Este es el nuevo distribuidor de la Licorera del Valle

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Este es el nuevo distribuidor de la Licorera del Valle

Septiembre 26, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Licorera del Valle

La ILV invirtió $1500 millones para ejecutar directamente el proceso de estampillado del licor, el cual busca evitar la adulteración del producto. La gobernadora Dilian Francisca Toro visitó la planta.

Giancarlo Manzano / El País

La próxima semana se firmará el nuevo contrato de distribución de los productos de la Industria de Licores del Valle (ILV).

A la convocatoria abierta que hizo la empresa se presentó solo un proponente, el cual - a juicio de la evaluación de la compañía-, cumplió con los requisitos exigidos. Por eso, el contrato de comercialización fue adjudicado a la Sociedad Futura Disblanco SAS.

Este consorcio está integrado por las empresas TM y Casautos S.A. La primera es una firma de comercio al por mayor de bebidas y tabaco constituida en 1988 en Manizales. La segunda, tiene como principal actividad el comercio de vehículos, también constituida en la capital de Caldas, según consta en el documento de evaluación de la convocatoria.

Lea también: Alistan plan de salvamento y nuevo distribuidor en la ILV

Según certificaron estas compañías, cuando se presentaron a la convocatoria, han tenido experiencia en la distribución de licores con la Industria de Licores de Caldas. Entre 2013 y 2017 comercializaron 6 millones de unidades de esa empresa y aseguraron que tienen más de 1000 clientes atendidos en el canal tienda a tienda.

La gobernadora Dilian Francisca Toro destacó que para la contratación del nuevo distribuidor se implementaron requisitos más estrictos para evitar posibles incumplimientos, como ha sucedido en el pasado.

“Además se acordó que por cada botella el distribuidor destinará $2000  para mercadeo, pero esta publicidad debe hacerse bajo un acuerdo con la Licorera”.

Agregó que lo que se conoce hasta ahora de las empresas que hacen parte de Disblanco es que “son serios y tienen una cadena de distribución organizada. Ellos ya compraron 1.200.000 botellas por resolución porque aún no se ha firmado el contrato”, afirmó la Mandataria.

Al respecto el gerente de la Industria de Licores del Valle, José Moreno Barco, dijo que este año la meta de ventas de aguardiente y el ron del departamento está entre 7,5 millones de unidades y 8,2 millones.

El contrato con el nuevo comercializador se firmará por cinco años y según las expectativas de la ILV, en el primer año se colocarían en el Valle del Cauca 7.498.000 unidades y en el segundo, 8.772.000 botellas. Para el tercer año serían 9.129.000 unidades y crecería a 9.629.000 en el cuarto.

La Licorera estima que recibiría ingresos, con esas condiciones, de entre $73.765 millones en el primer año y $97.258 millones para el quinto.

Víctor Manuel Escobar, miembro del sindicato de trabajadores de la ILV, dijo que hay buenas expectativas frente al nuevo distribuidor y que hay que darle tiempo para que empiece a trabajar y hacer un balance de los resultados, pues apenas están conociendo sus capacidades.

Sobre el anterior distribuidor (Consorcio Suprema), el gerente Moreno Barco dijo que en este momento se avanza en el proceso de liquidación del contrato. “Estamos respondiendo un recurso que se presentó en la liquidación y creemos que pronto quedará en firme. También se están definiendo si hay saldos o compromisos pendientes”, destacó.

El Consorcio Suprema tenía la distribución de los licores del Valle, pero incumplió las metas y por ello se le informó de la terminación del contrato a inicio de este año.

Según el balance presentado por la ILV en la Asamblea del Valle, entre 2012 y 2017 se presupuestó la venta de 64.169.808 botellas, se vendieron 40.707.696, quedando una diferencia de 23.462.112, cumpliéndose apenas el 63% de las ventas, lo que originó millonarias pérdidas a la licorera.

El Valle del Cauca seguirá con un solo distribuidor de sus licores, aunque algunos diputados han propuesto que se contraten varias empresas para realizar esa tarea.

Estampilla

La ILV empezó esta semana a estampillar directamente los productos de la empresa con el fin de evitar la adulteración del producto.

Hasta el 31 de octubre tienen los comercializadores para rotar el inventario y cambiar las botellas viejas por actuales estampilladas.

A partir del 1 de noviembre todos los productos deben estar estampillados o serán decomisados.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad