Estas son las costosas amenazas que pueden frenar al MÍO

Escuchar este artículo

Estas son las costosas amenazas que pueden frenar al MÍO

Junio 24, 2018 - 07:55 a. m. Por:
Redacción de El País
MÍO Troncal Aguablanca

La troncal de Aguablanca es uno de los principales corredores del MÍO. La semana que pasó Metrocali perdió un tribunal de arbitramento por $27.509 millones con el contratista de esta obra por supuestos sobrecostos en la construcción. El ente gestor del masivo pidió revisar esta decisión.

Archivo de El País

Para Cali sería más rentable volver a construir un nuevo sistema de transporte masivo que responder económicamente por las 217 demandas y los cinco tribunales de arbitramento que actualmente afronta el MÍO.

Y es que, según cálculos gruesos, las pretensiones económicas por estos pleitos podrían ascender a los $700.000 millones.

Estas amenazas contra el ente gestor del MÍO son una realidad. Tan solo hace dos semanas Metrocali perdió un tribunal de arbitramento por $27.509 millones con el contratista que hizo la troncal de Aguablanca, decisión que pedirá ser revisada por parte de la Oficina de Defensa Judicial de Metrocali.

Sin embargo, el proceso que más inquieta es el tribunal de arbitramento que afronta actualmente Metrocali y el operador GIT Masivo, el cual tendrá un laudo (fallo) definitivo el próximo 4 de septiembre a la 11:00 de la mañana.

En ese proceso GIT reclama un poco más de $229.000 millones, argumentando incumplimientos por falta de ajuste a la tarifa del MÍO y entrega de infraestructura, entre otros.

Lea también: 'Estos son los trazados de los nuevos bicicarriles que tendrá Cali'.

Para el abogado Marino Ospina, que representa a 1850 comerciantes, en un acción de grupo que interpuso ante el ente gestor del MÍO, un alto porcentaje de las demandas que afronta el masivo se deben a la falta de planeación de las obras. “En nuestro caso hay comerciantes que tenían un local en los nuevos corredores del MÍO y las obras que inicialmente se proyectaron por un periodo de tiempo se prolongaron mucho más”.

En este caso, la Alcaldía y Metrocali deberán desembolsar, al menos, $10.000 millones por los perjuicios que generaron estas demoras.
De manera similar piensa el concejal Carlos Andrés Arias, a quien le preocupa que varias de las obras del MÍO carecen de una planeación eficiente, lo que a futuro generará demoras, sobrecostos y, a su vez, demandas por parte de los contratistas.

“Mi análisis es que hoy el negocio del manejo de la infraestructura no está en la ejecución. El negocio está en que la obra no se pueda ejecutar y por ende el contratista demanda a la entidad y le tienen que pagar todos los perjuicios. Se esperan cuatro o cinco años sin haber movido una piedra, pero sí mueven los abogados. Este es el nuevo negocio, no es la ejecución sino las demandas”, asevera.

El cabildante añadió que también se le ha cuestionado a Metrocali que el contratista, además de la obra, tiene que realizar los diseños de la misma.
“Entonces el contratista no tiene en cuenta aspectos como las redes de alcantarillado para poder decir después que se quedó corto y allí vienen las acciones legales”, complementa.

En relación con las pretensiones de GIT Masivo, el cabildante sostiene que Metrocali no tiene con qué pagar esos $229.000 millones en caso de perder el tribunal de arbitramento.

Para el también concejal Fernando Tamayo, un porcentaje alto de estas demandas se podría evitar con una buena planificación de los proyectos.
“El actual gerente de Metrocali, Nicolás Orejuela, ha querido corregir esta situación, pero el problema viene de presidencias anteriores y se ha escuchado que habían nexos entre los supervisores, los interventores y las empresas que realizaban los proyectos. En resumen, la manera de evitar demandas es la buena planificación”, afirma.

Lea también: 'El lío judicial que le costaría más de $12 mil millones a Metrocali'.

Altas pretensiones

Para algunos juristas, las grandes demandas económicas que afronta Metrocali no se están librando en la justicia ordinaria sino en los tribunales de arbitramento, a los cuales se llegó porque en pasadas administraciones se dejaron cláusulas en los contratos de obras y concesiones que, de una u otra manera, obligaban acogerse a estos escenarios para dirimir los desacuerdos futuros.

Según el ente gestor del MÍO, desde marzo del año pasado los nuevos contratos no cuentan con estas cláusulas.

En resumen, actualmente Metrocali afronta cinco tribunales de arbitramento, dos interpuestos por los operadores GIT Masivo y Blanco y Negro Masivo. Este último ya suscribió un acuerdo.

Los otros tres tribunales restantes son convocados por contratistas de obras del masivo. Todas las pretensiones alcanzan los $672.000 millones.

“En este momento Blanco y Negro suscribió un acuerdo. En el caso de GIT Masivo, el tribunal está en su última etapa y emitirá su conclusión final el próximo mes de septiembre. Pero esperamos que antes se llegue a una conciliación”, señaló la jefe de Defensa Judicial de Metrocali, Carolina Cardona.

En relación con el laudo (fallo) del tribunal de arbitramento de esta semana, que salió a favor del Consorcio CC y que asciende a $27.509 millones, por sobrecostos y perjuicios en la construcción de la troncal de oriente del MÍO, la Oficina Jurídica de Metrocali aclaró que el contrato data del año 2009.

“Pero frente a esa situación ya solicitamos la aclaración y corrección y vamos a presentar un recurso de anulación”, precisa Cardona.

De igual manera, recientemente, el 31 de mayo, el concesionario Cali MÍO S.A.S., convocó un tribunal de Arbitramento con pretensiones de $90.000 millones, más intereses. “Actualmente no sabemos los argumentos por los que nos están demandado por este caso”, informaron desde la oficina jurídica de Metrocali.

Cabe recordar que el concesionario Cali MÍO S.A.S., es el que tuvo a cargo la construcción de los patios talleres de Unimetro y Blanco y Negro Masivo.

Cuando se le pregunta a la Jefe Jurídica de Metrocali si considera que la falta de planeación y la prolongación de los tiempos de obras estarían estimulando las demandas contra el MÍO, la profesional explica que no podría dar una afirmación al respecto.

“Yo no voy a decir si Metrocali no ha cumplido con ese principio, porque se puede demandar por muchas pretensiones y al final comprobar que no fue así”, concluye.

Lo que se disputa en los juzgados

Otro escenario donde Metrocali enfrenta demandas es la justicia ordinaria, donde tiene vivos 217 procesos.

Las querellas van desde accidentes de tránsito, en los cuales se involucran buses del MÍO, hasta acciones de grupo de comerciantes que reclaman perjuicios por la construcción de obras del masivo.

“El mayor número de demandas las representan las reparaciones directas, que son en total 141. La causa principal de ellas son los accidentes de tránsito que involucra buses del sistema; le siguen las acciones populares con 24 demandas”, señala la jefe de Defensa Judicial de Metrocali, Carolina Cardona.

La funcionaria sostiene que en la gran mayoría de estos casos se ha fallado a favor de Metrocali.

“Porque si bien Metrocali es el ente gestor del sistema, no es el dueño de los buses. En el contrato de concesión hay una cláusula donde exime a Metrocali de cualquier responsabilidad frente a los hechos de un tercero. Hay que decir que en ese sentido hay un buen número de demandas pero también en la mayoría de los casos sale exonerado Metrocali”, asevera.

En síntesis, a la fecha, de los procesos que afronta Metrocali en los juzgados le han fallado 37 a favor y 9 en contra, los demás están en trámite, es decir, 171.

En relación con las 24 acciones populares que afronta, Metrocali manifiesta que la principal causa de litigio es la deficiencia en la prestación del servicio y temas de infraestructura relacionados con mantenimiento de estaciones, entre otros.

“De esas tenemos ocho sentencias a favor y cuatro en contra, pero estas últimas aún no están en firme”, sostuvo la abogada.

No obstante, una de las demandas más conocidas es la acción de grupo de los comerciantes que reclamaron perjuicios por la construcción de las troncales y estaciones del sistema.

“En esta acción de grupo, en primera instancia, el juzgado había condenado al Municipio y Metrocali a pagar $345.000 millones, cifra que bajó en segunda instancia a $10.000 millones y $23 millones para aquellos comerciantes que lograron demostrar los perjuicios”, explica Cardona.

En relación con este caso, la jurídica señala que el Municipio y Metrocali deberán pagar una vez se emita el auto de ‘obedézcase y cúmplase’.
“Hay que precisar que los demandantes pueden precisar sus aspiraciones en lo que consideren. Pero otra cosa es lo que se logre probar”, sostiene.

Según Metrocali, en el histórico de fallos condenatorios de 2011 a 2016, le fueron notificados a Metrocali 27 fallos condenatorios en segunda instancia con pretensiones que ascendían a $60.000 millones, pero al final el monto total de las demandas fue de $7200 millones. “Por lo tanto logró disminuirse la expectativa de los demandantes en $53.000 millones”.

¿Qué es un tribunal de arbitramento?

Es un mecanismo alternativo de resolución de conflictos, en donde las partes que están en pugna no acuden a la justicia ordinaria, no van donde un Juez de la República, sino que escogen unos árbitros quienes dirimen las controversias.

Estos árbitros son especialistas en la materia que está en disputa. Asimismo, los árbitros son escogidos por los mismos involucrados en el problema para que exista equidad en el proceso.

Expresado de manera sencilla, el tribunal de arbitramento entra a dirimir o resolver el conflicto que se está presentando.

Las personas que conforman el tribunal de arbitramento deben estudiar la situación conflictiva y luego toman una decisión respecto a la solución, que es el llamado laudo arbitral. Dada la solución, ésta es de obligatorio cumplimiento por ambas partes.

Los centros de conciliación y arbitraje operan, principalmente, en las cámaras de Comercio de cada ciudad.

Otros casos

En el pasado, Metrocali ha sido convocado a otros cinco tribunales de arbitramento que, entre todos, sumaban aspiraciones por $237.000 millones.

En cuatro de ellos se negaron las pretensiones o se retiraron las demandas. En uno se llegó a un acuerdo concilatorio con Conalvias por $30.336 millones.

14
fallos han sido notificados a Metrocali este año con corte al 31 de mayo, trece han sido favorables y 1 desfavorable.
8
fallos condenatorios en contra fueron notificados a Metrocali en el año 2017, de un total de 26. El resto fueron favorables.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad