Investigan a funcionarios de Emcali por presuntos cobros irregulares a ciudadanos

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Investigan a funcionarios de Emcali por presuntos cobros irregulares a ciudadanos

Mayo 30, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Obras Emcali

Este es el predio en construcción, en el barrio El Caney, hasta donde llegaron los funcionarios de Emcali que están involucrados en el presunto delito de concusión. La denuncia ya fue hecha ante La Fiscalía.

Redacción de El País

Un trabajador oficial de Emcali con más de 30 años de servicio, un contratista y un aprendiz de esta compañía, le habrían solicitado a una mujer $200.000 para no denunciar una presunta conexión irregular en el servicio de acueducto y energía en una edificación que se encuentra en construcción.

El caso fue dado a conocer por la misma mujer y uno de los asesores del equipo jurídico de la Empresa de Servicios Públicos de Cali.

Los hechos se presentaron el pasado 18 de mayo en el barrio El Caney, hasta donde los funcionarios de Emcali implicados llegaron con evidencias fotográficas del supuesto fraude.

Los hechos

Según explicó la denunciante, la situación se presentó luego de que conectara una manguera y un cable de energía desde el predio adjunto con autorización de su vecina con el fin de tener servicios para desarrollar la obra.

“Ese día un empleado de Emcali, que se identificó como Walter Zambrano (nombre que fue suplantado), llegó hasta la obra y me dijo que yo estaba cometiendo un delito. Luego manifestó que me quería colaborar y para no denunciarme me pidió inicialmente $100.000”, explicó la habitante del barrio El Caney implicada en los hechos y que prefirió omitir su nombre.

La mujer agregó que el trabajador de Emcali le dijo: “que si le pagaba a él la suma requerida le evitaría una multa de $5 millones a la vecina que le estaba suministrando los servicios públicos”.

Lea también: 'Celsia podría operar el alumbrado público de Cali'.

Por su parte, la dueña del predio colindante, la cual le brindó agua y energía a la obra, manifestó que desconocía que estaba cometiendo un fraude, “esto por facilitarle a la señora de al lado que se conectara a mi vivienda mientras terminaba su edificación”.

Agregó, que de hecho, hicieron un acuerdo económico. “Pero ella prácticamente no alcanzó a utilizar agua ni energía porque la construcción apenas estaba comenzando. Además, yo nunca dejé de pagar los servicios públicos”.

Así fueron descubiertos

El funcionario de Emcali implicado en las denuncias volvió en repetidas ocasiones para cobrar la dádiva, sin embargo, la dueña de la obra, alertó sobre lo sucedido a Emcali y le tendió una “trampa” para dejarlo en evidencia.

“Le dije que viniera el lunes en la mañana a la obra, que allí estaría con mi maestro de construcción para entregarle el dinero. Efectivamente el empleado de Emcali llegó, pero como no le dejé la plata acordada, me llamó y me dijo que le estaba haciendo perder el tiempo y desde ese entonces me empezó a pedir $200.000. Además se unieron a la pretensión económica otros dos funcionarios”, narró.

Ante esa situación la mujer volvió a citar ese mismo día en horas tarde, pero lo que no sabía el implicado es que asistiría, de encubierto, personal del Departamento de Seguridad de Emcali.

"Estas personas quieren hacer uso de la ingnoracia de los demás para sacar provecho económico. Quien sabe cuantos más los habrán sobornado",
Víctima del presunto delito de concusión.

“Sin embargo, ellos no alcanzaron a llegar y tuve que inventar más excusas y decirle al señor que volviera al día siguiente”, puntualizó.

Finalmente la reunión entre la mujer y los tres trabajadores de Emcali se dio el martes 22 de mayo. Además, asistieron encubiertos -como empleados de la obra- un asesor jurídico externo y nueve miembros del Departamento de Seguridad de las Empresas Públicas de Cali.

“Al tal Walter (nombre suplantado), le brindé una gaseosa y antes de entregarle el dinero se ofreció a conectarme al poste de energía directamente. Y eso sí que es un fraude”, dijo la mujer.

Justo en el momento en que la denunciante iba a desembolsar los $200.000 salieron al paso el asesor jurídico y los demás empleados de Emcali que hacían parte del operativo.

Gustavo Adolfo Martínez, abogado externo de Emcali y quien estaba presente en el lugar explicó lo sucedido: “Cuando llegué al sitio de los hechos veo que el señor -el funcionario de Emcali- estaba dialogando con la mujer que denunció el caso, inmediatamente le pregunto si le estaba pidiendo dinero y me confirmó que sí y que además le iba a realizar la conexión de energía desde el poste. Lo anterior se materializó como un delito de concusión”, aseguró Martínez.

Inmediatamente el abogado le pidió al guardia de seguridad de Emcali que realizara la captura de los acusados mientras llegaba la Policía, y posteriormente estos fueron trasladados a una estación.

“Sin embargo, hubo una falla -en el procedimiento- porque les dije a los uniformados que les leyeran sus derechos como capturados de manera inmediata y esto no se hizo a pesar de que así lo estipula la ley. Tal vez fue por la falta de conocimiento de los policías en este tipo de delitos”, aseveró Martínez.

El abogado agregó que el fiscal de turno le manifestó a uno de los policías que en dicha situación no se configuró una situación de flagrancia.

“Intenté comunicarme con el fiscal para explicarle que sí fue así porque este delito ocurre en el momento de los hechos o minutos después de los mismos”, señaló el abogado.

De esta manera, los trabajadores de Emcali involucrados en la denuncia quedaron en libertad y rechazaron lo sucedido.

“Me enteré de que alegaban lo contrario, es decir, que la señora era la que les estaba ofreciendo dinero para que no hicieran el reporte de la conexión, pero que ellos no lo iban a aceptar. No obstante, en mi experiencia y sometiendo las dos versiones, no veo el por qué. Si ella era la gestora del acto de corrupción no hubiera dado a conocer esta situación”, concluyó Martínez.

Lo que dice Emcali

Este presunto caso de concusión se denunció ante la Fiscalía y se espera que a finales de esta semana al proceso se le asigne un fiscal especializado en la Unidad de Delitos Contra la Administración Pública.

“Sin embargo, hasta que no haya un fallo judicial no habrá un pronunciamiento oficial de Emcali. En el caso de que se comprueben los hechos, se tomarán las acciones respectivas que pueden ir desde suspensión del cargo hasta la expulsión de la empresa”, afirmó Francisco Grueso, director de Gestión Operativa de Acueducto de Emcali.

Asimismo, informó que ese el primer caso de esa índole que se presenta en la entidad en lo que va corrido de este año.

El presunto delito

La concusión es un delito cuya pena mínima es de 96 meses de cárcel (8 años) y ocurre cuando un funcionario público en uso de su cargo, exige o hace pagar a una persona una contribución económica por algo.

Emcali informó que por estos hechos, durante el 2018 no ha recibido denuncias por parte de ciudadanos hacia trabajadores.

Según cifras de la Unidad de Acueducto de la empresa, durante este año se han reportado 590 fraudes en esta área y se han recuperado 70.287 metros cúbicos de facturación del servicio de agua, que equivalen a $426 millones.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad