El techo de cristal

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

El techo de cristal

Julio 19, 2018 - 11:45 p. m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

El Externado de Colombia ha establecido un diplomado en el área de Administración de Empresas que le ha dado el nombre de ‘Mujeres Rompiendo Barreras’, pues la pregunta es por qué en los niveles de decisión de la empresa privada, la participación de la mujer no es igual que en el sector público donde existe la discriminación positiva.

Efectivamente la Ley de cuotas que tuvo su origen en la Constituyente del 91 al quedar plasmado en el artículo 40 de la Constitución que las autoridades deben garantizar la participación adecuada y efectiva de la mujer en los niveles decisorios del Estado, y que posteriormente fue reglamentada por la Ley 581 del 2000, por medio de la cual se dispone que el 30% de los altos cargos públicos deben ser ejercidos por mujeres, y si el acceso a los cargos se hace por medio de ternas debe haber como mínimo una mujer.

Este precepto fue innovador en la legislación mundial, ya que si bien se consideraba que en alguna forma se debería poder romper el techo de cristal, o sea, este solo se había implementado en el legislativo estableciendo jurisdicciones especiales para la mujer, algo parecido a lo que tiene Colombia con las negritudes y los indígenas. Sin embargo en los regímenes presidencialistas el poder se ejerce desde el Ejecutivo y por eso Colombia es novedosa y los últimos presidentes lo han cumplido y ahora el presidente Duque se ha comprometido a tener un 50% de mujeres en su gabinete, siguiendo los pasos del presidente de México, López Obrador, que en un gabinete de 16 nombró 8 mujeres.

También la norma obliga tanto a alcaldes como a gobernadores a tener entre sus secretarios a un mínimo de 30% de Mujeres.

En el Valle del Cauca, la gobernadora Dilian Francisca Toro no solo cumplió con la Ley de cuotas sino que nombró un 70% de mujeres, que según me dicen las secretarias, genera un ambiente con perspectiva de género que nunca ha tenido ningún otro mandatario.

Me preguntaban las alumnas de ‘Mujeres Rompiendo Barreras’ cómo se podía lograr que en las juntas directivas hubiera un número igualitario de mujeres y francamente no sé si se consideraría una infracción a la libre empresa que hubiera una ley que lo obligara.

Si bien hay varias empresas que tienen mujeres como gerentes, nos contaba una ejecutiva que ha gerenciado varias empresas del sector público y privado que el problema es que cuando una mujer llega sola a esa posición se considera como el mejor hombre y sus formas de competir tienen el mismo líbido que el hombre y al final tampoco las hace felices. No les interesa estar rodeadas de mujeres y darles la oportunidad a las que vienen detrás. Por eso la Gobernación del Valle es un ejemplo a seguir, tanto en la empresa privada como en los ministerios que ahora van a ser liderados por mujeres, pues si no nos damos la mano, nos va a tomar muchos siglos en romper el techo de cristal.


Sigue en Twitter @Atadol

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS