El 'boom' de las tarjetas de crédito, ¿hasta dónde es bueno dejarse tentar?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

El 'boom' de las tarjetas de crédito, ¿hasta dónde es bueno dejarse tentar?

Mayo 27, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Tarjetas de crédito

Al mes de febrero de este año los colombianos hicieron compras por $3,3 billones en el país y avances por $1,3 billones. Estos últimos tienen tasas de interés más altas.

Colprensa

El sector financiero colombiano sigue a la caza de nuevos usuarios de tarjetas de crédito, por eso las estrategias no se hacen esperar. A través de mensajes de texto, en los que se informa de cupos preaprobados, llamadas telefónicas o contacto directo en las grandes cadenas de supermercados se buscan potenciales clientes que se dejen tentar por el dinero plástico.

Es así como en los últimos cuatro años (febrero del 2014 a febrero de 2018) el número de tarjetas de crédito en circulación aumentó en 2.864.938, es decir, se pasó de 11,7 millones a 14,6 millones. Eso representa un aumento del 24 %, según datos de la Superintendencia Financiera.

Este incremento se debe, en parte, a la facilidad con la que hoy los miembros del hogar acceden al dinero plástico.

Por ejemplo, Alberto Bonilla, un profesional caleño, narró con asombro como en menos de 20 minutos le aprobaron y entregaron una tarjeta en un almacén de cadena. “Solo entregué el número de cédula y mi número de teléfono. En pocos minutos, mientras recorría el almacén, recibí un llamada informándome que estaba aprobada y minutos más tarde me entregaron la tarjeta”.

Alberto la aceptó y compró un celular de inmediato porque el almacén ofrecía ese producto rebajado si lo compraba con la tarjeta del supermercado, lo que se convierte en un ‘gancho’ para atrapar clientes.

Pero las facilidades no se quedan ahí, otros almacenes otorgan tarjetas de crédito con el recibo de los servicios públicos a personas con ingresos desde $400.000. Esta es una estrategia de Crediuno, empresa que prácticamente tiene presencia en todas las grandes superficies y que, según sus datos, entrega más de 9000 plásticos al mes en el país, con cupos que oscilan entre $700.000 y $6.600.000. No cobran cuota de manejo cuando el usuario no tiene crédito vigente.

Lea también: ¿Cuáles son los retos que se le vienen a Colombia con su entrada a la Ocde?

A muchos otros consumidores les llegan mensajes de diferentes bancos. “Recibí esta semana un mensaje a mi celular que decía que tenía una tarjeta CMR del Banco Falabella preaprobada”, comentó, Diana Zuluaga, una joven empleada en una empresa caleña. Este mensaje se ha convertido en una tentación, pese a que ella ya tiene dos tarjetas.

Este mes Almacenes La 14 informó de una alianza con el Banco Popular. Manuel Guillermo Escobar, gerente de la empresa, dijo que la idea es impulsar una tarjeta para empleados y trabajadores independientes. “Aspiramos a que se puedan emitir unas 5000 unidades mensuales y 600.000 en los 10 años que dura el convenio”.

Según el más reciente informe de Asobancaria, a diciembre del 2017, los colombianos hicieron 15 millones de transacciones con las 14 millones de tarjetas de crédito en circulación, la cuales cuentan con un saldo promedio, por cada una de ellas, de $2.900.000.

El Banco Falabella es uno de los que más creció en la emisión de dinero plástico en el último año. Pasó de 1.460.182 en febrero del 2017 a 1.576.344 en igual mes de este año. Pero una de las entidades con más tarjetas en el mercado es Tuya, empresa que trabaja con varias cadenas de supermercados.

Para los expertos en finanzas, el uso del dinero plástico debe ser responsable porque se trata de un préstamo que se debe pagar, junto con los intereses respectivos, que generalmente son más altos que los de otros créditos.

Por eso, pese a que hoy es muy fácil tener una o dos tarjetas de crédito, pues te las ofrecen en todas partes, la recomendación es revisar la capacidad de endeudamiento de cada persona antes de usarlas, así estas ventas acompañadas de tentadoras promociones y descuentos.

¿Cómo hacer buen uso de la tarjeta?

Tener y usar la tarjeta de crédito no es malo, siempre y cuando se haga con cabeza fría y responsabilidad, aseguran los expertos financieros.
“Lo ideal es tener una cultura de ahorro, que nos salvaría en épocas del incremento del gasto como son las temporadas decembrinas o de vacaciones de incurrir en gastos innecesarios”, dice Fabio Chavarro, gerente Corporativo del Grupo Juriscoop, quien hace las siguientes recomendaciones para el buen uso del dinero plástico.

-Procure usar la tarjeta de crédito únicamente como medio de pago, para pagar a una sola cuota y no como mecanismo de financiación a mediano y largo plazo.

-Controle los gastos de la tarjeta de crédito y guarda todos los comprobantes de lo que haya comprado, con el objetivo de detectar a tiempo compras innecesarias y llevar control del endeudamiento y de los intereses que se causan por diferir compras o hacer anticipos.

-Programe los pagos de su tarjeta junto con los demás gastos mensuales a partir del mes siguiente; así podrá cumplir a tiempo con estos pagos sin que le cobren recargos. Es primordial que no entre en morosidad.

-Si puede haga los pagos de la tarjeta de crédito de manera anticipada, para que los intereses sean menores y evites intereses moratorios.
Además, si es posible, y para disminuir la deuda, haga abonos para reducir el total.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad