Crímenes de guerra

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Crímenes de guerra

Agosto 16, 2018 - 11:35 p.m. Por: Beatriz López

Expectantes estaban los asistentes a la primera audiencia ante la JEP de los militares involucrados en falsos positivos. La temperatura subió cuando el coronel Gabriel de Jesús Rincón pidió perdón ante las madres de Soacha “por el dolor causado a las víctimas directas e indirectas de este crudo conflicto armado”. Había otros 13 militares.

***

Fue ahí donde vislumbré la inmensa trascendencia de ese organismo para desentrañar la verdadera historia de 50 años de guerra en Colombia. Los muertos de los diferentes bandos ya no serán ‘NN’ sino seres vivos que contarán, a través de sus victimarios, su atroz final. Como bien dijo Julieta Lemaitre, presidenta de la Sala de la Verdad: “se espera que en la JEP se cierren las puertas del pasado”.

***

En esa sala, integrada por calificados profesionales de la justicia colombiana e internacional, sabremos la verdad de lo que sucedió con las 3.500 víctimas de los llamados falsos positivos, por parte de dos mil uniformados, algunos privados de la libertad en guarniciones militares, como el coronel Luis Fernando Borja que aceptó haber cometido cerca de 50 asesinatos.

***

Pero además, vamos a oír lo que sucedió realmente en las masacres de Segovia, el Aro, el Tomate, la Rochela, Mapiripán, Chengue, El Salado, Gabarra, Macayepo, la Chinita, Trujillo, San José de Apartadó y las muy sangrientas, de Farc y Eln: Bojayá y Machuca. Asimismo el genocidio de la UP y la participación directa o indirecta en el conflicto, de aquellos que aún siguen invisibilizados.

***

Los que acudan a la JEP, guerrilleros, paramilitares, militares o políticos, sabrán que este no es el Juicio de Nuremberg, que en 1946 llamó a la cúpula de la jerarquía nazi para juzgarlos por el Holocausto judío. Es un sistema de justicia y reparación, que además de buscar la verdad histórica, somete a los culpables a penas negociables, salvo casos de lesa humanidad, que serán juzgados por la justicia ordinaria.

***

Y a propósito de juicios históricos a criminales de guerra, acabo de ver la serie ‘La guerra de Vietnam’ en Netflix, y quedé horrorizada, con el grado de sevicia de la Francia de la libertad y los derechos humanos, que al perder el control colonial sobre Vietnam dio paso a una dura tiranía, que dejó millares de muertos.

Después vino EE.UU. con el napalm que arrasó cultivos de arroz, casas y seres humanos. “Más de 50 mil norteamericanos y dos millones de vietnamitas murieron en arrozales y selvas”, afirma Paola Guevara en el excelente comentario que hizo sobre la serie. Y yo pregunto: ¿por qué Francia y EE.UU. nunca fueron llevados a un tribunal internacional para responder por el atroz genocidio en Vietnam?

***

PD: Interesante la reunión del presidente Duque con los indígenas en la Casa de Nariño. Su respetuoso diálogo con arhuacos, wayús, emberas, etc., contrastaba con la actitud del consejero político, Jaime Amín, que no disimuló el aburrimiento de sentarse a la mesa con la ‘indiamenta’. No creo que Amín resista el frenético ritmo que está imponiendo el joven mandatario. Miren la transmisión del canal institucional y verán los enormes bostezos del otrora agresivo congresista del CD, hoy convertido en invitado de piedra del nuevo Gobierno.

VER COMENTARIOS
Columnistas