El voto 'en contra de' será protagonista de esta elección presidencial

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

El voto 'en contra de' será protagonista de esta elección presidencial

Mayo 27, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Alda Livey Mera Cobo / reportera de El País 
Elecciones

Si algo ha desnudado esta campaña por la Presidencia de la República, de acuerdo con los expertos, es la crisis de los partidos políticos. Pese a unas directrices y una disciplina de partido, cada congresista salió a respaldar sobre la mesa o por debajo de ella, al aspirante de su conveniencia.

Oswaldo Páez / El País

Ni el voto de opinión ni el que llevan a las urnas las maquinarias políticas. Para los analistas es claro que en las elecciones de hoy por la Presidencia de la República el que se manifestará con mayor fuerza será el ‘voto rechazo’.

Lejos de la concepción de ese voto de opinión donde prima la esperanza de un cambio, la confianza en un candidato y la solidez de sus propuestas, lo que motiva a mucha gente a pararse hoy frente a las urnas es la animadversión a lo que representa cierto aspirante o cierta corriente.

Esa es la percepción que tienen analistas y politólogos como Fernando Giraldo, quienes creen que lo que está planteado sobre la mesa “es un panorama oscuro porque no la estamos jugando solo entre la paz y la guerra”.

“Creo que la gente más que un voto de opinión por convicción hacia su candidato, va a salir a votar más en contra de algo. Me atrevería a decir que más del 60 % de los votos de opinión van es en contra de algo que los atemoriza o de un candidato que les genera cierta desconfianza. En el fondo, es también un voto estratégico para evitar que vaya a ganar determinado aspirante”, asegura Giraldo.

Camilo González Posso, director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), considera por su parte que sí será fuerte el voto de opinión porque hay nueva participación y mucha motivación de los jóvenes en las grandes ciudades.

“Sin embargo, creo que está pesando mucho la polarización en el país. Pero en la lógica electoral el ‘voto en contra’, el ‘mal menor’ o el ‘menos malo’ son opciones que siempre están en juego. El voto a conciencia apenas ahora empieza a tener importancia”, señala González Posso.

El resultado, dicen los analistas, es que lo que está sobre la mesa es que Colombia está decidiendo entre dos extremos: o la extrema derecha que representa el uribismo o la extrema izquierda que encarna Gustavo Petro.

Lea también: Las fórmulas vicepresidenciales casi no aportan votos externos, dicen analistas

Entre el dilema de que si gana Petro implementaré en Colombia un modelo indeseable como el socialismo chavista y habrá impunidad total para los jefes de las Farc. Y si gana Duque, retornará Uribe al poder, volveremos a la guerra y se perseguirá a las clases populares.

Dos alternativas que quedaron planteadas en el imaginario nacional, según el politólogo Vicente Torrijos, desde la convocatoria al referendo por la paz; que tuvo un nuevo pulso en las consultas internas de marzo y que tendrán, en esta primera vuelta presidencial, el tercer mano a mano.
“Esta primera vuelta por la Presidencia es una prolongación del plebiscito del año antepasado; en ese sentido, y como se desconoció la voluntad popular, hay una energía que se ha ido aumentando y creciendo y que creció de la mano con la consulta interna del Centro Democrático y que luego crece con las legislativas”, indica Torrijos.

Opinión fragmentada

Más allá de que mucha gente se aparte de sus convicciones políticas para depositar en elecciones el voto útil o un voto de rechazo, señalan los especialistas que también habrá un voto de opinión que se hará sentir con fuerza.

Incluso, que habrá voto de opinión aún en el escenario de que sea Germán Vargas Lleras quien pase a segunda vuelta, que es el que tiene el voto mayoritario de las maquinarias.

“En el caso de Vargas Lleras habrá también voto de opinión, pero su respaldo será ante todo de las maquinarias políticas y de las élites; o de un sector muy importante de las élites que sienten temores a los otros candidatos en los extremos y se han ido unificado entorno al exvicepresidente”, reitera el politólogo Fernando Giraldo.

Agrega que sin duda habrá una participación fuerte del voto de opinión en estas elecciones presidenciales, pero que va a quedar muy fragmentado entre los candidatos Gustavo Petro, que concentra la mayoría de voto de opinión entre sectores populares, Sergio Fajardo y en Humberto De la Calle, que tienen mucho menos votos ligados a las estructuras políticas.

“Aunque el candidato Iván Duque tiene una maquinaria fuerte que desborda el propio partido; tiene también una votación importante de opinión porque al fin y al cabo él era un completo desconocido al inicio de la campaña y en estos dos años ha logrado demostrar liderazgo, ha ido más allá de ‘el que quiere Uribe’ y ha traído por su propia cuenta un poderoso flujo de votantes”, explica Torrijos.

En el caso de Sergio Fajardo, coinciden los especialistas consultados, un alto porcentaje de la votación que obtengan hoy será de opinión, toda vez que la estructura de la Alianza Verde no es fuerte y varios de los dirigentes y congresistas del partido se deslizaron, oculta o abiertamente, hacia la campaña de Gustavo Petro.

Una situación similar a la que enfrentará hoy el exnegociador de paz y candidato liberal Humberto De la Calle, que ante la crisis y la división interna que afronta el liberalismo varios de los congresistas se movieron con sus estructuras a las campañas de Duque y de Vargas Lleras y lo dejaron solo tratando de cautivar el voto de opinión.

Curiosamente, De la Calle no logra capitalizar del todo los logros del proceso de paz con las Farc y parte importante del electorado considera que es Gustavo Petro el que ofrece la garantía de continuar adelante con lo acordado en La Habana.

Para el exconstitucionalista y exalcalde de Bogotá Jaime Castro el hecho de que esté pesando más el voto castigo para tratar de atajar a alguien y que esté sumando más el voto de opinión, lo que revela es la crisis de confiabilidad que atraviesan los partidos políticos.

“Creo que está contando mucho el voto de opinión en la medida en que los partidos políticos están desaparecido porque no gozan de la confianza de la opinión pública; tanto que los candidatos prefieren inscribirse por firmas y no por partidos”, destacó Castro.

La maquinaria suma

Aunque el voto de maquinaria se ha convertido en sinónimo de clientelismo en Colombia, las estructuras políticas son un capital que no desprecia ningún candidato y que va a ser también determinante.

De hecho, hace cuatro años fueron los votos de maquinaria los que le permitieron a Juan Manuel Santos la reelección presidencial en la segunda vuelta, luego de que en la primera había sido superado en el número de votos por el candidato del uribismo Óscar Iván Zuluaga.

Un voto que poco se refleja en las encuestas, de acuerdo con los analistas consultados, pero que puede generar sorpresas hoy al final de la jornada.

“Es con ese voto de estructuras, ese voto que no se ve en las encuestas, pero que aparece luego en las urnas, que Germán Vargas Lleras espera superar a Gustavo Petro e instalarse en la segunda vuelta presidencial. Una apuesta que no es descabellada y que puede genera sorpresas al final del día”, señala el politólogo Diego Javier Sánchez.

La única tendencia clara que se puede evidenciar hasta hoy, subrayan los analistas, es que el país amanecerá mañana más polarizado de lo que hasta ahora se ha visto en campaña.

Sobre el electorado

Iván Duque: es el candidato con la mayor estructura política en la actualidad. El Centro Democrático, tiene bajo la orientación del expresidente Álvaro Uribe unos 2, 5 millones de votos, pero también ha logrado cautivar votación de opinión.

Germán Vargas Lleras: El exvicepresidente es, según analistas,
el candidato que tiene la mayor maquinaria en cuerpo propio; empezando por el respaldo de su partido Cambio Radical, que es la segunda fuerza en el nuevo Congreso, y ha sumado apoyo conservador,
liberal y del Partido de la U.

Gustavo Petro: Aunque gran parte de su electorado está representado en voto de opinión de sectores populares inconformes, tiene también votos de maquinaria de algunos dirigentes de la izquierda colombiana que lo apoyan.

Sergio Fajardo: La gran mayoría del respaldo que encuentre en las urnas el exgobernador de Antioquia será de voto de opinión, toda vez que no tiene el apoyo completo de todo su partido porque algunos congresistas se han deslizado del lado de Gustavo Petro.

Humberto De la Calle: Sin el respaldo pleno de su partido, el exjefe negociador se ha visto fortalecido entre sectores de opinión en los últimos días, pero no pudo capitalizar el proceso de paz como se esperaba.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad