La agenda que deberá impulsar la primera mujer vicepresidenta de Colombia

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

La agenda que deberá impulsar la primera mujer vicepresidenta de Colombia

Julio 17, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País 
Marta lucía ramírez

Marta Lucía Ramírez

Colprensa / El País

Marta Lucía Ramírez está llamada a marcar la historia política del país no solo por ser la primera mujer elegida como Vicepresidenta de Colombia, sino por los temas que va a tener a su cargo durante los próximos cuatro años.

Ella se reconoce como una mujer “hiperactiva. Enfocada en múltiples temas que son definitivos para Colombia. Soy una mujer que tiene una gran capacidad de trabajo, a mí definitivamente no me interesan ni los honores ni los rótulos ni ser adorno en ningún lugar”.

Antes de la elección aseguró que sus desafíos son la economía, la competitividad, el fortalecimiento institucional, la educación y sacar adelante la agenda pendiente de la mujer en la sociedad colombiana.

Juan Carlos Gómez, experto en política de la Universidad de La Sabana, dice que Ramírez tiene una experiencia muy significativa. “En su paso por la administración de Álvaro Uribe ella lideró el proceso de implementación de seguridad democrática” y seguramente ese será un tema que reclame desde la Vicepresidencia.

Lea también: Duque y Ramírez recibieron credenciales como Presidente y Vicepresidenta

Precisamente por eso, Vicente Torrijos, profesor Emérito de la Universidad del Rosario, asegura que la Vicepresidenta electa, “lejos de ser una figura pasiva o decorativa como la de Francisco Santos en el gobierno Uribe o la de Angelino Garzón en el primer gobierno de Santos o de tener un perfil específico como el que tiene en la actualidad el general Óscar Naranjo, ella va a ser un modelo polivalente”.

Marta Lucía Ramírez —a su juicio— será una vicepresidenta con alto grado de experticia en varios temas: en política internacional tiene un perfil muy interesante; va a influir en el diseño de la seguridad y la defensa porque ya lo hizo como Ministra y en materia de comercio exterior sabrá orientar porque también ocupó esa dignidad.

Además, en el Ministerio de Transporte suena Ángela Orozco, una mujer que es muy cercana a la vicepresidenta electa, lo que la permite ver como “una ‘vice’ con mucho músculo”.

Torrijos explica que Ramírez no llegó al cargo por cuenta de un llamado ad hoc como ocurrió en el caso de Horacio Serpa, quien en su candidatura postuló como su fórmula vicepresidencial al exmagistrado José Gregorio Hernández, que no tenía ningún engranaje político-electoral.

“Ella está en el cargo como parte de una negociación, de un proceso electoral que conduce a una gran coalición, tenía votos propios y eso marcó diferencia. Su clave es la fuerza electoral. Entonces por naturaleza ella reclama y merece una cuota de poder tangible muy alta y eso se va a traducir en ministerios, embajadas y cargos de alto gobierno”.

Katherine González, estratega política y docente de la Universidad Externado de Colombia, asegura que en los nombramientos que ha hecho el presidente Iván Duque ya se ve “la mano de Marta Lucía, pero no solo de ella. También se ve un peso fuerte del Partido Conservador en lo que será el nuevo gobierno”.

Sostiene que no se trata de que la vicepresidenta “pelee o exija cargos”, lo que ocurre es que su experiencia pesará para las decisiones que tome el Presidente. Recuerda que Marta Lucía Ramírez fue la primera mujer en llegar al Ministerio de Defensa y considera que ese será su fuerte en los próximos cuatro años, además porque es una mujer de carácter.
Coincide con Torrijos en que el papel electoral de la ‘vice’ durante campaña tuvo gran peso y arrastró el sector conservador.

¿Representación femenina?

Tan pronto fue elegida, Marta Lucía Ramírez escribió en su Twitter: “Muy orgullosa de llevar la voz de 26 millones de mujeres colombianas. Tengo una responsabilidad de representarlas dignamente y, a pesar de que no todas pensemos igual, sé que todas debemos tener iguales oportunidades y lucharé porque así sea”.

Sin embargo, las respuestas a ese comentario fueron, en su mayoría, negativos. Decenas de mujeres expresaron que no se sienten identificadas con la nueva vicepresidenta.

Al respecto, el politólogo Vicente Torrijos sostuvo que para él, es “absolutamente irrelevante ese tema. Marta Lucía no tiene antecedentes feministas, ni en agitación de género, ni en activismo de ese tipo. Ni lo tiene ni le conviene. Parto de la base que ella no se va a meter en ese tipo de problemas, va a demostrar gestión de poder y resultados”.

Mientras que Katherine González, expresó que ese es un tema complejo por la actualidad que se vive en el país, donde ahora las mujeres tienen unos planteamientos más progresistas, pero Colombia sigue manteniendo una amplia posición de mujeres que “comulgan” con los lineamientos conservadores.

“Marta Lucía se va a mover en otro tipo de espacios. Además, ella no tiene que demostrar por ser mujer sino por el cargo que va a ocupar. Ya quedó un nivel alto con el trabajo que hizo el general Naranjo y Vargas Lleras y seguramente ella no se va a quedar atrás”, dijo González.

Tenga en cuenta

Marta Lucía Ramírez ha sido ministra de Comercio Exterior entre 1998 y 2002, en el gobierno de Andrés Pastrana. Y embajadora de Colombia en Francia entre febrero y julio de 2002.

Entre 2002 y 2003 ocupó el cargo de Ministra de Defensa Nacional, durante el primer gobierno de Álvaro Uribe.

Entre el 2006 y 2009 fue senadora de la República por el Partido de La U, entre otros cargos en organizaciones privadas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad