Del dicho al hecho, ¿qué tanto podrá cumplir Duque sus promesas?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Del dicho al hecho, ¿qué tanto podrá cumplir Duque sus promesas?

Junio 24, 2018 - 07:50 a.m. Por:
Argemiro Piñeros Moreno / Colprensa
Iván Duque presidente electo

Iván Duque Márquez fue elegido el pasado domingo con un poco más de 10,3 millones de votos y se convirtió en el Presidente número 60 en la historia de Colombia.

Colprensa / El País

Pasada la elección presidencial, viene ahora el momento de los retos y del cumplimiento para el electo presidente de la República, Iván Duque Márquez, quien tiene una agenda cargada de promesas que le llevaron a conseguir hace una semana un poco más de 10,3 millones de votos, algo nunca alcanzado por un mandatario colombiano.

En su primera semana como Mandatario electo, Duque ratificó el estilo que había mostrado en la campaña: ser concertador, aunque pretendió ir más allá y mostrar que su poder lo podía empezar a mostrar desde ya, algo que hizo con la puja por las mayorías políticas en el Congreso de la República.

Dicha puja inició el mismo lunes, cuando en el Senado su partido, el Centro Democrático, y otros sectores que le son afines, se opusieron al trámite de la ley que reglamenta la Justicia Especial de Paz, todo porque supuestamente se debe esperar a que la Corte Constitucional haga su fallo sobre la legalidad de la ley estatutaria de la Justicia Especial de Paz (JEP).

Para el analista Andrés Fandiño, es claro que el Presidente electo espera cumplir lo prometido en la campaña, entre lo que está el tema de reformar los acuerdos de paz. “Se debe recordar mil y millones de veces que la JEP no es para las Farc, es para que se haga justicia con las víctimas, pero el gobierno de Duque buscará modificarla a toda costa”, sostuvo.

Y ese objetivo por poco lo logra esta semana. Duque, en declaraciones a medios, en su primera rueda de prensa como presidente electo, fue claro en decir que mientras que la Corte Constitucional no se pronunciara sobre la ley reglamentaria era mejor aplazar su trámite, pero esa respuesta llegó más rápido de lo esperado.

Lea también: ¿Cómo debe reformarse el sistema judicial?, las alternativas a la propuesta de Iván Duque

En la reunión con el mandatario saliente Juan Manuel Santos, este le puso al teléfono con el presidente de ese máximo tribunal, Alejandro Linares, quien le aclaró que la ley –que ya fue aprobada en la Cámara de Representantes y está en proceso en el Senado de la República– se tramita como ley ordinaria y que desarrolla uno de los artículos del Acto Legislativo de 2017, con el que se creó la JEP, norma que ya fue aprobada por la Corte.

Tanto en privado como en un comunicado de la Corte Constitucional, el magistrado manifestó que los códigos de procedimiento de las distintas jurisdicciones no dependen de la ley estatutaria de la administración de justicia, según está consagrado en la ley 270 de 1996.

Para el analista Fandiño, es claro que por ahora Duque logró las mayorías, pero será diferente después del 20 de julio cuando se posesione el nuevo Congreso de la República.

Advierte, eso sí, que las reformas por más que tengan las mayorías no serán fáciles de tramitar, porque en el caso de la mayoría de las normas de los acuerdos de paz son reformas constitucionales y ahora, sin ‘fast track’ (mecanismo legislativo que recortó los tiempos de trámite durante el Gobierno Santos), deben cumplir sus ocho debates, lo que implica al menos un año de discusión en el Congreso.

La senadora Claudia López tiene una visión muy particular de lo que en materia de los acuerdos quiere hacer el Presidente entrante: “Lo que vimos esta semana es la paz de Duque, quiere cambiar lo logrado en materia de paz e imponerse desde ya en el Congreso”.

Por otro lado, según el académico Carlos Eduardo Rodríguez, Iván Duque debe lograr ser muy eficiente en la ejecución de su estrategia en sectores como la educación y la salud.

Recuerda Rodríguez que en estos sectores es en donde la oposición, especialmente la que liderará el excandidato Gustavo Petro, podrá ser más actuante y recuerda que los sindicatos y sectores como Fecode, estuvieron con él.

“Son temas que son más sensibles a los colombianos. Ahí es en donde el presidente Duque deberá saber actuar prontamente”, señala Rodríguez, quien asegura además que el Mandatario entrante deberá llegar a solucionar “chicharrones” que le deja el actual gobierno, como el decreto de calidad para las instituciones universitarias privadas, la cartera del Icetex, entre otros.


El representante a la Cámara, Edward Rodríguez, sostiene que Duque debe lograr articular un buen gobierno para que los primeros cien días de mandato, los cuales se estarán cumpliendo en noviembre, muestren que sus propuestas se están empezando a consolidar.

A corto plazo, en el tema de seguridad, el próximo Mandatario podrá mostrar que su discurso de mano tendida para negociar con la delincuencia organizada se puede hacer sin darles beneficios especiales, como pasó con las Farc. En tal sentido, se prevé que el sometimiento a la justicia de las bandas criminales se podría empezar a ver antes de finalizar el año.

Si bien esta ley para que las bacrim se acojan al sometimiento a la justicia la tramitó el gobierno Santos, la misma se logró aprobar en esta última semana con el apoyo del uribismo.

La norma señala que será para la entrega que se haga de forma colectiva, que tendrán una rebaja del 50 % de la pena en sus delitos y hasta de un 30 % si cometieron delitos de lesa humanidad.

Por todo esto, para muchos, el adagio popular que dice que “del dicho al hecho hay mucho trecho”, no aplicaría para el presidente entrante Iván Duque Márquez, quien empezó desde ya –antes de posesionarse– algunas de sus acciones.

¿Cómo es él?

Iván Duque Márquez, presidente electo de Colombia, tiene 41 años. Está casado con María Juliana Ruiz, de cuyo matrimonio hay tres hijos.
Sus compañeros de bancada en el Senado de la República aseguran que Iván Duque, quien fue elegido el pasado domingo como Presidente de los colombianos, es un hombre “supremamente laborioso, riguroso y serio con sus compromisos”, que profundiza siempre en los temas de diversa índole, sobre todo, en los económicos y sociales. “Le gusta trabajar en equipo y es muy colaborador”.

Otro aspecto que se destaca es que, pese a tener un carácter fuerte para defender posiciones, en el Partido Centro Democrático es reconocido por ser “moderado”, por “buscar y escuchar los puntos de vista. Nunca se va a posiciones extremas y es muy conciliador, pero sin hacer concesiones”.

El electo Presidente de los colombianos también es reconocido por tener “un gran sentido del humor”.

Para algunos, quienes le criticaron en campaña, uno de los puntos que juega en contra es que “tiene una alta tendencia a trabajar en exceso, casi que hasta el agotamiento y eso puede ser nocivo para su salud” y además su falta de experiencia para coordinar grandes grupos de trabajo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad