La mafia de la tierra que está quemando los cerros de Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

La mafia de la tierra que está quemando los cerros de Cali

Septiembre 09, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País 
Incendio en los Cristales

El registrado en el cerro Cristales el pasado fin de semana ha sido uno de los más críticos en la historia de esa zona verde. Para la conflagración se emplearon llantas y madera, con el fin de que el fuego se propagara más rápido por la montaña.

José L. Guzmán / El País

Que se presenten incendios forestales por la ignición espontánea del pasto es un fenómeno raro, que puede suceder en sitios donde la temperatura excede los 45 grados centígrados. En Cali eso es casi imposible. De hecho, en la ciudad las autoridades advierten que el 99 % de las conflagraciones que se registran en los cerros tienen como origen alguna intervención humana, que bien puede ser descuidada o tener una intención perversa.

El incendio del pasado viernes que durante más de once horas consumió 118 hectáreas del cerro de Cristo Rey no fue precisamente un accidente. Allí, en las faldas del monumento, las llamas se iniciaron hacia las 4:30 de la tarde, justo cuando los vientos se acentúan y el fuego puede reproducirse más sobre el pasto seco. Fueron tres hombres relativamente jóvenes los que, en ‘puntos ciegos’ y sin vigilancia de cámaras que los localizaran fácilmente, esperaron a que se acabaran los patrullajes de los guardabosques y la Policía y, aprovechando que las llantas y la madera son altamente inflamables, prendieron fuego a la montaña.

Este hecho se repitió un día después, sin tener mucho eco, en el ecoparque de La Bandera. Allí, según comentaron vecinos de la Comuna 18, un hombre que vestía camisa blanca y pantalón gris, se paseó con una antorcha en la tarde y creó varios focos de fuego sobre el césped, con los que quemó cuatro hectáreas del cerro.

Frente a esta realidad, el alcalde Maurice Armitage dio un ultimátum a las autoridades para que identifiquen y capturen a los responsables de la conflagración ocurrida en las faldas del cerro Cristales, donde está la escultura de Cristo Rey. “En 15 días tenemos que tener en la cárcel a las personas que nos causaron este lío. Esa es la orden”, puntualizó el Mandatario.


La generación de incendios es reiterada en la ladera de la ciudad y se ha convertido, según han detectado las autoridades, en el primer paso del entramado de las organizaciones que se dedican a la ocupación ilegal de terrenos baldíos.

Ardió Cristo Rey: las impresionantes fotos del gigantesco incendio en el oeste de Cali

Y es que dichas quemas sirven para adecuar o ‘limpiar’ el terreno y así no tener que quitar con azadón o machete el pasto o los arbustos que hay en la zona. “Así es que la gente lo adecúa para clavar estacas y delimitar con cintas o lazos los lotes, porque el interés es vender pequeñas porciones de tierra y crear grandes colonias, como ocurrió en Terrón Colorado, Siloé o Los Chorros”, señaló un miembro del CTI.

Entre tanto, un investigador de la Unidad de Reacción Inmediata contra las Invasiones que está a cargo de los casos de ocupaciones irregulares y conflagraciones dolosas, señaló que “detrás de estos incendios están los llamados ‘terreros’ o mafias de la tierra, que son estructuras dedicadas a las quemas sistemáticas y localizadas en los cerros. Ellos les están pagando a jóvenes para que inicien los incendios y después se puedan gestar las invasiones con gente a la que le venden terrenos para asentarse. Los organizadores, previo al incendio, tienen un diseño de las urbanizaciones, calculan el número de lotes que pueden sacar y hasta por dónde van a ir las vías”.

De hecho, esta semana fueron capturados diez ciudadanos venezolanos que estaban haciendo una vía ilegal en el ecoparque Cristo Rey, cerca al Arca de Noé. “Están aprovechándose de la situación de vulnerabilidad en la que están para que sirvan como mano de obra barata para cometer delitos y hacer construcciones ilegales”, dijo el funcionario.

Hernán Bonilla, quien fue presidente de Corpocerros y por más de veinte años denunció las quemas en las montañas de Cali y su invasión, coincidió en que estos casos son propiciados por “invasores profesionales, porque la gente pobre que llegaba y copaba un terrenito y empezaba a construir casas de tabla y cartón, dejó de existir. Ahora llega primero el profesional y después de apropiarse del terreno, quemarlo, lo lotea y ahí sí le vende a la gente que es incauta y paga $1,5 millones o $2 millones por un pedazo de tierra”.

El expresidente de Corpocerros señaló que actualmente en las invasiones que se alcanzan a forjar en los cerros se venden derechos de residencia por un número de años determinado en un predio. “Ahora la gente tiene que pagar un dinero para vivir en un sitio, pero no le escrituran ni son dueños de nada. Mientras las personas están allí y tengan el derecho de permanencia, lo protegen; los promotores dan ciertas opciones por si la gente quiere vender o salir de allí, pero nunca dicen que si alguien se vuelve en contra de ellos, lo pueden echar. Todo se hace de boca, no hay nada escrito”, afirmó Bonilla.

Los botines de los invasores, donde más se concentran los incendios forestales para ‘limpiar’ los terrenos, son los mismos desde hace años: zonas verdes en las comunas 1, 2 y 18, todas incrustadas en la ladera de la ciudad. Los sitios más codiciados son el ecoparque del río Aguacatal, Las Palmas, Altos de Normandía, el ecoparque Tres Cruces - Bataclán, el ecoparque del cerro de La Bandera, Altos de Menga y Menga.

Según la Unidad de Reacción Inmediata contra las Invasiones, desde febrero a la fecha se han judicializado 86 personas por los intentos de ocupación de estos espacios y se han registrado 100 denuncias. En buena parte de esos hechos se han presentado quemas de gran tamaño.
Sin embargo, de la denuncia o la captura de un sospechoso a que prospere una condena por el delito ambiental de prenderle fuego a un cerro, el trecho es largo.

Según explicó un fiscal de la Unidad Protección de los Recursos Naturales, en los últimos cinco años en Cali no se han presentado condenas por incendios forestales ocasionados.

Cabe recordar que los responsables de incendios, por ser un delito de peligro común, pueden verse sometidos a una pena de entre 32 a 180 meses de prisión, según lo establece el Código Penal en su artículo 350.

Por su parte, el secretario de Seguridad y Justicia, Andrés Villamizar, señaló que si bien se está atacando a los criminales que cometen delitos ambientales, también se está apuntando a través del concierto para delinquir, con el fin de lograr una mayor contundencia en la judicialización de las estructuras que cometen los incendios y las invasiones.

Villamizar hizo hincapié en que en las quemas de los cerros y las futuras invasiones “hay serios indicios de que hay intereses políticos, personas que están en época pre electoral prometiendo tierras para ganar apoyo popular y terminan pasando cosas como las que vimos en Cristo Rey. Esto pasa todo el tiempo y cuando no es campaña a la Alcaldía, es al Congreso”.

Los peores incendios de los últimos años en Cali
¿Pirómanos están vinculados con los incendios?

Los pirómanos sufren un trastorno del control de los impulsos que los lleva a una conducta reiterada de provocar incendios, debido a una atracción desmedida hacia el fuego.

De acuerdo con el psiquiatra Rafael Montagut “el pirómano es consciente de que quemar las cosas está mal, pero por encima de esa conciencia se impone el placer que siente por el fuego y no da importancia a los daños que pueda causar”.

El especialista explicó que “es posible que haya incendios forestales que sean causados por pirómanos, pero eso es algo que solo puede determinarse con un análisis siquiátrico. Sin embargo estos casos son muy raros, pues ese es un trastorno que solo se presenta en el 1 % de las personas”.

En Cali las autoridades han descartado que detrás de los incendios haya pirómanos y han descargado la culpa en orígenes criminales.

Otras causas de incendios

Entre las causas que también rondan los incendios forestales se incluyen las quemas que los campesinos hacen para las siembras o porque quienes tienen ganado queman el pasto seco para que renazca prado nuevo. En muchas ocasiones esto se puede salir de control, según indicó la Secretaría de Gestión del Riesgo.

De otra parte, afirmaron residentes de la ladera, quienes tienen terrenos en los cerros que están siendo invadidos, proceden a generar focos de fuego para disuadir a quienes intentan asentarse en sus predios.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad