¡Cuidado!, aumentan víctimas en Cali por malos procedimientos con biopolímeros

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¡Cuidado!, aumentan víctimas en Cali por malos procedimientos con biopolímeros

Junio 24, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
biopolímeros prótesis cirugías estéticas

Según el doctor Carlos Ríos, uno de los expertos en biopolímeros, la mayoría de pacientes investiga sobre las sustancias inyectables después de que se las aplican. El médico insiste en que se deben reforzar las campañas educativas.

Oswaldo Páez / El País

Natalia* es estudiante de medicina, tiene 23 años y hace un año decidió que quería aumentar el tamaño de sus senos, pero no pensó en una cirugía sino asistió a un centro de estética donde le ofrecieron una sustancia inyectable para lograr su objetivo.

“Me dijeron que me iban a aplicar unas vitaminas que no producían efectos adversos, yo no sabía que eran biopolímeros y me inyectaron en los senos, yo no sé para qué me hice eso, por vanidad o por boba”, dijo la joven.

Nueve meses después comenzó el karma de Natalia: sus senos se empezaron a inflamar, se tornaron color rojo y varios días después su piel se fue carcomiendo, comenzó a supurar, se le abrieron los tejidos y se formaron unas grandes llagas.

“Hace una semana me iban a hacer una mastectomía con implantes y estaba preparada para la cirugía, pero me reventó el seno en otro lado y comenzó a supurar de nuevo. Hoy me encuentro mal, me están tratando con antibiótico, tengo la herida abierta... yo había escuchado muchas cosas sobre las sustancias inyectables, pero como una amiga se hizo lo mismo y a ella no le ha pasado nada, nunca imaginé que me pasara esto”, añadió Natalia.

Lea también: 'Los riesgos de someterse a los 'combos estéticos' en un quirófano'.

Su caso es uno de los 30 semanales que están llegando al consultorio del doctor Carlos Alberto Ríos, cirujano plástico reconstructivo y estético.
Aunque el uso de sustancias inyectables y los riesgos que estas causan no es nuevo, sí genera preocupación el aumento de víctimas de estos procedimientos.

“En el 2009 yo recibía una consulta a la semana, a veces una cada dos semanas, cuando pasó lo de Jessica Cediel (modelo y presentadora afectada por biopolímeros) empecé a tener tres consultas diarias, y en este momento la consulta de biopolímero está desplazando mis otras consultas de cirugía plástica”, indicó Ríos, quien también es miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica.

Y aseguró que, incluso, también ha atendido pacientes extranjeras. “Es increíble, en este momento tengo operadas dos mexicanas, una de Costa Rica, una de República Dominicana, acabé de consultar una niña que está en muy malas condiciones de Venezuela, tengo pacientes de Holanda, Australia”, puntualizó.

Según el especialista, las afectadas en su mayoría son mujeres y cerca del 99 % de personas que las han inyectado son esteticistas, el otro 1 % está repartido entre médicos, enfermeros y personas que no tienen nada que ver con la medicina.

“La esteticista le dice que le están inyectando vitaminas, minerales, ácido hialurónico, células expansivas, grasa de cordero, cualquier cosa que suene agradable, pero en realidad es cualquier sustancia de uso industrial, no humano, que la compran en cualquier ferretería como silicona líquida, aceite mineral o cualquier cosa que se pueda pasar por una jeringa”, indicó.

El panorama no es diferente en el consultorio del doctor Alfonso Riascos, cirujano plástico de Imbanaco, quien además advirtió que para temporadas de vacaciones aumenta la demanda de procedimientos estéticos.

“Estamos recibiendo pacientes que se habían aplicado esto hace 20 años, cuando no había ni controles ni prevención, entonces no solamente están los casos de ahora, porque los problemas aparecen después, sino que se han juntado con los casos nuevos. Yo recibo tres veces más personas con problemas con biopolímeros que hace unos diez o quince años, cada semana aparece una o dos personas”, afirmó Riascos.

Hasta el año pasado, según cifras de la Secretaría de Salud Departamental, se calculaba que más de 3000 personas habían sido inyectadas con biopolímeros.

Entre tanto, entre 1998 y 2016, Medicina Legal tiene un reporte de 66 casos de muertes en Cali ocurridas durante procedimientos estéticos y de estos, diez se relacionan con muerte secundaria por inyección de biopolímeros. Jairo Silva, director de la entidad en Cali, indicó que las cifras del 2017 y las de este año se darán a conocer en el Congreso Nacional de Medicina Legal que se realizará en agosto.

“Lo más grave de los biopolímeros no son los muertos, son los vivos”, señaló.

Este año, según la Secretaría de Salud Municipal, se han registrado tres muertes relacionadas con procedimientos estéticos. En el 2017 se reportaron 10.

Prevención y asesoría

Francia Fernández y Lina Hernández no son cirujanas plásticas, pero en su consultorio también reciben a diario cerca de diez víctimas de las sustancias inyectables. Estas mujeres crearon la fundación Di No a los Biopolímeros Colombia, donde se presta asesoría médica y jurídica a las afectadas por biopolímeros.

“Yo resulté siendo víctima porque hace unos ocho años me hice un procedimiento en el que me recomendaron a una doctora, ella me ofreció ponerme ácido hialurónico para reafirmar los glúteos... en mi caso nunca tuve ningún tipo de reacción visible, pero me diagnosticaron alogenosis iatrogénica, lo cual afectaba mi sistema inmunológico, se me caía el cabello, se me partían las uñas, tenía dolor en las articulaciones, sufría de insomnio”, contó Fernández, directora general de la Fundación.

En el 2017, esta fundación atendió a 938 personas: “el llamado es que la comunidad investigue y deje de inyectarse y de creer que lo que les están colocando sí se puede, porque el biopolímero lo han disfrazado como vitamina C, células expansivas, ácido hialurónico, moléculas expansivas, colágeno”.

Lea también: 'El fenómeno sin control de las cirugías estéticas que preocupa a las autoridades de salud'.

Por su parte, la Secretaría de Salud de Cali aseguró que constantemente hacen pedagogía sobre el tema y también hay controles a los centros de estética.

*Nombre cambiado

biopolímeros
Controles

Según el secretario de Salud de Cali, Alexander Durán, en la ciudad hay 330 centros de estética registrados y controlados por esta dependencia. Aunque en muchos de estos lugares se aplican sustancias inyectables, las autoridades advierten que también se hace en casas clandestinas.

“Todo el tiempo estamos hablando de este tema, informando y eso hace parte de la pedagogía. Lo ideal es que la gente se haga este tipo de procedimientos sea en sitios formalmente establecidos”, dijo Durán, quien añadió que el año pasado realizaron 147 operativos y se ordenaron 42 planes de mejora. Este año ya se cerró un centro de estética preventivamente por realizar procedimientos invasivos.

“Formalmente recibimos pocas quejas de personas afectadas por biopolímeros, al año pueden ser dos o tres”, señaló Durán.

Tenga en cuenta

El médico Alfonso Riascos explicó que los biopolímeros son sustancias que no son absorbidas por el cuerpo y este tiende a rechazarlas, por eso vienen las complicaciones.

Entre las que más inyectan están: silicona industrial, parafina, cemento dental, vaselina, aceites y hasta grasa animal.

”La única solución que hay para los biopolímeros es no inyectarse”, dijo Riascos y añadió que en los casos más graves estas sustancias pueden llevar a la muerte.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad