Estas son las iniciativas ciudadanas que le están cambiando la cara a barrios de Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Estas son las iniciativas ciudadanas que le están cambiando la cara a barrios de Cali

Mayo 20, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Barrios Oriente premio Engaged Cities

El separador vial de la Carrera 39, entre la Avenida Ciudad de Cali hasta la Calle 48, solía ser una escombrera y una zona de conflicto entre vecinos. Luego de una intervención se transformó en un espacio de convergencia entre residentes del Oriente.

Oswaldo Páez / El País

Las noticias positivas en Cali son pocas. Pero las hay. Por eso el anuncio de que la ciudad se ganara el premio Engaged Cities convulsionó a líderes y residentes de barrios del Oriente y la ladera y cuatro corregimientos de la ciudad, donde las mesas de cultura ciudadana para la paz han hecho carrera desde hace dos años.

Dicho galardón, que otorga al ganador 70.000 dólares, se entrega anualmente a las ciudades que aprovechan la sabiduría, los talentos y la energía de los miembros de la comunidad para resolver problemas.

Con las mesas de cultura ciudadana para la paz se ha impactado, entre el 2016 y 2017, a más de 15.000 personas y se han realizado 200 iniciativas comunitarias como clases de baile para jóvenes, exposiciones fotográficas, festivales de cometas y recuperación de varios espacios públicos que antes estaban siendo usados para el consumo de alucinógenos. Este proyecto se lleva a cabo en las comunas 1, 3, 6, 7, 13, 14, 15, 16, 18, 20 y 21, además de los corregimientos Pance, Los Andes, Pichindé y La Leonera.

Lea también: 'Cali fue ganadora de premio internacional que resalta el trabajo comunitario'.

“Este premio pone a Cali en el mapa de las ciudades más creativas en términos de resolución de conflictos. Estas estrategias ponen a la gente a dialogar en lugar de discutir y entabla relaciones entre personas que, aunque están en el mismo barrio o cuadra, jamás habían hablado o siquiera sabían el nombre del vecino; este es un reconocimiento a lo ejemplar de la cultura ciudadana caleña”, dijo Felipe Botero, subsecretario de Derechos Humanos y Construcción de Paz.

Hoy, a las 9:30 de la mañana, el alcalde Maurice Armitage entregará en la plazoleta del CAM el premio Engaged Cities a los miembros de las 15 mesas de cultura ciudadana para la paz.

Los Engaged Cities Awards recibieron más de 100 solicitudes de ciudades en América y Europa. Las ganadoras fueron Bolonia, en Italia; Tulsa, en Oklahoma, Estados Unidos; y Cali, Colombia.

Un pitazo para cambiar el Oriente

Cuesta creer que un pito de árbitro de fútbol genere un cambio tangible en la comuna donde en los últimos años han muerto violentamente 302 personas. Eso dice Magnolia Bedoya, integrante de la mesa de cultura ciudadana para la paz de la Comuna 15, quien dos años después de empezar a repartir un silbato por cada casa de los ocho barrios y 20 asentamientos que hay en ese sector del Oriente de Cali, aún no es consciente de cómo con un soplo sonoro se logró eliminar una barrera invisible y crear una cultura de limpieza entre los vecinos.

“El separador de la Carrera 39 era una escombrera similar a la que hay en la Carrera 50, los carretilleros y los vecinos tiraban no solo materiales de construcción sino la basura de las casas y eso generaba muchos problemas de convivencia y riñas. Ese sitio era una barrera para la integración de la gente de El Vallado y El Retiro, no se podía pasar de un lado al otro porque al que lo hiciera le disparaban, allí hubo muchos muertos”, comenta.

Cansados de la intolerancia y la falta de convivencia, líderes de los barrios que componen esta comuna se unieron para fomentar un mejor ambiente en el sector. Una de sus estrategias fue, durante dos meses, hacer una limpieza total del separador vial de la Carrera 39, labor de la que sacaron 35 volquetas llenas de escombros que solían ocupar el lugar; sembraron árboles y plantas ornamentales y pintaron con azul, rojo, verde, amarillo y blanco varias llantas y ladrillos que hoy sirven como materas. Entonces, el pito surge como la clave para que el esfuerzo no se perdiera.

“Aquí empezamos a entregar un pito a cada casa, de forma tal que cuando una persona deposite escombros o basura sobre la Carrera 39, la gente le pita. Cuando uno pita, pitan todos los de la cuadra y esa bulla que se forma logra que la gente se lleve sus residuos y no impacte.
Parece increíble, pero ha funcionado y hoy la gente reconoce ese espacio como propio y no deja que nadie lo dañe”, explica Magnolia.

Como el exceso de ruido en las fiestas que se hacían en las casas también disparaba las riñas y los problemas entre vecinos, se empezaron a repartir calcomanías en las casas que demostraran ser respetuosas con el volumen y se les reconoció como ‘Buenos vecinos’.

“Enseñarle a la gente a que recoja escombros, que no saque la basura el día que no la recogen o que escuche música a un volumen moderado, no han sido tareas fáciles pero poco a poco hemos reducido los conflictos y la gente está motivada para lograr quedarse con uno de los stickers, porque eso genera estatus dentro del barrio”, dice Magnolia.

Para Juan Carlos Tenorio, coordinador del programa de Mesas Ciudadanas para la Paz, este modelo “es una experiencia muy grata de mutua regulación con la que se logró un impacto muy relevante en una zona en la que las transformaciones son difíciles. La comunidad está empoderada y esto ha ayudado a generar mejores niveles de convivencia”.

Fotos para no olvidar el corazón
Memoria fotográfica centro Cali Bulevar

La Comuna 3 ideó como estrategia hacer una exposición fotográfica para recuperar la memoria histórica del corazón de Cali.

Archivo de El País

Cuando las cosas no se conocen es poco probable que se valoren o se cuiden. Quizás eso es lo que pasa en el centro de Cali, donde por años la gente olvidó que entre las calles 5 y 13 y las carreras 1 y 15 reposa la historia de la ciudad.

Por eso, para crear conciencia entre los residentes de los quince barrios del centro, la mesa de cultura ciudadana para la paz de la Comuna 3 ideó como estrategia hacer una exposición fotográfica para recuperar la memoria histórica del corazón de Cali.

Explica Gonzalo Ortiz, líder de dicha mesa de cultura ciudadana, que para crear consciencia de la relevancia de este sector a los moradores de la zona, al resto de los caleños y turistas, fue necesario tomar diez fotos de cada barrio y mezclarlas con fotos del Cali Viejo.

“Con este ejercicio la gente empezó a reconocer en sus barrios cosas que ni siquiera sabía que existían y eso les ha llevado a cuidar más las calles, los parques. Hoy la exposición está en la iglesia de San Pascual, en junio va para Navarro - La Chanca (detrás de Los Libertadores) y en julio la exposición va a estar en el barrio San Pedro. Es algo que todo caleño debe ver para conocer la ciudad”, dice Ortiz, quien nació en Buenaventura pero ha vivido en San Cayetano 40 de sus 59 años.

Las fotos han sido solo el inicio de la recuperación del centro, pues de la mano de las impresiones vinieron otras actividades que sirvieron para recuperar espacios públicos que tienen problemas de convivencia, como el Parque de los Estudiantes o las calles del barrio El Peñón, donde los comerciantes y residentes vivían en conflicto por la ocupación de los andenes y las vías por cuenta del mal parqueo.

Juan Carlos López, presidente de la JAC de El Peñón, señaló que la señalización de zonas de parqueo regulado que inicia esta semana en las calles del barrio “es una muestra de que se puede llegar a un acuerdo para mejorar el entorno y tener una sana convivencia basada, sobre todo, en el respeto”.

Un cerro para reivindicar la ladera
Cerro La Bandera

Durante años el cerro de La Bandera, ese pulmón situado en el oeste de Cali, ha sido el santo grial de los invasores.

Archivo de El País

Durante años el cerro de La Bandera, ese pulmón situado en el oeste de Cali, ha sido el santo grial de los invasores. Este año durante la temporada electoral, de hecho, allí se evitaron más de cinco intentos de ocupación ilegal de más de 800 personas que no lograron hacerse con una porción de tierra.

Conscientes de esta problemática y de los problemas de inseguridad y microtráfico que hay en la Comuna 18, los líderes de la mesa de cultura ciudadana para la paz de ese sector empezaron a convocar a artistas y grupos culturales de la zona y del corregimiento La Buitrera para empezar a cambiarle la cara a la ladera. Fue así como se empezaron a gestar eventos como el festival de la cometa del cerro El Morro, en Alto Meléndez; o la ‘Fiesta del Viento’, que sirve para rescatar juegos y valores tradicionales como hacer manualidades o armar artefactos de forma artesanal, algo que se está perdiendo entre las nuevas generaciones con el uso excesivo de la tecnología.

“También hacemos la caminata andina, que este año cumple la quinta versión y consiste en hacer un recorrido por el cerro de La Bandera y hacer un compartir con la comunidad para generar lazos de convivencia.
Se están sembrando plantas de forma tal que creen figuras geométricas para que la gente sienta que entra a una alameda, es un laboratorio artístico para motivar a la gente para que se inspire a crear cosas y se apropie de este patrimonio natural”, comenta Norbey Güende, un caucano que llegó en 1984 a la Comuna 18 y lidera iniciativas colaborativas para transformar el territorio.

No obstante, señala Norbey, una de las iniciativas que ha cambiado la Comuna 18 en los últimos dos años ha sido la conformación de grupos de jóvenes que antes estaban desocupados en las esquinas y ahora dedican sus tardes a bailar salsa y a hacer murales en Las Minas. “A los jóvenes se les ha abierto el mundo, saben que hay muchas opciones y que pueden trascender para brindarle cosas a la ciudad”, dice.

Las mesas de cultura ciudadana para la paz llevan dos años y cinco meses funcionando. Se inspiraron en una cartilla de convivencia realizada en 2015, en los Territorios de Inclusión y Oportunidades, TIOS.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad