Empresas que debieron reinventarse por las normas ambientales

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Empresas que debieron reinventarse por las normas ambientales

Julio 11, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Bolsas plásticas

Pitillos oxo-biodegradables y bolsas ecológicas de diferentes materiales son algunas de las nuevas alternativas de las compañías del sector de plásticos para mantenerse en el mercado.

Archivo de El País 

Para empacar el mercado, botar la basura, guardar zapatos o envolver objetos, muchas personas utilizan bolsas o empaques plásticos, productos a los que si bien se les está haciendo ‘la guerra’ por los daños medioambientales del material, siguen siendo utilizados segundo a
segundo.

Algo similar ocurre con los pitillos, un producto que se encuentra fácilmente en restaurantes, tiendas, supermercados, cafeterías, fiestas, entre otros, acompañados de jugos, cafés, gaseosas, agua, batidos y cualquier otra bebida.

Lea también: ¿Sabe qué hacer con bombillos, pilas y celulares en desuso?

Sin embargo, desde hace dos años, campañas ciudadanas como ‘Sin pitillo por favor’ y ‘ReemBÓLSAle al Planeta’ han generado mayor consciencia sobre los daños ambientales que puede generar el uso -y el abuso- del plástico en el mundo. Por esta razón, diferentes empresas productoras y distribuidoras de bolsas plásticas y pitillos han tenido que reinventarse para ‘no morir’ en el mercado, pero ¿qué alternativas han tomado?

Pitillos

Una de las más reconocidas no solo a nivel nacional sino en América Latina es ‘Promociones Fantásticas’, una compañía bogotana que desde hace más de 30 años produce y comercializa pitillos de plástico. Sin embargo, en los últimos dos años, la empresa decidió hacer un cambio en su producción para subsistir en el mercado.

“Con las campañas de medioambiente que comenzaron a salir en el país nos vimos en la obligación de cambiar el material con el que producíamos los pitillos, a uno que fuera amigable con el planeta”, mencionó Martha Patricia Sánchez, gerente comercial.

Al respecto, la ejecutiva añadió que entre el 2016 y el 2017 las ventas del sector se redujeron 60 % porque diferentes empresas vieron esta “tendencia” como una oportunidad para reducir costos.

No obstante, el cambio del material de producción ha sido uno de los grandes éxitos de la compañía actualmente, pues son de las pocas empresas de la región con alternativas biodegradables.

“Un pitillo de plástico virgen puede demorarse hasta mil años en degradarse, por eso nosotros quisimos introducir un nuevo aditivo al componente del material que hace que ahora nuestros pitillos tarden 36 meses en biodegradarse por completo”, explica Sánchez.

Ese nuevo componente, que ha llevado a que la compañía se reinvente, es la oxo-biodegradación, un proceso químico que permite que un elemento se degrade en cualquier ambiente siempre y cuando haya oxígeno.

Bolsas plásticas

En Colombia cada ciudadano utiliza en promedio unas 288 bolsas al año, lo que quiere decir que el país consume casi 15.000 millones de bolsas plásticas, una cifra preocupante si se tiene en cuenta que el promedio de tiempo de descomposición de cada una es de 150 años.

Sin embargo, desde hace un año el Gobierno reglamentó la implementación del impuesto a las bolsas plásticas, por lo que se puede decir que uno de los sectores más afectados en el último año fue precisamente este.

Empresas como Multipolímeros S.A.S. han sufrido las consecuencias del tributo. Sin embargo, con el ánimo de seguir comercializando en el mercado, han surgido nuevas alternativas para sustituir el plástico virgen por materiales más amigables con el medio ambiente.

Carlos Manuel Hoyos, gerente comercial de la empresa, señala que uno de los cambios que tuvieron que hacer en sus materiales fue implementar el d2w, un material que acelera el proceso de degradación.

Los productos fabricados con ese aditivo tienen una vida útil hasta de cinco años. Sin embargo, si el material se expone al calor la degradación se acelera.

Otras compañías como Bio Bolsa S.A.S. también han venido ofreciendo bolsas de otros materiales como lona, algodón, kambrel y poliéster. Esta es la empresa que distribuye las bolsas a almacenes de cadena como D1, La 14, Falabella, Vélez, entre otras.

Según Jaime Plata, gerente de la compañía, con el impuesto a las bolsas plásticas en el último año se triplicaron las ventas de Bio Bolsa, dado que “además de que se creó ese tributo, la gente ha tomado más conciencia sobre la importancia de sustituir el plástico”.

Esta causa con el medio ambiente ha tenido eco en los ciudadanos, pues de acuerdo con una encuesta del Departamento Nacional de Planeación, el 71 % de hogares redujo el uso de bolsas plásticas con el impuesto nacional y empresas como Crepes & Waffles, Frisby y American Airlines se sumaron a la iniciativa de eliminar por completo el uso de pitillos en sus compañías para los próximos años.

Empresas como Starbucks, Crepes & Waffles y American Airlines anunciaron que eliminarán todos los pitillos de sus tiendas en los próximos años.

La empresa Bio Bolsa es líder en la producción y comercialización de bolsas de materiales reciclables en la región.
La compañía exporta a siete países del sur y a todo Centroamérica.

Otros datos 

Una de las consecuencias del uso del plástico, según el químico Dawer Morales, es que este material sirve como imán de sustancias químicas que afectan el medio ambiente.

Según un informe del Departamento Nacional de Planeación, las ciudades donde se registró mayor reducción del uso de bolsas en el último año fueron Bogotá y Cali con porcentajes superiores al
79 %.

Las botellas de plástico son los productos que más se demoran en degradarse (450 años en promedio), dado que se utiliza más material para la elaboración de este producto que en una bolsa.

Acoplásticos, una asociación del gremio de plásticos en el país creó la campaña ‘Dale Vida al Plástico’ con el fin de
que las empresas del sector adopten medidas ambientales.

¿Cuánto cuesta dejar el plástico?

Una bolsa plástica de mercado hoy en día tiene un costo de $30 por el impuesto del Gobierno, sin embargo, en promedio un colombiano gasta 288 bolsas en el año, lo que representa un costo de $8700, mientras una bolsa plana no tejida tiene un costo de $ 1100 aproximadamente y tiene una vida útil de hasta dos años.

Otros materiales aún más amigables con el medio ambiente que sustituyen el plástico es el yute, una fibra 100 % biodegradable. El costo de una bolsa de este material está entre los $2500 y $3500 y puede tener una vida útil hasta de cinco años.

En el caso de los pitillos biodegradables el costo promedio de incremento frente a los tradicionales no es muy significativo para el consumidor final.

Según especialistas, el valor se incrementa en 7 % aproximadamente.
A pesar de que “el plástico es uno de los materiales más económicos para la elaboración de productos, es uno de los más perjudiciales porque su tiempo de degradación es excesivo”, mencionó el químico Dawer Morales.

Se estima que alrededor de 10 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos cada año.

60 %
se redujeron las ventas de pitillos plásticos en Colombia en el 2017 para ‘Promociones Fantástica’.
1000
millones de bolsas plásticas se dejaron de utilizar en el último año en Colombia.
​150
años en promedio tarda una bolsa plástica en degradarse.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad