Las frutas y verduras que sustituirán cultivos ilícitos en municipios del Valle

Escuchar este artículo

Las frutas y verduras que sustituirán cultivos ilícitos en municipios del Valle

Junio 14, 2018 - 11:40 p. m. Por:
Valentina Parada Lugo, especial para El País
Cultivos Caña Azúcar

Los productos que se cultivarán en estos terrenos son cacao, piña, maíz, fríjol, caña de azúcar, yuca, aguacate hass, chontaduro, banano y plátano, entre otros.

Archivo de El País

Con nuevos productos y proyectos agrícolas se busca mostrar una cara nueva del Valle. Sembrados de maíz, fríjol, cacao, piña, chontaduro, entre otros, serán fortalecidos en el departamento para sustituir cultivos ilícitos que ha dejado el conflicto armado.

Si bien, esta es una de las regiones más “azucareras” del país, la apuesta por los cítricos y las hortalizas ha venido tomando fuerza durante el último año. Proyectos como ‘Bolsa de semillas por la paz’ pretenden potenciar la agricultura en las regiones en un lapso inicial de cinco años.

La Secretaría de Agricultura del Valle ya definió los primeros cinco municipios que serán beneficiados. Ellos son: Buenaventura, Dagua, La Unión, Bolívar y El Dovio.

Lea también: Así es como algunos sembradores de coca luchan contra los cultivos ilícitos en Tumaco

En zonas rurales de esas poblaciones se empezarán a entregar alrededor de 5200 semillas de los productos ya mencionados a partir de octubre.
“De igual manera, se entregarán 50.000 árboles de aguacate, 50.000 palmas de chontaduro y hay destinados 1400 metros cuadrados para la producción de fríjol”, indicó Julio Ramírez, jefe del departamento de semillas de Agrosavia (antiguo Corpoica).

Los productos que se cultivarán en estos terrenos son cacao, piña, maíz, fríjol, caña de azúcar, yuca, aguacate hass, chontaduro, banano y plátano, entre otros.

En la región pacífico se priorizaría la cosecha de chontaduro y cacao, mientras en zonas como Florida y Pradera se privilegiarían frutos como la uva, el banano y el plátano, y Palmira cosecharía aguacate hass, maíz, guayaba y chontaduro.

Si bien el objetivo es cubrir la mayor cantidad de cultivos ilícitos de la región, la meta inicial para el 2019 es alcanzar al menos 4000 familias campesinas aliadas a la construcción de paz.

Inicialmente, se tiene previsto entregar entre 10 y 20 kilogramos de semillas por agricultor, lo que equivale a media hectárea. Sin embargo, esta suma incrementaría en la medida que haya una continuidad en el programa.

Este proyecto, que sembrará 5200 hectáreas durante los próximos tres meses, contará con la financiación del Gobierno Nacional y el apoyo de inversionistas de Perú, México, Estados Unidos y Chile.

Al respecto, Francisco Lourido, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, indicó que si bien en el Valle se han venido fortaleciendo los cultivos de aguacate hass, es importante fijar nuevas miradas.

“Estamos seguros que estos productos se van a impulsar aún más. Fortalecer la economía regional es sumamente importante para Colombia”, mencionó.

Para la primera fase del proceso que comenzaría en cuatro meses, el Fondo Colombia Paz y otras entidades gubernamentales destinarían un monto de $1.800.000 por campesino como subsidio de alimentación mientras inicia la erradicación del sembrado ilícito.

La entrega de los recursos inicia una vez el campesino se inscriba en el programa en las entidades departamentales.

De hecho, en lo corrido del año, 800 personas en el Valle se han registrado y son aptas para hacer parte del programa.

Las personas que hagan parte del proyecto podrán acceder a capacitaciones sobre procesos tecnológicos agrícolas y a talleres sobre comercialización que brindará el SENA.

También, recibirán acompañamiento con un asesor por los 18 meses siguientes a la primera siembra luego de la erradicación.

Para estas dos fases se estiman nuevas inversiones, según indicó la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria.

Otra de las organizaciones que están apoyando este proceso es el Centro de Investigación Agrícola Tropical, CIAT, entidad que está invirtiendo alrededor de US$500.000 en la producción de semillas de cacao, fríjol y maíz.

Dagua, Bolívar, el Dovio y Buenaventura serán los primeros municipios en sustituir cultivos ilícitos por cosechas de aguacate, fríjol, maíz, piña y chontaduro.

"Sembré fríjol biofortificado"

Uno de los beneficiados con el programa de semillas biofortificadas que ofrece el Ciat es Fabián Castaño, un tulueño de 42 años que lleva toda su vida en el mundo de la agricultura.

Actualmente, cuenta con un terreno de tres hectáreas en el corregimiento La Moralia en Tuluá en el que cultiva plátano, café, tomate, maíz y fríjol.

“Desde septiembre del año pasado el CIAT me ofreció cultivar el fríjol biofortificado que ellos producen para ver cómo reaccionaba la tierra a eso. Llevo una cosecha y ha sido más rentable que el fríjol tradicional”, indicó Castaño.

Una de las hectáreas sembradas equivale a cuatro toneladas de cosecha de fríjol biofortificado.

La característica de este producto es que tiene altos niveles de zinc y hierro con respecto al grano tradicional.

Además, cuenta que ha recibido capacitaciones sobre el producto y visitas cada 15 días por parte de los agrónomos con el fin de mejorar sus procesos de producción.

“Ellos me mandaron la semilla, yo le invertí $1 millón en mano de obra y fumigación. Cuatro meses después estaba recibiendo la
primera cosecha”, explicó.

A nivel nacional 

Se otorgarán mil millones de pesos en cultivos de cacao este año.
Cada hectárea de aguacate hass cosechado tendrá una inversión de $3 millones para su producción.

Al momento se han identificado 300 productores de cacao.

En octubre se espera tener al menos 20 toneladas de semillas de fríjol y maíz biofortificado para la primera entrega nacional.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad