraído por la bandas especializadas, esta cifra asciende a tramos de 80 metros, 100 metros y hasta 120 metros.

De hecho y según investigaciones realizadas por Emcali, la Fiscalía y la Sijin, los carteles del cobre trabajan no solamente en el área metropolitana de Cali, sino que se desplazan, desde y hacia otras ciudades y departamentos del país, como Bogotá, Cundinamarca y Boyacá.

“Incluso se tienen indicios de que estos hurtos están siendo propiciados por pequeños operadores de telecomunicaciones que venden sus servicios en lugares como el norte del Valle y Cauca y estarían llevando los cables hasta el Ecuador”, indicó Gustavo Martínez, asesor jurídico de Emcali.

Así se combate el delito

Según Emcali, para combatir esta situación, ha implementado un sistema de monitoreo de las redes de infraestructura que opera las 24 horas del día. “En los cables primarios o subterráneos tenemos un sistema de presurización, una especie de tubos de gas que irrigan su contenido cuando alguien están cortando los cables, dejándolos en evidencia” explicó el coronel Germán Huertas.

Asimismo, la empresa de servicios públicos ha dispuesto un personal motorizado para poder reaccionar de manera inmediata frente a los casos de hurtos.

“También estamos realizando campañas de socialización con la comunidad mediante afiches y calcomanías, en las cuales les explicamos a las personas que tenemos centrales de seguridad a las que pueden llamar a cualquier hora del día. A los administradores de conjuntos residenciales les advertimos que se contacten con nosotros cuando vean funcionarios sospechosos”, complementó Huertas.

Incluso, Emcali y otras empresas de telecomunicaciones de la ciudad, han conformado un comité de apoyo de la Policía, dedicado a combatir este flagelo.

Todas estas acciones nos han permitido capturar en flagrancia a más de un centenar de personas, así como desmantelar siete bandas dedicadas al hurto de infraestructura en los últimos seis años”, aseguró Gustavo Martínez, asesor jurídico de Emcali.

Y como una acción futura, la empresa de servicios públicos también informó que a través de la gerencia de comunicaciones se tiene previsto reemplazar toda la red de cableado de cobre por fibra óptica
“En toda la ciudad tenemos alrededor 400 redes primarias y 1800 secundarias. Así que este será un plan muy agresivo que va a tardar muchos años en ejecutarse, pero que seguramente reducirá significativamente las pérdidas por este delito”, destacó Laureano Ávila, director operativo de Redes de Emcali.

Lea además: ¿Qué pasa con las obras públicas que quedan inconclusas en Cali?

Afectaciones a los usuarios

La sustracción de cables de telecomunicaciones es un delito tipificado en el Código Penal como hurto calificado y agravado, toda vez que estas redes son propiedad del Estado y se encuentran expuestas a la confianza pública.

Es un daño que tiene repercusiones en varios sectores, ya que no solamente atenta contra el patrimonio económico de Emcali sino que se perjudica el servicio que se le presta a la comunidad.

“Puede afectar a una persona que viva de un negocio de internet hasta a una anciana tenga una urgencia y no pueda llamar desde su teléfono fijo porque se quedó sin servicio”, manifestó Gustavo Martínez, asesor jurídico de Emcali.

Además, vale la pena precisar, que con el hurto de tan solo unos cuantos metros del cable primario o subterráneo se pueden afectar cerca de 960 clientes, mientras que si se trata de cable secundario o aéreo, se pueden ver perjudicados entre 120 y 200 usuarios.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad