La boda de Vives y Margarita Rosa hace 30 años en Cali que dejó desmayados y heridos

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

La boda de Vives y Margarita Rosa hace 30 años en Cali que dejó desmayados y heridos

Agosto 22, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Boda de Carlos Vives y Margarita Rosa

Se tuvo que solicitar refuerzos de seguridad para controlar la turba que amenazaba con ingresar a la iglesia para ver la boda.

Archivo El País

Con un gran titular, ‘Margarita casi no se casa’ y el llamado ‘El tumulto le impedía llegar al templo’, El País en la sección de Gentes y Eventos publicó, el lunes 22 de agosto de 1988, una crónica de tres páginas sobre el matrimonio entre los actores Margarita Rosa De Francisco y Carlos Alberto Vives.

‘La boda del año’, contó la periodista Gloria Chaparro Soto en su artículo, fue así: “El protocolo y los actos litúrgicos fueron atrasados por el fanatismo y el cariño de una muchedumbre que se agolpó en las calles adyacentes y la plazoleta de La Merced, y casi impide la celebración del acto más esperado por los colombianos”, el enlace entre ‘La Niña Mencha’ y ‘El Gallito Ramírez’, como se dieron a conocer en la novela en la que el romance de ficción se volvió real.

Boda de Carlos Vives y Margarita Rosa

Gritos, sirenas de carros de bomberos, desmayados, heridos, niños perdidos, árboles caídos y vendedores haciendo su agosto con las fotografías de los novios, eran el panorama a las 3:30 p.m., cuando los invitados llegaron. Cuatro oficiales y cinco suboficiales del Ejército trataron de contener a la turba que tiró las vallas al piso. “El día de mi matrimonio pareció más un estado de emergencia municipal”, recordaría años después la actriz.

El sacerdote José Manuel Díaz Cerón esperaba en la capilla adornada por margaritas blancas y eucaliptos a que la novia hiciera su ingreso, mientras llegaban estrellas de televisión, como Pilar Castaño, con un traje de fondo blanco y flores negras; Amparo Grisales, la vedette de la ceremonia con vestido blanco de minifalda y strapless, reloj de brillantes y blazer beige, y Fanny Mikey con un vestido rosa.

El novio, cansado de tanto flash y empujones, les sacó la lengua a todos. “El cariño de la gente es tan grande o quizá mayor, porque ha deseado este matrimonio por mucho tiempo”, dijo, no dejaba de gritar que estaba feliz y al final esperó en el altar a la novia, guitarra en mano.

Boda de Carlos Vives y Margarita Rosa

A las 4:45 p.m. los gritos de la multitud se hicieron más fuertes ante la llegada de la novia en un Mercedes Benz, escoltada por seis policías y del brazo de su padre, Gerardo De Francisco, quien mantuvo la calma. No ocurrió igual con Mercedes Baquero De Francisco, madre de la exreina, quien dijo: “Que no se case hoy, que suspenda el matrimonio o esperamos que haya refuerzos de Policía”, y entró a la iglesia llorando y escoltada por uniformados. La novia llegó con la trenza y el ramo desbaratados al altar y su vestido, estilo años 30, beige y con velo de tul, cedió ante los empujones y quedó en el strapless.

El conjunto del Zaguán del Viejo Conde —donde cantaba el papá de la novia—tocó, y los novios se besaron cuando sonó ‘Es hermosa la vida si hay amor’. El padre de la novia entonó ‘Enamorada’, el novio lloró. Ana María Dávila Fernández De Soto, la dama de honor, entregó los anillos.

En la fiesta en el Club Colombia, el novio cantó vallenatos hasta el amanecer. Los novios interpretaron la balada argentina ‘Quiero vivir contigo’, y con Luis Fernando Ardila, ‘El Papi Juliao’ en Gallito Ramírez, el tema de la telenovela que fue su amor, pero sin final rosa: se separaron a los dos años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad