Las impresionantes cuentas de lo que costaría reconstruir a Venezuela

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Las impresionantes cuentas de lo que costaría reconstruir a Venezuela

Febrero 03, 2019 - 07:50 a.m. Por:
Alfredo García Sierra / Reportero de El País
Venezuela Pobreza Referencia

Un grupo de niños busca comida entre bolsas de basura que obtuvieron en una panadería, el pasado 10 de noviembre de 2018, en el barrio Las Mercedes de Caracas (Venezuela).

Agencia EFE

Recuperar la economía venezolana, que hoy enfrenta la peor debacle de su historia, será una tarea titánica. Todo porque en los últimos cinco años, el crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB, se fue al abismo, el país se enfermó de hiperinflación, mientras la inversión se extinguió, el desempleo empeoró y la pobreza aumentó a niveles insospechados.

El modelo chavista, liderado por Nicolás Maduro, fracasó de manera tan estruendosa que el Producto Interno Bruto, PIB, perdió el 60% de su valor desde el 2013, a pesar de que Venezuela es la Nación con las mayores reservas petroleras del planeta.

Por eso, reactivar el PIB de la nación bolivariana podría demandar entre 10 y 15 años y costar alrededor US$100.000 millones una cifra nada despreciable. Y sobre todo porque serán recursos difíciles de conseguir, mientras no se restablezca el orden institucional.

Lo complejo también, sostiene Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, es que será necesario aplicar duras medidas en la próxima década para que el Estado y las empresas locales vuelvan a ser viables.

Es decir, que los venezolanos tendrán que soportar un apretón adicional en sus bolsillos para pagar la recuperación. Y allí la factura petrolera podría jugar un papel clave al lado del apoyo financiero internacional. Pero ese escenario no nada fácil.

"La tarea en lo social es la más difícil por el alto índice de pobreza, ya que muchas personas en Venezuela viven de los subsidios del Estado",
Daniel Velandia,
economista jefe de Credicorp Capital.

“Superar la devastación económica es complejo, ya que no se cuenta con información del Banco Central sobre indicadores reales para un diagnóstico. Restablecer eso es un primer reto, y el segundo es que se debe recuperar la producción petrolera, lo cual demandaría unos US$20.000 millones anuales de inversión”, estima Rodríguez.

Antes de la era Maduro, Venezuela producía 3 millones de barriles de crudo al día y ahora apenas llega al millón cuando debería estar en niveles de seis millones de barriles diarios.

“Esa reconstrucción no se logra de la noche a la mañana solo con la caída de Maduro, sino que habrá que recuperar a Pdvsa con una nueva estructura tecnológica (refinerías, pozos, poliductos, etc) más la preparación de personal”, anota el investigador.

Lea también: 'General de Fuerza Aérea de Venezuela reconoce a Guaidó como Presidente'.

De hecho, se conoce que durante la llamada Revolución Bolivariana se esfumaron US$300.000 millones que deberían haberse invertido en la industria petrolera. “Son dineros que se los robaron”, sostiene Rodríguez.

60
por ciento cayó el crecimiento de la economía venezolana desde el 2013, año en el que empezó Maduro.

Una dura receta

Otra fórmula para rehabilitar la economía es un rescate del Fondo Monetario Internacional, FMI, como lo ha hecho ese organismo multilateral con naciones en graves crisis como Grecia, Italia, Portugal e Irlanda.

Según dijo a El País el reputado economista y docente venezolano, José Toro Hardy, ese salvavidas podría costar entre US$60.000 millones y US$65.000 millones.

Se trata de recursos de crédito que el FMI le inyectaría al país, pero a cambio de un recetario con fuertes medidas fiscales y reformas impopulares que tendrían un impacto social entre los 32 millones de venezolanos.

Toro Hardy, quien entre 1996 y 1999 fue miembro principal del directorio de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), señala que otra de las posibilidades es que el país renegocie su deuda externa y vuelva a acumular reservas internacionales. Hoy, el país tiene menos de US$8400 millones, cuando llegó a poseer más de US$30.000 millones en reservas.

Lea también: 'En Colombia había más de un millón cien mil migrantes venezolanos hasta finales de 2018'.

Será un proceso lento
Venezuela Pobreza Referencia

Niños de escasos recursos almuerzan en un comedor comunitario del programa "Caracas Mi Convive" el pasado 16 de noviembre de 2018, en el barrio Carapita de Caracas (Venezuela).

Agencia EFE

Daniel Velandia, jefe de estudios económicos de Credicorp Capital, duda que la reconstrucción venezolana sea en corto tiempo.

Argumenta que “será un proceso muy lento”, y un ejemplo de ello es el caso de Argentina, que aunque adoptó duras medidas hace dos años aún no ha salido de la recesión, a pesar de que su situación dista mucho de la gravedad sobre lo que sucede en Venezuela.

Y sobre todo, anota, “es que hoy el índice de pobreza en Venezuela es del 80% y por eso mucha de la población vive de la asistencia del Gobierno. Quitar esas ayudas no será fácil”.

"Otro de los grandes retos de Venezuela es renegociar su abultada deuda externa lo que implicará
un serio esfuerzo
en lo fiscal",
Mario Acosta,
economista.

Por su parte, Mario Acosta, director económico de la firma Ultraserfinco, estima que “recuperar el control de la política monetaria en Venezuela será complicado, sobre todo porque su moneda (el bolívar), perdió la confianza de los inversionistas y los mercados”.

Y agrega: “Bajar la inflación no será fácil y por eso no me sorprendería que se tenga que dolarizar la economía como medida de choque como lo hicieron Ecuador y El Salvador”.

Así las cosas, sacar del abismo a la economía venezolana es todo un dilema acertijo, pues los daños han sido monumentales por parte de Maduro.

"No es necesario dolarizar"
José Toro Hardy

José Toro Hardy, economista venezolano.

Archivo de El País

En diálogo con El País, el economista venezolano José Toro Hardy, pone de presente que una de las tareas inmediatas para el día después es restablecer de inmediato el comercio con Colombia, que siempre fue su mejor socio en épocas pasadas. “Son dos economías que se deben complementar”, dice.

Otra tarea, y quizás una de las más prioritarias para enderezar la economía, es frenar la hiperinflación que azota a diario a los venezolanos.

Eso se lograría, señala, a través de la recuperación de la autonomía del Banco Central de Venezuela, BCV, para que fije nuevas políticas monetarias, y ante todo para reducir el déficit fiscal, que hoy es inmanejable.

Ese déficit, lo mismo que el de Pdvsa han sido manejados con emisiones de dinero, lo cual es la causa principal de la hiperinflación. Es tal la distorsión en ese campo, anota, que “ya ni siquiera se emiten billetes, sino que las transferencias de Pdvsa y a otras entidades se hacen hoy de forma virtual”.

El año pasado la inflación superó el millón por ciento, y se estima que en el 2019 llegaría a diez millones por ciento, la más alta del mundo.
Se ha mencionado que una fórmula para atacar ese fenómeno es dolarizar al país. “No soy partidario de dolarizar, aunque permitiría acabar rápidamente con la hiperinflación, pero eso le pondría una camisa de fuerza a la economía porque no hay dólares suficientes para acudir a ese mecanismo a pesar de que el 96% de las divisas que llegan son por el petróleo”.

Puso de ejemplo a Ecuador, que “aunque acabó con la inflación tiene serios obstáculos para que su economía crezca”.

En su concepto, también “es necesario pasar de una economía de controles a una de estímulos, eliminando el rígido control de cambios (al bolívar y el dólar) que distorsionó el valor de ambas monedas
El economista considera, asimismo, indispensable devolverle a sus legítimos propietarios las empresas que han sido expropiadas para que estas vuelvan a producir.

Ejes de la recuperación

El recetario que ha planteado la oposición y los analistas para el rescate de Venezuela es el siguiente:
1. Recuperar la institucionalidad.
2. Recuperar la disciplina Fiscal.
3. Devolverle la autonomía al Banco Central de Venezuela.
4. Aumentar la producción petrolera y abrirle paso a la inversión privada.
5. Eliminar el control cambiario y a los precios de los alimentos.
6. Respetar la propiedad privada y recuperar la seguridad jurídica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad