"Es frustrante saber que no logramos mantener la unidad de las Farc": Lozada

Escuchar este artículo

"Es frustrante saber que no logramos mantener la unidad de las Farc": Lozada 

Septiembre 01, 2019 - 07:55 a. m. Por:
Olga Lucía Criollo, editora de Poder
Carlos Antonio Lozada

Carlos Antonio Lozada

Colprensa

A Carlos Antonio Lozada el video de ‘Iván Márquez’ no lo sorprendió. Ya sabía que quienes aparecen en él se habían apartado de las tareas que el Partido Farc les había asignado. Sin embargo, confiesa su frustración porque sus compañeros de andanzas, con los que enfrentó tantas dificultades, hoy estén en otra orilla.

Eso sí, está convencido de que ellos cometieron “una equivocación enorme” porque “la batalla por la implementación no implica la presión de las armas o dedicarnos a quejarnos, sino que es parte de la lucha política por lograr que la paz estable y duradera sea un propósito nacional”.

De ese objetivo y de lo contradictorio que resulta que el Gobierno de Venezuela, que los respaldó en la firma de los Acuerdos, ahora pueda estar apoyando a quienes se apartan de él, habló con El País.

Ya más reposado, ¿cómo analiza el anuncio de ‘Iván Márquez’?, ¿cree que es un golpe mortal para el proceso de paz, como se ha dicho?

Es exagerado darle ese calificativo a una declaración que, si bien no deja de tener importancia, tampoco puede dársele esa valoración. Lo que consideramos es que ahí no está representado sino un mínimo porcentaje de los que firmamos la Paz, pero además es una equivocación enorme la que están cometiendo con ese pronunciamiento, porque no es difícil entender que la Colombia de hoy es distinta a la de hace unas décadas. Desde que firmamos el Acuerdo, el deseo de vivir en paz se ha ido abriendo paso.

¿Está de acuerdo con el presidente Duque, que dice que no se trata de una guerrilla sino de un grupo criminal?

No me atrevería a hacer esas declaraciones porque sería desconocer que la implementación de este Acuerdo ha tenido como principal obstáculo la falta de voluntad política del Estado. En el Gobierno hay un partido que tiene como propósito desvertebrar el Acuerdo. Ahí están las declaraciones que hizo el senador Uribe llamando a desinstitucionalizar el país y arrasar con el Acuerdo. Todo eso, con los antecedentes que ha habido de los reconocidos montajes y la falta de garantías de seguridad. Es decir, hay una serie de derechos que, por supuesto, no justifican esa decisión, pero explica que unas personas la hayan tomado, independiente de que a nosotros nos parezca equivocada, pero no se puede decir que se trata de un grupo criminal, eso es desconocer una realidad que es palpable para el mundo.

¿A cuál de los dos grupos le pertenece el nombre Farc?

Creo que a nosotros, como partido que estamos en la legalidad y la institucionalidad, nos va a tocar tomar la decisión de cambiar el nombre porque nos queda muy difícil salir a hacer campaña política teniendo el mismo nombre de un grupo de esa naturaleza.

¿Y cuando se daría ese cambio?

Pues hay dos aspectos, uno que es formal y legal: habría que refrendarlo ante el Consejo Nacional Electoral, con la reforma de los estatutos. Lo otro es que tenemos la dificultad de que ya hay unos candidatos inscritos para las elecciones de octubre con ese nombre. Habría que agotar la posibilidad si el partido toma la decisión de producir ese cambio, pero no lo veo fácil a estas alturas del período electoral. Lo otro es que hay que abrir un marco de discusión interna que nos logre poner de acuerdo en cuál puede ser el nombre que lleve el partido a partir de ahora.

Lea también: Fiscalía pide capturar a Iván Márquez y otros 12 disidentes por volver a las armas

¿Qué van a hacer como partido para evitar que las bases sean seducidas por la propuesta de ‘Márquez’, ‘Santrich’ y compañía?

Desde la dirección del partido vamos a desarrollar un intenso trabajo ideológico y político con la militancia para que se entienda la situación que estamos viviendo con todos estos problemas frente a la implementación del Acuerdo. Pero tenemos mucha confianza, la militancia sabe que la decisión que tomamos fue producto de una reflexión muy profunda, con la comprensión de que esa implementación iba a tener demasiados tropiezos y que se logrará si unificamos una buena parte del país en torno a la aplicación integral de los Acuerdos.

Quienes siempre han dudado si las Farc entregaron todas las armas, dicen que esto comprueba que no fue así, ¿qué dice frente a eso?

Nosotros tenemos las pruebas suficientes de que el proceso del desarme fue totalmente transparente. Fue monitoreado y verificado por las Fuerzas Armadas y por la Misión de las ONU, máxima autoridad en temas de paz. Por lo tanto, tenemos la completa tranquilidad de que, más allá de la difamación que quieren hacer en contra del proceso, no hay margen de duda en eso. De todas maneras, tenemos en nuestro poder el informe final del proceso de dejación de armas, que demuestra que la recolección de las armas que quedaron en caletas no se concluyó por parte de las Fuerzas Armadas, argumentando falta de garantías.

¿O sea que es posible que otros grupos armados hayan podido acceder a esas armas?

Creo que es muy improbable, porque estaban muy en las profundidades de la selva y bajo unas condiciones que evitaban que en medio de una confrontación fueran encontradas. No son una gran cantidad y no veo muy factible que esas armas las pueda encontrar alguien, están en territorios muy alejados. Prácticamente, solo los conocedores podrían llegar de manera directa.

¿En lo personal, se siente traicionado por ‘Márquez’ y ‘Santrich’?

Obvio, uno se siente frustrado de ver que compañeros con los que anduvimos tanto tiempo, enfrentamos tantas dificultades y con los que logramos con esfuerzo construir un Acuerdo de Paz, finalmente tomen esa decisión que no dudamos en calificar de desacertada, desligada de la realidad política y del momento histórico del país. Es frustrante saber que no pudimos lograr mantener esa unidad que fue característica de las Farc a lo largo de su historia.

¿Cómo toma la denuncia de que Venezuela estaría apoyando al grupo disidente, sabiendo que ustedes también fueron respaldados por ese Gobierno en el proceso de paz?

Nosotros, que estuvimos alzados en armas, conocemos cómo son las condiciones allí. La presencia de Farc, ELN y grupos de delincuencia común a lo largo de esos 600 kilómetros de frontera es una particularidad que viene no desde hace 19 años, cuando llegó Hugo Chávez al poder en Venezuela, sino por lo menos desde hace 35 años. De manera que atribuirle esa presencia a un apoyo del Gobierno venezolano es desconocer las realidades: es más bien producto de la campaña que se hace en contra del actual Gobierno de Venezuela, lo cual nos parece un error porque esos fenómenos, guerrillas, paramilitarismo, narcotráfico, no han tenido origen y no tienen asiento en Venezuela, es una particularidad de las condiciones de la sociedad colombiana y, en ese sentido, Venezuela termina siendo víctima de esa situación.

Pero no se puede negar la dura situación que se vive en la frontera..

Es una realidad que al lado de la frontera hacen presencia fuerzas criminales, pero el Gobierno colombiano no puede concluir de manera ligera que tienen un apoyo de Venezuela. Igual uno podría llegar a esta conclusión: tenemos problemas graves en este momento en el Pacífico nariñense, Chocó, Catatumbo, Guaviare, Meta, Caquetá y, principalmente Cauca, si el Estado colombiano, teniendo el ejército más grande de Suramérica, el más experimentado en la lucha contra fuerzas irregularidades, no es capaz de controlar su territorio, por qué exigirle al Gobierno venezolano que tenga el control total sobre el suyo. Además, es una torpeza política porque Colombia y Venezuela tienen convenios de cooperación que permitirían activar conjuntos para combatir la criminalidad en la frontera, ese sería el camino y no tratar de inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela.

Hay quienes dicen que el rearme de ‘Márquez’ se da por su posible extradicción, que pensó solo en él...

Esa es una lectura. Yo me atengo a las razones que han dado, aunque, repito, no comparto, me parecen equivocadas, pero las razones creo que solo las sabe Iván Márquez.

¿En algún momento él dijo arrepentirse de haber firmado la Paz?

Nosotros consideramos que esta batalla por la implementación implica agrupar un número mayoritario de voluntades en el país, pero no es la presión de las armas o dedicarnos a quejarnos, sino que es parte de la lucha política por lograr que la paz estable y duradera se vuelva un propósito nacional, de manera que siempre mantenemos diferencias de apreciación, pero lo equivocado es pensar que regresando a las armas se va a hacer más por la paz de Colombia que manteniéndose aquí, en el marco de la institucionalidad.

Se dice que lo anunciado en el video le da impulso a los deseos del uribismo de cambiar los Acuerdos...

El presidente Duque llegó al Gobierno con la bandera de hacer trizas los Acuerdos y el senador Uribe ha mantenido esa actitud. Por eso expresó ese llamado a la desinstitucionalización del país, pero en las reacciones se puede percibir que hay un rechazo total a esa actitud. En el propio Congreso no hay ambiente para reformar los Acuerdos o acabar la JEP.

No tengo dudas de que estos tres años de Gobierno vamos a mantener ese pulso en que el Centro Democrático, al menos el sector más radical, no va a desfallecer en su intento por acabar el Acuerdo, pero no veo condiciones que permitan lograrlo.

¿Cree que lo anunciado en el video afectará la participación del Partido Farc en las elecciones de octubre?

Claramente nos va afectar, pues nuestros adversarios aprovecharán esa munición que les llega en esta coyuntura electoral para afectarnos. Se suma una dificultad a las que teníamos, pero algo que hemos aprendido es que no hay otra forma de superar esas dificultades que manteniendo la constancia y la firmeza frente a nuestros objetivos.

En los espacios territoriales hay voces que dicen que los jefes de Farc se aburguesaron y dejaron sola a la guerrillerada, ¿qué responde?

“Nosotros estamos trabajando en las en las tareas que nos asignó el partido. Estamos en el Congreso no por una decisión personal, sino por una asignación individual. Si las bases del partido consideran que no estamos haciendo bien la tarea, ninguno de nosotros se va a negar a dejar esa responsabilidad a quien el partido considere...que lo vean a uno con saco y corbata en otros espacios puede parecer extraño, pero lo importante es que nos mantengamos firmes y leales a los objetivos que nos hemos trazado de manera colectiva”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad