El 69 % del jarillón del río Cauca en Cali ya no tiene invasores

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

El 69 % del jarillón del río Cauca en Cali ya no tiene invasores

Julio 26, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Trabajos de reforzamiento jarillón

Los trabajos de reforzamiento ya han avanzado en zonas como el Canal Interceptor Sur, Brisas de un Nuevo Amanecer, el ecoparque de la CVC, Las Vegas - Venecia y Cinta Larga, el antiguo basurero de Navarro, Brisas del Cauca, Samanes y río Cali.

Bernardo Peña / El País

Dieciocho de los veintiséis kilómetros que tiene el jarillón del río Cauca a su paso por Cali ya están libres de asentamientos.

Hasta el momento, de las 8777 familias que residían en el jarillón han sido reasentados 3706 hogares de los sectores conocidos como Las Vegas - Venecia, Villa Moscas, Brisas del Nuevo Amanecer, Navarro, Brisas del Cauca, Puerto Nuevo y el Canal Interceptor Sur. Aún están pendientes de relocalización 5071 hogares que, según cálculos del Plan Jarillón, 2500 familias serán reasentadas este año y el resto verán su salida del dique en el 2019.

“Aquí ya hemos liberado el 69 % del jarillón. Estamos reasentando solo las familias que están en zona de obras de reforzamiento, no despejando todas las áreas del jarillón. En este proceso se están garantizando los derechos de todas las familias y está sirviendo como modelo de reasentamiento a nivel nacional”, aseguró el gerente del Fondo de Adaptación, Iván Mustafá, quien recordó que este año debe quedar liberado de asentamientos el 100 % del dique.

En ese sentido, el gerente del Plan Jarillón, Juan Diego Saa, señaló que se está haciendo un acompañamiento a las familias y ofreciendo compensaciones, por su salida del dique, de hasta setenta salarios mínimos legales mensuales vigentes ($54 millones) para que quienes tenían emprendimientos continúen sus labores en otro sector y no tengan un impacto mayúsculo en sus finanzas.

“Hay familias que se resisten al reasentamiento y están anteponiendo sus intereses particulares a los de la ciudad, pero no se dan cuenta que debe prevalecer el bienestar de la ciudad porque en el momento en que haya una crecida del río Cauca ellos van a ser los primeros inundados o ahogados por estar al borde del afluente. Con estas personas tenemos en curso procesos de restitución de uso público, porque este también es un ejercicio de autoridad para garantizar la vida”, dijo Saa.

A la fecha se han demolido 1580 viviendas que estaban en zonas de riesgo. Uno de los últimos sectores en ser intervenido ha sido Brisas del Cauca, proceso que ha generado el rechazo de una parte de la comunidad en las últimas semanas. 

Lea también: ¿Quiénes quieren frenar el Plan Jarillón de Cali?, responde su Gerente

Precisamente, uno de los fenómenos que están dejando las demoliciones es la invasión de los sectores desocupados. Desde agosto de 2017 a la fecha, se han levantado 2211 ‘cambuches’ en zonas libres del jarillón; de estas habitaciones irregulares, 1285 se han desmontado en lo que va del presente año.

Ante esto, Saa señaló que en los 26 kilómetros del jarillón se están realizando labores de vigilancia dos veces al día. “Este es un ejercicio de reacción, porque no podemos poner un policía cada cien metros a que controle todo lo que pase en zonas verdes. Por eso estamos trabajando con la comunidad vecina del jarillón para que sean ellos quienes denuncien los intentos de invasión y se empoderen de los trabajos que estamos haciendo para protegerlos, porque detrás de estas invasiones hay intereses políticos y económicos”, afirmó el Gerente del Plan Jarillón.

La plazoleta del CAM

El la plazoleta del CAM, justo a un lado del Concejo, habitantes de Brisas del Cauca están acampando en búsqueda de ser reconocidos como comunidad ancestral.

Bernardo Peña / El País

Sigue el reforzamiento

Las obras de reforzamiento del dique continúan ejecutándose en el sector de Brisas de un Nuevo Amanecer, donde los trabajos muestran un avance del 16 %; entre tanto, en Las Vegas - Venecia las labores de mitigación van en el 7 % de ejecución. En total, ya se han reforzado 7,5 kilómetros (28,7 %) del jarillón.

“Hoy tenemos contratado el 89 % del reforzamiento, que representa 23,3 kilómetros en ejecución y otros en proceso; esto corresponde a $163.000 millones”, dijo Mustafá, quien señaló que están asegurados otros $50.000 millones para ejecutarlos en el 2019.

Por otra parte, Mauricio Bonilla, director de supervisión del Plan Jarillón de la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico, FDI, señaló que “en este proyecto las entidades a cargo han actuado articuladamente y eso ha facilitado que la comunidad sea integrada en las obras, algo que se ha hecho con las auditorías visibles y que dejan claro que los caleños podemos sacar adelante un proyecto de grandes magnitudes”.

Le puede interesar: Así va el proceso de restitución de las familias que habitan el jarillón del río Cauca

Sigue protesta por desalojos

Cuatro días cumplieron 50 habitantes de los sectores Brisas del Cauca y Navarro, asentamientos situados sobre el jarillón del río Cauca, durmiendo frente al CAM, pidiendo garantías a la Alcaldía frente a los desalojos que se han adelantado en esa zona.

“Buscamos el reconocimiento de la Alcaldía y estamos pidiendo garantías frente a los desalojos que se han venido presentando de forma violenta en el jarillón del río Cauca. Iniciaron con la quema de 100 casas hace dos semanas y ahora la situación es crítica”, asegura Lina Tabares, defensora de los derechos humanos y líder de la comunidad.

“El Esmad arremetió hace dos semanas contra Adriana España, una mujer embarazada de siete meses fue golpeada, la llevaron a la Fiscalía donde tuvo contracciones, la llevaron a la clínica y el médico evitó que adelantaran el parto. Después de eso hubo cuatro arremetidas del Esmad, hace una semana golpearon a una joven de 16 años porque la pelea la están dando las mujeres”, dijo Tabares.

Ante esta situación, el gerente del Plan Jarillón, Juan Diego Saa, aseguró que “no ha habido uso desmedido de la fuerza, eso es un proceso adelantado por un inspector con acompañamiento de la Policía. Se hace así para garantizar la seguridad de los funcionarios de la inspección, de la Administración Municipal, de la comunidad y del equipo que ayuda con las demoliciones”.

Saa explicó que la Personería también acompaña los operativos “porque fungen como garantes de los derechos y nosotros como funcionarios hacemos lo que tenemos que hacer y no pasamos por encima de la ley. Tenemos todos los soportes, si las familias o las personas están alegando uso desmedido de la fuerza ¿por qué no muestran las pruebas?”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad