Distancia entre discursos de Macías y Duque, ¿una estrategia del uribismo?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Distancia entre discursos de Macías y Duque, ¿una estrategia del uribismo?

Agosto 08, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Iván Duque Ernesto Macías

Iván Duque, residente de la República (i) y Ernesto Macías, presidente del Senado (d).

Colprensa

- “Ernesto (Macías) se merece un aplauso”, senadora María del Rosario Guerra.

- “Como dice la señora vicepresidenta (Marta Lucía Ramírez), una cosa es el Gobierno y otra el Centro Democrático”, senadora Paloma Valencia.

- “El discurso de Ernesto, fríamente, sin emociones, es absolutamente necesario. Era necesario”, senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez.


Esas fueron frases que se escucharon en un acto privado en el que estuvieron los integrantes del Centro Democrático después de la ceremonia de posesión de Iván Duque en la que el discurso del presidente del Senado, Ernesto Macías, levantó polvareda.

Vea aquí: 'Aplausos a Macías y burlas a la oposición, así fue la reunión privada del uribismo tras la posesión de Duque'.

Y es que mientras el legislador, para muchos, ‘incendió’ el país al hacer un recuento de los desaciertos del Gobierno que terminó, el Presidente de la República volvió a llamar a la unidad para cerrar el círculo de la polarización.

"Sobre el discurso de Ernesto Macías hay todo tipo de opiniones pero nadie dice que haya mentiras. Santos dejó un país destrozado",
Fernando Araújo,
representante a la Cámara del Centro Democrático.

Por eso, un día después de ese acto, muchos se siguen preguntando si hay un doble discurso en el partido Centro Democrático o si todo fue planeado desde la colectividad.

Mientras algunos periodistas e incluso quienes no votaron por Duque sostienen que sí puede haber un estrategia de dobles posturas, otros consideran que lo único que cambió fue la etiqueta que se usó para ciertas palabras, porque en el fondo el mensaje fue el mismo.

Vicente Torrijos, profesor emérito de Ciencias Políticas de la Universidad del Rosario, opina que no se trata de poner un policía malo y uno bueno, sino que, por el contrario, hay “una perfecta coincidencia analítica, conceptual e ideológica entre los discursos”.

Explica que solo es necesario revisar la estructura sintáctica de ambos para darse cuenta que tienen el mismo sentido: iniciaron con el pasado remoto, una referencia al pasado reciente y unas postulaciones para superar esos problemas de cara al futuro.

“Más allá de las formas, de la oratoria, lo que puede interpretar el oyente, que protesta ante esas formas de Macías, es que en el fondo los dos discursos son básicamente iguales. No hay que buscar contradicciones, sino los puntos en común que orientan el Gobierno”, reitera Torrijos.

Pese a estar en la otra orilla política, el senador del Polo Democrático, Jorge Robledo, también considera que no hay doble discurso: “Uno no sabe si se pusieron o no de acuerdo, pero lo que es cierto es que la diferencia en el tono y la forma de lo que dijo Macías embelleció a Duque e incluso mucha gente se está llenando de ilusiones con él y hasta le han expresado respaldo”.

Es más, el senador de La U, Armando Benedetti, sostuvo ayer que era necesario “rescatar al Presidente de todo lo que envuelve el Centro Democrático”. Por eso, Robledo dice que los discursos del pasado martes fueron un “juego político y gente que no votó por él y lo expresó públicamente, ahora lo respalda”.

"En la realidad distorsionada de la mentalidad progresista, las nalgas de Mockus en el Capitolio son un “acto simbólico de rechazo a la corrupción”; en cambio, el discurso con cifras e indicadores del Presidente del Congreso se constituye en una ofensa porque “demuestra odio”",
María Fernanda Cabal,
senadora del Centro Democrático.

Luis Ernesto Gómez, exviceministro del Interior del Gobierno Santos, tampoco cree en la teoría del doble discurso.

“Los que crean que el discurso cavernario de Macías fue inconsulto, están muy equivocados. Representa plenamente los deseos del ‘Presidente Eterno’ y la bancada del Centro Democrático, como lo demuestra la reunión privada. ¿Alguien puede creer que Duque no sabía?”.

Y agrega que la única posibilidad que tiene el Primer Mandatario de unir al país es alejar todos los “radicales fanáticos” de su partido.

Pero el experto en política de la Universidad del Rosario Yann Basset indica que hay que ser cuidadosos. “Habría que ver si es algo concertado o si detrás hay realmente dos tendencias distintas más o menos enfrentadas”.

Si es algo concertado —precisa— este doble discurso va a ser difícil de sostener a mediano plazo porque genera mucha incertidumbre.

Lea también: 'Contradicciones entre Duque y Uribe sobre apoyo a la Consulta Anticorrupción'.

Al contrario de lo que dicen analistas como Torrijos, Basset piensa que las diferencias son mucho más que en la forma. “De hecho, aunque sea solo de forma, son muy dicientes en un evento protocolario como este”.

Expresa que no tiene claro si la teoría de Robledo sobre la imagen ‘santista’ que quiere vender Duque puede aplicarse en este caso. “Lo que sí digo es que es una pésima estrategia porque genera incertidumbre, y si hay incertidumbre sobre el rumbo del Gobierno, cada sector político, gremio, entre otros, va a tratar de presionarlo para adoptar su propia agenda. Duque necesitará marcar un rumbo claro en las próximas semanas si no quiere perder el control de su agenda”.

El estratega político Jaime Gutiérrez, entre tanto, confirma con su análisis lo que dice Basset. Para él, lo que ocurrió en la posesión presidencial es una muestra de lo que realmente sucede en el interior del Centro Democrático y que no es nuevo.

Recuerda que en la precampaña presidencial hubo candidatos de la rama extrema del uribismo y otros del ala moderada representada en Duque.
“El expresidente Uribe lo que hizo fue zanjar las peleas y entregar la representación en el Senado de la rama radical a Macías, como lo dejó en evidencia con su discurso, y que no olvidan la traición de Juan Manuel Santos a su mentor; y a Duque, la Presidencia de la República, que es un hombre mucho más conciliador”.

Para él, este escenario se va a seguir presentándose a lo largo de los cua-
tro años del mandato que empezó el martes.

Reacción al video

El senador José Obdulio Gaviria y Álvaro Uribe Vélez, jefe natural del Centro Democrático, reaccionaron a la publicación del video de Noticias Uno en el que dejan en evidencia que respaldan al presidente del Senado, Ernesto Macías, en el sentido de su discurso.

Gaviria sostuvo que hubo “maldad” por parte de la periodista que grabó. “Hay periodistas malévolos y en este caso se trata de una periodista. Esta era una reunión privada”. A renglón seguido aseguró que el discurso de Macías “fue memorable y acertado. Solo le molestó a la bigornia que se retira de la ceremonia”.

Al respecto, la periodista Paola Rojas, que hizo la grabación, preguntó en Twitter: “¿dónde estará la maldad?”.

Por su parte, al expresidente se le notó molesto e indicó que se trató de un acto “sin ética” en el que interfirió una periodista, al hacer alusión a la frase que pronunció en el video sobre la Consulta Anticorrupción.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad