En el Congreso, la pelea de los políticos ahora es conseguir una oficina

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

En el Congreso, la pelea de los políticos ahora es conseguir una oficina

Julio 18, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
oficina en el Congreso

Debido a que aumentó el número de curules en Senado y Cámara el área administrativa del Congreso ha tenido dificultades para asignar las oficinas a los legisladores nuevos.

Colprensa / El País

A un día de que se instale el nuevo Congreso de la República, los reclamos por la asignación de las oficinas y vehículos se han hecho sentir por parte legisladores.

Es que el problema, según congresistas, radica en que miembros antiguos, tanto de Cámara como de Senado, buscan ser reubicados en los lugares que dejan libres colegas que no vuelven, lo que va en detrimento de los que llegan por primera vez.

De ahí que los nuevos congresistas tengan que dar la ‘pelea’ para obtener un buen sitio de trabajo para los cuatro años que estarán en el Legislativo.

Un ejemplo de ello es el caso de representantes a la Cámara del Valle del Cauca -corporación donde se han registrado más inconvenientes- , quienes tuvieron que ‘madrugar’ a Bogotá para lograr la asignación de sus oficinas y evitar que otros les salieran adelante.

“En mi caso y en el de otros representantes del Valle madrugamos para que nos dieran las oficinas. Pero hay casos de colegas de otros partidos que tuvieron problemas”, dijo el representante electo del Centro Democrático, Christian Garcés.

Lea también: ¿Qué hay detrás de la alianza entre La U y Cambio Radical en el Congreso?

El también representante electo por el Partido Liberal, Juan Fernando Reyes, aseguró que las oficinas son muy peleadas y es un ‘gallo’ para los nuevos congresistas lograr una bien ubicada. “A mí me tocó dar la pelea para tener una buena oficina, pues los antiguos siempre se quieren ubicar mejor”.

Y es que en el Congreso, según Reyes, parodiando un programa de televisión, hay una serie de oficinas que se pueden calificar en playa alta, otras en playa media y el resto en playa baja.

Por su parte, Norma Hurtado, representante electa del Partido de La U, dijo que no fue fácil la asignación de la oficina, pues todos quieren las mejores y los mejores carros. “Pero nos hemos unido los del Valle y como habíamos venido semanas antes para nosotros ha sido más tranquilo el proceso”.

También se conoció un caso de un representante de Cambio Radical al que le asignaron una oficina que tenía dos espacios y luego la ‘partieron’ para abrir lugar a otro legislador.

Aunque a la mayoría de los nuevos congresistas no les han asignado los vehículos que usarán en los próximos cuatro años se supo que varios no están en las mejores condiciones. El que le tocaría a Hurtado sería un ejemplo de ello.

El caso de la Farc

Otro de los problemas que se ha presentado en la entrega de las oficinas es con los miembros del partido Farc que llegan a Senado y Cámara, dado que no hay espacio suficiente en el edificio del Congreso para ubicarlos.

Victoria Sandino, quien ocupará una curul en el Senado por Farc, dijo hace unos días que los querían tratar como parias y que así les tocara instalar una carpa en la Plaza de Bolívar iban a trabajar como congresistas.

A eso se suma que algunos legisladores del Centro Democrático no quieren ser vecinos de los exguerrilleros que ahora ocuparán curules.
Ante eso, en el caso de la Cámara, la Secretaría decidió ubicar a representantes del Centro Democrático en el área de Protocolo, en el tercer piso del Capitolio, lo que generó disgusto en el personal de esa dependencia.

Hasta ahora, la idea es que los integrantes del Partido Farc tengan sus sitios de trabajo en el nuevo edificio del Congreso de la República.
Hasta ayer aún persistían dificultades para entregar los espacios a algunos integrantes de Farc.


En el caso del Senado se han presentado inconvenientes con algunos congresistas que se querían trastear de una oficina a otra.

En días pasados, con la anuencia del saliente senador Juan Fernando Galán, quien había renunciado a la curul, el senador electo José Luis Pérez, de Cambio Radical, iba a trastearse a esa oficina, pero otro congresista, que quería ese sitio protestó tratando de impedir el cambio.
Otro caso fue el del senador Andrés García Zuccardi, quien, según se conoció, quería quedarse con la Oficina de Protocolo, pero la directiva del Senado no lo dejó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad