¿Envuelto en un amor enfermizo?, estos son los consejos de Papá Jaime para vivir sin apegos

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¿Envuelto en un amor enfermizo?, estos son los consejos de Papá Jaime para vivir sin apegos

Julio 16, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Camila Cardona / Reportera de El País 
Jaime Jaramillo o ‘Papá Jaime’

Jaime Jaramillo o ‘Papá Jaime’ es graduado de ingeniería geofísica y petróleos.

Especial para El País

Jaime Jaramillo, más conocido como ‘Papá Jaime’, lleva más de cuatro décadas sirviendo a los otros a través de la fundación Niños de los Andes, en la que busca brindar alimento y un hogar a aquellos que no tienen recursos.

Su amor por los actos sociales se lo debe en gran parte a su familia, que desde pequeño le dio las bases. “Nací en Manizales, en un hogar católico con las comodidades que puede dar un padre dueño de finca cafetera. Vine con la vida económica y afectivamente resuelta, pero no era indiferente a la pobreza porque tuve en mi madre un ejemplo temprano de caridad, compasión y servicio y eso definitivamente marcó lo que sería la misión fundamental de mi vida”.

Visitó Cali para dictar el taller ‘Te amo pero soy feliz sin ti’.

Lea también: Amigos con derechos, ¿cómo vivir una relación de ese tipo y no 'enamorarse'?

¿En qué consistió el taller?

Busca ayudar a las personas a que se liberen de los miedos, de los apegos y de esas creencias limitantes que los hacen sufrir. Nos han enseñado y programado para que dependamos, nos sacrifiquemos y dejemos de ser lo que somos por complacer a quien quizá ni siquiera es feliz. Para eso es el taller, para acabar esa dependencia emocional y lograr encontrar la tranquilidad, el amor y la alegría en cada cosa.

¿Realmente es posible vivir sin alguien a quien uno ama?

Claro. Es que cuando tú depositas tu felicidad en el ser que amas, la felicidad ya la perdiste porque no depende de ti. Sino de esa persona o esa cosa. Pongamos un ejemplo: si decides que es tu pareja la que te hace feliz y esa persona te es infiel, te rechaza, te critica, abandona o se muere, pierdes eso en lo que has depositado tu felicidad y eliges sufrir. La felicidad no está en el exterior es una elección y está dentro de ti.

¿Por qué es tan usual que se crea que la felicidad propia está en otros?

El problema es de crianza, nos han programado para depositar la felicidad en un lugar ajeno, siempre afuera de nosotros, a depender de los padres, los hijos, los nietos o las parejas, inclusive las cosas. Es cuestión de cambiar eso que nos han inculcado desde niños.

¿A qué personas va dirigido el taller?

Para todos los seres humanos. Desde los 9 hasta los 99 años. Les sirve a personas que tienen un apego, ya sea a un ser humano que haya fallecido, como sus hijos o padres; les sirve a aquellos que hayan perdido absolutamente todo desde el punto de vista material; a los que hayan fracasado; a los enfermos terminales. En general sirve para cualquiera que esté depositando su felicidad afuera o que esté en busca de ella, esos que sienten que su vida no tiene sentido o significado.

En todos los talleres que ha realizado ha encontrado ¿cuál es el causante de la infelicidad?

Lo que más me ha impresionado en mi trabajo con tantos seres humanos al rededor del mundo entero, desde las cárceles de máxima seguridad de otros países, como monasterios, personas millonarias y personas muy pobres, es que casi todos, por no decir que el 95 % de esas personas, desperdician y malgastan su vida entera buscando por todos los medios cómo impresionar a los demás. El común denominador es la busqueda de aprobación del grupo social y eso sí que genera infelicidad.

¿Qué herramientas pueden ayudar a las personas para superar apegos?

La claridad ante la situación. Hay que revisar muy bien de qué manera se está viviendo esa relación en la que hay apegos, para ver más allá de ellos y entender cuál es la verdadera esencia del amor. Se debe elegir conscientemente, dejar de tratar de cambiar a las personas o acontecimientos externos, ya que lo único que puedes cambiar es a ti mismo y dejar que las cosas fluyan. En los talleres y en el retiro en Cali, lo primero que hice antes de una solución espiritual, es mirar cerebral fisiológica, biológica y químicamente, cómo está la persona. Cómo están las corrientes neuronales y la conducción electromagnética.

¿Cómo logra evaluar eso?

A través de unas técnicas que he desarrollado y que se reunen en lo que llamo la metodología ser. Que se basa en trabajar primero el cerebro, luego la mente y por último la solución espiritual. Herramientas basadas en el amor y auto observación. Se hace meditación, respiración, visualización creativa y perdón, para realmente sanar las heridas del alma y terminar con una guía para vivir sin límites.

¿Cuál considera que es la misión de las personas?

La misión de todo el mundo es ser feliz. Y para lograrlo se debe aprender a amar, perdonar y servir. El desafío es dar lo mejor de uno e inspirar a los demás para que sean felices. Debemos trabajar es en ser la mejor versión de nosotros.

¿Cuál es la mayor dificultad a la hora de dejar los apegos?

El miedo. Este nubla el entendimiento, bloquea la razón. Una persona con miedo dice y hace cosas que no quiere y termina en un círculo de tristeza al que nunca quiso entrar.

Por miedo a explorar, a buscar otras oportunidades, a transformar tu realidad, a terminar con alguien terminas diciendo que es mejor malo conocido que bueno por conocer. Nuestras abuelas o madres son un claro ejemplo de eso, muchas de ellas tuvieron relaciones en las que no querían estar, pero por miedo a causar daño, al qué dirán o a otras circunstancias siguieron aguantando una mala relación.

¿Pero qué pasa con la frase ‘el amor es sacrificio’?

Es falsa. Amar no es igual a sacrificarse por otro. Yo estoy cansado de ver esas mujeres o esos hombres que dejan de lado lo que son o lo que les gustaba hacer por “el sacrificio del amor”. A algunos les gusta ir a cine con sus amigos, salir a conversar o jugar fútbol o hacer lo que fuera y dejan de hacerlo cuando tienen pareja. Eso no debe ser así, el que te ama no te limita, ni uno se limita por amor. Muchos se alejan de hobbies, sus metas, esto con el tiempo solo trae frustración.

Debemos ser capaces de decirle al otro ‘yo te amo, pero puedo ser feliz sin ti’ es una elección la que tengo de compartir con esa persona.

¿Cómo hacer para que, al elegir nuestra felicidad, no seamos egoístas?

Sí. Hay que tener cuidado porque es una delgada línea. La primera regla de oro es saber que primero estás tú, segundo tú y tercero tú; para cuando estés bien ya podrás dar lo mejor de ti a tu pareja, la gente, el entorno y en general a todos. El primer paso para la sanación es amarse a sí mismo. Y esto, muy contrario a lo que se enseña, no es ser egoísta.
‘Te amo pero soy feliz sin ti’, primero fue un libro, luego unos CDs y ahora un taller...

El libro fue un éxito total, fue betseller, pero la gente quedó con muchas preguntas sobre cómo llevarlo a la práctica, en respuesta a esas miles de cartas saqué los CDs y ahora estoy con el taller que busca consolidar toda esa información y dar fin a dudas.

¿Cómo empezó ese amor por ayudar?

Todo sucedió en 1973 era diciembre. Recuerdo que iba caminando y vi que una niña se encontró en la carretera una caja de una muñeca que estaba vacía, la niña salió emocionada corriendo a coger la caja de la muñeca y con una sonrisa me miraba. En ese momento vino una tractomula a toda velocidad, atropelló a la niña y le causó la muerte. Cuando vi que murió por una caja vacía de un juguete, entendí que mi misión en este mundo era ayudar y a eso me dediqué hace más de 40 años, ayudando a los menores de edad que habitan en las calles con atención médica, alimento y un lugar para vivir. Ya han pasado más de cien mil niños.

Una vida en busca de la felicidad

Jaime Jaramillo o ‘Papá Jaime’ es graduado de ingeniería geofísica y petróleos. D edicó gran parte de su vida a rescatar y rehabilitar a los niños que viven en las calles y las alcantarillas de Colombia.

Entre otras distinciones, en 1991 recibió, junto con la Madre Teresa de Calcuta, el Premio Mundial de la Paz y la Justicia, otorgado por la Universidad de los Hermanos Cristianos de Memphis, Estados Unidos, y en 1990 fue elegido por la Cámara Junior Internacional como uno de los diez jóvenes líderes del mundo.

Jaime Jaramillo ha sido el creador y promotor de la Fundación Niños de los Andes, con sede principal en Bogotá, en la cual centenares de niños, que cariñosamente le dicen ‘Papá Jaime’, han encontrado un hogar y una nueva alternativa de vida.

Además, ha escrito libros como el best seller ‘Te amo pero soy feliz sin ti’, en el cual explica y enseña cómo vivir sin apegos. También realiza talleres y conferencias enfocadas en cómo manejar la depresión, cómo manejar el suicidio o la drogadicción. “Me fui capacitando para ayudar a superar esto”. La idea es buscar alrededor del mundo a aquellos que quieran aprender a ser felices.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
AHORA EN PORTADA
La víctima fue identificada como Jordan Andrés Tejada, quien murió en el lugar de los hechos. Autoridades adelantan investigaciones.
Al parecer, los hechos ocurrieron cuando dos personas caminaban por el barrio El Porvenir y les lanzaron un artefacto explosivo desde una parte alta.
Publicidad