El área metropolitana

Escuchar este artículo

El área metropolitana

Junio 27, 2018 - 11:35 p. m. Por: Benjamin Barney Caldas

En esta columna se ha insistido repetidamente en la necesidad de definir de manera oficial la que debería ser el área metropolitana de Cali, incluyendo los municipios vecinos de Yumbo y Jamundí, pero igualmente se ha reclamado un cinturón verde alrededor de la ciudad misma para separarla de ellos. Y también se ha mencionado el que se procure que se desarrollen las otras ciudades que existen a lo largo del valle del río Cauca, y definir sus conexiones con el resto del departamento y el país y con los países vecinos. Y en la ciudad misma, en la necesidad de crear varias centralidades, prioritariamente peatonales, y de servicios y comercio, además de la del Centro ampliado.

Pero además de incluir la totalidad de los municipios vecinos de Yumbo y Jamundí, el área metropolitana de Cali debería contar al menos con aquellas partes pertenecientes a los otros municipios que están al lado del rio Cauca justo a lo largo de la ciudad, como sucede con partes de los municipios de Palmira, Candelaria, Florida y Puerto Tejada (este además pertenece es al Departamento del Cauca), poblaciones de hecho ya totalmente vinculadas a Cali, pero cuyas áreas mencionadas actualmente se encuentran completamente por fuera del control urbano arquitectónico de las autoridades municipales de la capital del Departamento del Valle, como también de las de este mismo.

Por otra parte, y simultáneamente a oficializar su área metropolitana, Cali precisa de un cinturón verde alrededor de la ciudad (recreacional, agrícola y ganadero), para separarla del resto de los municipios involucrados, evitando de esta manera que continúe su conurbación con Cali, mediante el impuesto a la plusvalía y otras medidas económicas compensatorias, y que por lo contrario la ciudad se re densifique en lugar de extenderse más. Y que al mismo tiempo esto propicie el que se desarrollen las otras ciudades del valle del río Cauca, incluso pasando la Gobernación del Departamento a Buga, como dividiéndolo en dos: el del Valle y el del Pacífico con capital en Buenaventura.

Y por supuesto hay que definir cómo las conexiones de Cali con el resto del departamento y el país, pasando por Palmira, Buenaventura, Cartago y Santander de Quilichao, entran a la ciudad y se conectan entre ellas a través de un sistema vial norte sur por el actual corredor férreo, y este oeste por el par vial existente a lado y lado del río Cali y su empate y continuación por la Carrera Primera. El cruce de estos dos grandes ejes, no sólo viales sino en verdad urbanos, a un extremo del Centro ampliado, pero bastante cerca de la Plaza de Caicedo (la que debería volver a ser una plaza pero arbolada), sería definitivo para reorganizar la ciudad, en tanto que siempre fue un cruce de caminos.

Finalmente, además del Centro ampliado, el que habría que consolidar y darle en él prioridad a los peatones, especialmente en su Centro Histórico, es preciso crear otras varias centralidades peatonales, tanto al norte y sur de la ciudad como al oriente, conectadas entre sí, y con los otros municipios que conformarían el área metropolitana de Cali, por los dos ejes urbanos mencionados. Es decir, constituir una región urbana que engloba una ciudad central (la metrópoli) que da nombre al área, y en ella una serie de sectores, como también poblaciones cercanas que pueden funcionar como ciudades dormitorio, industriales, comerciales y de servicios, y mejor todo esto junto más no revuelto.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS