Conducir sin pase, un 'vicio' por el que han multado a más de 22 mil caleños

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Conducir sin pase, un 'vicio' por el que han multado a más de 22 mil caleños

Septiembre 19, 2018 - 11:55 p.m. Por:
Redacción de El País
Conductores sin licencia, un peligro que rueda por las vías

Los controles realizados por los agentes de tránsito son los únicos mecanismos a través de los cuales se pueden identificar a las personas que manejan algún vehículo sin el ‘pase’ que los acredita como conductores idóneos de un automotor.

Foto: Oswaldo Páez / El País

Los altos costos de los cursos de conducción, el olvido de la renovación o, incluso, llevar manejando varios años sin ser requeridos por las autoridades, son algunos de los motivos que tendrían miles de conductores temerarios que abordan las vías de la ciudad sin siquiera tener una licencia para manejar un automotor.

Esta práctica, por demás irresponsable, según las autoridades y expertos en asuntos de movilidad, es más común de lo que se piensa en Cali. No obstante siempre habrá un subregistro, pues a diferencia de la revisión técnico mecánica o el Soat, cuya falta puede ser detectada por las cámaras de foto detección, la licencia de conducción es un documento al portador y su ausencia solo puede ser detectada cuando se instalan retenes o se intensifican los operativos en los puntos críticos de la ciudad.

Entre el 1 de enero y el 31 de agosto de este año, según el Observatorio de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, se impusieron 22.288 comparendos a conductores que manejaban sin portar la licencia de conducción. Dicha cifra representa un incremento de 6409 sanciones respecto a las notificadas en el mismo periodo del año pasado, cuando los guardas de tránsito sorprendieron a 15.879 conductores circulando sin el ‘pase’.

El reporte de infracciones del presente año es aún más impresionante si se tiene en cuenta que en el 2016 fueron multados 9864 personas que manejaban sin el plástico que los avalaba como idóneos para estar al volante de un automotor. En solo dos años, el porcentaje de conductores sancionados ha aumentado el 126 %.

Lea también: Este año ya van más de 100 muertos por riñas en Cali

Para el secretario de Movilidad Municipal, Juan Carlos Orobio, el número de personas que han sido sancionadas durante este año por no tener el certificado de las autoridades para conducir “es preocupante porque el que haya personas manejando que no están certificadas como conductores idóneos se ve representado en imprudencias. Una de las principales causas de los accidentes es el comportamiento humano, por eso es importante vigilar que la gente porte su licencia de conducción”.

Según el funcionario, el crecimiento exponencial de esta anomalía obedece a que se han intensificado los controles por parte de los agentes de tránsito en las vías de la ciudad.

“La mayor parte de los infractores son usuarios de las motocicletas, aunque también se ven conductores de automóviles sin la licencia. Cada vez hay mayores restricciones y complejidades y costos para acceder a los cursos de conducción y por eso la gente tiende a no hacer este trámite, que es obligatorio si se quiere manejar un vehículo automotor”, dijo Orobio.

Acorde a lo estipulado en el Código Nacional de Tránsito, las personas que son detectadas conduciendo sin portar la licencia expedida por el Ministerio de Transporte son multadas con ocho salarios mínimos legales diarios vigentes ($208.328).

De acuerdo con James Gómez, experto en seguridad vial de la firma Urbavial, el fenómeno de conducir sin licencia puede darse en muchos casos por un olvido en la renovación o porque el documento le ha sido suspendido al conductor por una afrenta a las normas de tránsito, pero enfatizó en que son muchos los conductores que ni siquiera han pasado por una escuela de conducción y no cuentan con nociones básicas de cómo actuar frente al volante de un automotor.

“Cuando hay personas que manejan de manera empírica se configura un riesgo para la movilidad, pues la persona no ha hecho un curso ni pasó las pruebas teóricas ni prácticas, lo que no se compadece con la seguridad del entorno ni de los otros actores en la vía. Sin embargo, hay quienes pierden la licencia y nunca vuelven a sacar el documento porque las probabilidades de que sea requerido en la vía son bajas; hay gente que lleva manejando veinte años y que nunca lo han requerido en la vía siquiera para pedirle el Soat, es un riesgo similar al que corre la gente cuando maneja habiendo tomado licor. Esto pasa muy a menudo no solo en Cali, sino en el país”, puntualizó Gómez.

El experto en seguridad vial referenció que “hay mucho motociclista que nunca ha pasado por un curso de conducción y utiliza la moto como medio de transporte a riesgo; estoy casi seguro de que la persona que maneja sin licencia también carece del Soat y de la revisión técnico mecánica, también evade las cámaras de fotodetección para evitar ser detectados. Para limitar ese comportamiento, falto de ética de los conductores, es preciso que haya un mayor control por parte de las autoridades”, finalizó el vocero de Urbavial.

Vigilancia a centros

Para erradicar la suplantación de aprendices inscritos en los Centros de Enseñanza Automovilística y garantizar la idoneidad de los conductores, la Superintendencia de Transporte implementó el registro y la validación biométrica de los aprendices a través de las bases de datos de la Registraduría.

Para el agendamiento de las citas se monitorea el calendario programado. Durante el curso teórico y práctico, así como en el examen, se hace la validación biométrica para evitar el ausentismo y la suplantación.

Un básico para manejar

A la hora de ponerse ante el volante de un automóvil o el manubrio de una motocicleta es necesario demostrar, además de aptitudes, que es una persona capacitada para rodar en las vías. Esa certificación solo la puede aportar la licencia de conducción.

Entre los requisitos que deben cumplir las personas que quieren optar por una licencia de conducción están saber leer y escribir, tener 16 años cumplidos (o 18, en caso de necesitar el ‘pase’ para vehículos de transporte público), aprobar un examen teórico-práctico de conducción para vehículos particulares que realizan los centros de reconocimiento de conductores o, en su defecto, presentar un certificado de aptitud en conducción otorgado por un centro de enseñanza automovilística; y aportar un certificado de aptitud física, y mental para conducir expedido por un médico debidamente registrado ante el Ministerio de Salud.

Actualmente, los cursos para obtener la licencia de categoría B1 (que sirve para manejar automóviles, motocarros, cuatrimotos, camperos, camionetas y microbuses de servicio particular) oscilan entre $800.000 y $800.700, dependiendo del sexo y la edad.

Entre tanto, la capacitación para hacerse al ‘pase’ de categoría C1 (apto para conducir automóviles, camperos, camionetas y microbuses de servicio público), los interesados deben cancelar entre $999.100 y $999.700, teniendo en cuenta la edad y el sexo.

A estos valores deben añadirse los costos de la licencia de conducción ($118.050) y del examen en el Centro de Reconocimiento de Conductores ($143.000 aproximadamente).

Cabe recordar que para obtener el documento también se debe estar inscrito en el Registro Único Nacional de Tránsito, Runt; presentarse personalmente para la toma de huella, firma y foto, presentar el documento de identidad y estar a paz y salvo por multas originadas en infracciones de tránsito.

Lea además: Hasta 21 daños de energía se registran a diario en Cali, ¿por qué ocurren tantos?

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad