Defienden medidas de control para mitigar impacto ambiental en los Farallones de Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Defienden medidas de control para mitigar impacto ambiental en los Farallones de Cali

Agosto 14, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País
Alerta por impacto ambiental en los Farallones de Cali

Según Parques Nacionales, se calcula que en la jurisdicción de los Farallones habitan alrededor de 3000 personas. El organismo indicó que se busca caracterizar a la comunidad para saber cómo viven, de qué y hacer acuerdos que permitan mejorar las condiciones ambientales.

Foto: Archivo de El País

El ingreso de insumos agrícolas, de materiales de construcción o de animales como caballos, mulas, vacas, cerdos y gallinas, entre otros, al Parque Nacional Natural Farallones de Cali, está prohibido. Así lo establece la resolución 193 del 25 de mayo del 2018, medida que tiene angustiados a los moradores de la zona rural de Cali, quienes señalan que se “quiere acabar con los campesinos”. Sin embargo, Parques Nacionales aseguró que lo que se busca es la conservación del paradisiaco paraje.

En las últimas tres semanas, líderes y habitantes de los corregimientos han hecho presencia con un plantón frente al Centro Administrativo Municipal, CAM, para expresar su rechazo a las medidas de control decretadas por Parques Nacionales. Además, el Consejo Municipal de Desarrollo Rural, se encuentra en asamblea permanente hasta que se acuerde una solución.

“Es muy triste que una persona no pueda cambiar una teja, no pueda cambiar un daño de su casa o hacer una reparación urgente, porque si lo hace lo sancionan y si solicita un permiso se lo niegan”, dijo Juan de Dios Pérez, delegado de la comunidad ante la mesa de Uso, Ocupación y Tenencia, UOT, con Parques Nacionales.

Según el líder rural, hoy en día existen alrededor de 320 procesos sancionatorios, de los cuales 260 ya tienen órdenes de demolición de las viviendas, principalmente en el corregimiento de Los Andes. Pérez cuestionó que durante más de un año y medio se trabajó en una mesa con las autoridades ambientales y la Alcaldía de Cali, en un estatuto de habitabilidad que daba las normas para la convivencia pacífica de las personas dentro del territorio de parques, trabajo que se desconoció, según él, con la resolución 193 que expidió Parques Nacionales.

“Se lesiona los intereses de un campesino que no puede ni tener una gallina, ni un caballo, ni ningún tipo de animal, ni la posibilidad en un momento determinado de tener elementos de subsistencia, este es un proceso demasiado provocador para acabar con el campesino”, afirmó Pérez.

Lea además: Cali arde, las medidas y recomendaciones para estos meses de calor

¿Qué dice la resolución?

La resolución 193 del 2018, que rige para las 196.429 hectáreas del parque Farallones con jurisdicción en Cali, Jamundí, Dagua y Buenaventura, señala que con el propósito de fortalecer el ejercicio de vigilancia y control se instalarán ocho nuevos puntos de control de tipo permanente, semipermanente y temporal; asimismo, en su artículo tercero indica que es prohibido el ingreso al parque de materiales, elementos o animales asociados a la extracción o aprovechamiento de recursos naturales.

“La resolución puede ser nueva pero las normas sobre las que está basada son demasiado antiguas. Esa resolución se hizo por una solicitud formal del señor Alcalde para temas de control... hay un problema de minería muy fuerte, hay un problema de contaminación del río Cali muy fuerte y estamos muy preocupados, puede haber incluso gente afectada por mercurio en las comunidades ribereñas asentadas al lado de las fuentes hídricas que vienen de las minas, es decir río Pichindé y Felidia”, explicó Jaime Celis, jefe del Parque Farallones.

El funcionario indicó que se calcula que unas 3000 personas habitan en la zona del parque, donde tienen jurisdicción algunos sectores de los corregimientos de Pance, La Buitrera, Villacarmelo, Los Andes, Pichindé, La Leonera y Felidia.

“Lo que se está pidiendo es que si usted va a hacer una adecuación de su casa tendrá que haber un acto administrativo o algo que permita eso, buscamos acuerdos suscritos con cada uno de los pobladores, si vas a montar un galpón para venta no te lo vamos a dejar montar, pero si tienes tus cinco gallinitas de toda la vida no te vamos a decir que no”, expresó Celis.

Por su parte, la directora del Dagma, añadió que con respecto a las personas que tienen su cultivo agrícola se ha buscado con acompañamiento de la Umata que migren a la agroecología, “que no utilicen tóxicos, entonces estamos buscando llegar a acuerdos e incluso estamos entregando incentivos económicos a la gente para que migre de agrotóxicos a agricultura orgánica”.

Raúl Ospina, líder de la Leonera aseguró que lo que están pidiendo en concreto es “que se derogue la resolución 193”. Mientras, que David Navarrete, miembro del Consejo Municipal de Desarrollo Rural, añadió que quieren concertar de manera directa con la Alcaldía y Parques Nacionales.

“Lo que tienen que entender es que los cambios de actividades productivas de un cultivo con químico, como por ejemplo el café, a un cultivo orgánico o ecológico, no es una cosa que se hace con una resolución, eso es una cosa de tiempo”, afirmó Navarrete.

Entre tanto, la procuradora Ambiental y Agraria del Valle, Lilia Estella Hincapié, señaló que se revisarán las inconformidades de la comunidad respecto a la resolución: “me parece que se hace necesario un poco de información frente a cómo debe entenderse la medida”. “Hemos insistido en que deben tomarse medidas de control para el acceso a Farallones, tienen que tomarse medidas para controlar la deforestación y la minería ilegal”, precisó Hincapié.

¿Qué se prohibe?

Según la resolución 193, estos son los materiales, elementos y animales que no se pueden ingresar al parque Farallones de Cali:

1. Sustancias toxicas, químicas y explosivas.

2. Aceites y combustibles.

3. Motobombas y sus partes.

4. Plantas eléctricas y sus partes.

5. Motosierras y sus partes.

6. Insumos agrícolas: fertilizantes, pesticidas, fungicidas, herbicidas y relacionadas, así como sustancias toxicas o contaminantes.

7. Especies de animales como: caballos, mulas, vacas, cerdos, chivos, gallinas, pollos, cuyes, entre otros.

8. Materiales de construcción como: cemento, acero, arena, balastro, ladrillo, farol, perlines, tejas, en general todo material, elemento o herramienta relacionada con la construcción, adecuación y/o mejoramiento de infraestructuras incluyendo materiales para la construcción de casas prefabricadas.

9. Elementos de obra blanca como: ventanas, puertas, vidrios, panel yeso, super board, y relacionados.

10. Carpas, menaje de cocina, bebidas alcohólicas y sustancias psicoactivas.

Buscan soluciones

La directora del Dagma, Claudia Buitrago, indicó que se está gestionando la firma de un decreto con el Gobierno Nacional, que permita que los habitantes de Parques Farallones puedan arreglar sus viviendas al igual que la infraestructura pública existente.

”A nosotros nos interesa el parque con gente pero que no destruya el ecosistema, gente que sea nuestra aliada para que cuidemos los recursos y evitemos que lleguen organizaciones de minería ilegal o invasiones”, dijo Buitrago.

El tema de las restricciones en Farallones también fue objeto de debate en la Gobernación del Valle, donde se propuso enviar un comunicado al Ministerio de Ambiente con el fin buscar salidas.

Lea además: Arden los cerros de Cali, alerta por aumento en incendios forestales

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad