Donald Trump: estas son las claves para entender el juicio político en su contra

Escuchar este artículo

Las claves para entender el juicio político a Donald Trump

Diciembre 08, 2019 - 05:46 p. m. Por:
Resumen de agencias y Redacción de El País
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump

La Casa Blanca instó este fin de semana a los demócratas a que pongan punto final lo antes posible a la investigación para abrir un juicio político contra el presidente de EE.UU., Donald Trump.

Archivo de El País

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, puso más cerca el proceder del juicio político a Donald Trump el pasado jueves, cuando ordenó oficialmente a la Comisión Judicial que redactara el informe de cargos en su contra.

Mientras tanto, el presidente, en lugar de tratar de evitarlo, ahora da la bienvenida a una votación rápida para poder defenderse en el Senado, donde su partido (los republicanos) son mayoría. Esto es todo lo que debe saber de este proceso:

Qué es un juicio político o 'impeachmente'
Es un proceso mediante el cual un funcionario público estadounidense es acusado de violar la ley y sometido por ello a escrutinio en el Congreso, conformado por la Cámara Baja o de Representantes y la Cámara Alta (Senado). Esto no significa que vaya a ser destituido de su cargo de manera automática. En el caso del presidente Donald Trump, esta es la única forma en que puede ser juzgado mientras ocupa este cargo.

Lea además: Evo Morales es nombrado jefe de campaña del movimiento MAS para las elecciones del 2020

Qué tipo de acusaciones contempla
Según la Constitución estadounidense, el presidente, el vicepresidente y todos los funcionarios civiles “serán destituidos de su cargo por acusación y condena por traición, soborno u otros crímenes y delitos menores”. Pero dada la amplitud de la definición, el Congreso puede iniciar el proceso de destitución debido a una actividad criminal, a abusos de poder o a cualquier otra presunta infracción.

De qué acusan a Donald Trump
Es acusado de presionar al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, para que encontrara información perjudicial sobre Joe Biden, su rival demócrata más fuerte para las elecciones de 2020, y de su hijo Hunter Biden. La investigación busca cerciorar si Trump amenazó a Kiev (capital ucraniana) con retener asistencia militar de EE. UU. sino indagaba si Biden fue corrupto en su trato con Ucrania cuando era vicepresidente de Barack Obama.

La gravedad del asunto está en que Trump, mediante artimañas para ensuciar a su rival, podría haber utilizado la política exterior de sus país con el propósito personal de favorecer su reelección el próximo año. En todo caso, pedir ayuda a entidades extranjeras para ganar una elección es ilegal.

Según Fox News, hay cuatro posibles cargos que podría esgrimir el Comité Judicial de la Cámara Baja: abuso de poder, soborno, desacato al Congreso y obstrucción de Justicia.

La Ley de Sucesión Presidencial establece que sería el vicepresidente Mike Pence quien ocuparía la Oficina Oval durante el resto del mandato si Trump es destituido.

Cómo funciona el proceso
En el proceso de ‘impeachment’, el Comité Judicial, un equipo de la Cámara Baja (con mayoría demócrata), funciona como una ‘Fiscalía’, es decir, como un ente acusador. El Senado (con mayoría republicana) funciona como el ‘juez’, y Trump, como el acusado.

Es el Comité Judicial de la Cámara Baja el que inicia los trámites y emite una resolución con los cargos a juzgar contra el Presidente, que después deben ser votados por esa Cámara.

Cumplido ese primer trámite, el juicio político propiamente dicho se celebra en el Senado. Allí se elige un grupo de legisladores que hará las veces de fiscales, mientras que el resto hace de ‘jurado’. Se necesitan dos tercios para declarar culpable a Trump y, si no, sería exonerado.

Las pruebas contra el Mandatario
La última semana de septiembre, un informante, aún anónimo, denunció que Trump presionó a su colega ucraniano con retener una ayuda de 400 millones de dólares que el Congreso de EE.UU. había aprobado para la seguridad de ese país, dinero que sí estuvo retenido sin explicación alguna.

El escándalo estalló cuando medios estadounidenses publicaron reportes según los cuales Trump había pedido hasta ocho veces al Presidente de Ucrania investigar a los Biden.

La mayor prueba presentada hasta el momento es una llamada telefónica que Trump tuvo con Zelensky el 25 de julio. En ella Trump deja en claro que EE. UU. hace mucho por Ucrania, sin ser correspondido, y por eso le pide a Zelensky que investigue a los Biden. Ahí quedaría comprobado que sí hubo ‘quid pro quo’ (intercambio de favores).

Un fragmento de la llamada
Trump: “Otra cosa. Se habla mucho sobre el hijo de Biden, que Biden detuvo la investigación y mucha gente quiere saber sobre eso, así que cualquier cosa que usted pueda hacer con su fiscal general sería estupenda. Biden estuvo por ahí presumiendo de que él había detenido la investigación, así que si puede fijarse en eso. A mí me suena horrible... Nosotros hacemos mucho por Ucrania. Gastamos mucho esfuerzo y mucho tiempo...”.

En dónde va el proceso
El 31 de octubre la Cámara Baja votó con 232 votos a favor y 196 en contra para que el proceso contra Trump continuara. Al final de noviembre el Comité de Inteligencia de esa Cámara concluyó dos semanas de audiencias públicas ( que comenzaron el 13 de noviembre) después de haber entrevistado testigos a puerta cerrada.

Casi una decena de testigos han apuntado durante la investigación que Trump sí ejerció presión sobre Ucrania para obtener información de Biden.

Se esperaba que el Comité Judicial terminara de esbozar los artículos (cargos) del ‘impeachment’ y presentara un informe, el cual se conoció el martes. El documento, de 300 páginas, resume una investigación de más de dos meses en torno a la “conducta inapropiada” del Presidente de Estados Unidos.

El mismo fue aprobado con 13 votos a favor y 9 en contra y recibió el visto bueno de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, al considerar que hay pruebas suficientes contra Trump para iniciar el juicio político.

Qué viene ahora
El Comité de Justicia de la Cámara de Representantes deberá redactar el documento planteando el ‘impeachment’ y aprobarlo, donde podría ser votado antes de que el 20 de diciembre el Legislativo suspenda su actividad por Navidad.

Este jueves, Pelosi anunció que el Congreso procederá con la acusación formal contra Trump por el escándalo de Ucrania. Toda la información que ha trascendido prueba que el Mandatario republicano abusó de su poder en beneficio propio.

La parte final del informe destaca que Trump habría cometido otra falta grave: el intento de obstruir la investigación que empezó a llevarse a cabo en su contra en el Congreso.

Lo que dice Trump
Donald Trump niega haber utilizado la ayuda militar estadounidense como moneda de cambio con Zelensky y ha insistido en que su llamada al líder de Ucrania fue ‘perfecta’.

Califica la investigación para el juicio político como una ‘cacería de brujas’ por parte de sus rivales los demócratas y algunos medios de comunicación.

Además, condenó el anuncio de los demócratas de que redactarán cargos para someterle a un proceso de destitución, y pidió que la Cámara Baja vote “rápido” sobre el tema para poder tener un ‘impeachment’ “justo” en el Senado, de mayoría republicana.

El Mandatario insistió en que el caso que ha motivado el proceso en su contra se basa en contactos “completamente apropiados” con el Gobierno ucraniano y opinó que la decisión de los demócratas sienta un mal precedente.

Precedentes del ‘impeachment’
Tres han sido los presidentes que han afrontado un juicio político y dos fueron absueltos: Andrew Johnson, en 1868; y Bill Clinton, entre 1998 y 1999; y Richard Nixon, quien renunció en 1974 al comenzar el proceso tras el escándalo del “Watergate”.

El único que dejó el cargo antes de terminar su segundo mandato fue el republicano Richard Nixon.

Por otra parte, solo dos presidentes, ambos demócratas, han sido sometidos a juicio político: Andrew Johnson, quien entró en la Casa Blanca tras el asesinato de Abraham Lincoln; y Bill Clinton. Pero ambos fueron eximidos de las acusaciones que se vertieron en su contra.

Clinton, el caso más controvertido de la edad moderna, ocurrió a raíz del escándalo sexual de la becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky en 1998, pero logró salir airoso con el voto a favor de su inocencia de 55 de los 100 senadores respecto al cargo por perjurio, y obtuvo un empate en el cargo presentado en su contra por obstrucción a la justicia.

El panorama del juicio político

  • Con la aprobación del informe que presentó el Comité Judicial de la Cámara Baja esta semana, se abre una nueva fase en el juicio político a Donald Trump, en la que los demócratas deberán formular acusaciones concretas contra el presidente a partir de ese documento.

  • Al decidir iniciar un proceso de ‘impeachment’ contra Trump, los demócratas (con mayoría en la Cámara de Representantes) se juegan el todo por el todo en un proceso que, de fracasar, podría causar un efecto ‘boomerang’ y en vez de derrocarlo, terminará por impulsarlo hacia su reelección en 2020.

  • Todo depende de que el tamaño del problema incida en la conciencia de los republicanos (con mayoría en el Senado), quienes deberán decidir si apoyarán o no a quien fue su candidato y ganador de la Presidencia en el 2017.

  • El juicio político sería posible solo si una veintena de senadores republicanos se cambian de bando y votan con los demócratas, algo que de momento parece poco probable, por lo que se estima que el proceso morirá en esa Cámara.

  • En último término, de lo que se trata es de ganarse el apoyo de la opinión pública, y esta no ha cambiado en relación al ‘impeachment’ desde que las investigaciones fueron lanzadas.

  • Un 50 % de los estadounidenses cree que el Presidente debe ser sometido a ese proceso y un 43 % se opone.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad