Cinco bibliotecas innovadoras que buscan incentivar la lectura en Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Cinco bibliotecas innovadoras que buscan incentivar la lectura en Cali

Septiembre 14, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
BiblioMÍO

Así lucen los espacios que se han adecuado en las estaciones Unidad Deportiva y Terminal Andrés Sanín del MÍO, para ofrecer lectura a los usuarios del sistema.

Oswaldo Páez / El País

Encontrar una ‘mini’ biblioteca en el MÍO para leer un libro mientras espera su ruta o llevárselo prestado a casa; ser sorprendido por un bus cargado de mil textos que llegue hasta su barrio y poder disfrutar de un cuento narrado por un experto en el tema; o ser abordado por una ‘bicibiblioteca’ mientras hace deporte en la Ciclovida, son algunas de las estrategias innovadoras que se están promoviendo en Cali para fomentar la lectura.

María Dolores Martínez, coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas de Cali de la Secretaría de Cultura Municipal, indicó que actualmente se cuenta con 61 bibliotecas públicas en la ciudad que tienen diversos espacios para atender a población desde la primera infancia en adelante.

“Tenemos una estrategia de espacios no convencionales que se desarrolla con nuestros promotores de lectura, esa sería la biblioteca número 62, que la denominamos la biblioteca sin puertas ni ventanas porque se hace una intervención en toda la ciudad; vamos a los centros comerciales con el proyecto vitrina literaria, a centros de salud y hospitales con ‘literacura’, a los centros de reclusión con ‘librarte’, tenemos dos biblioestaciones en el MÍO”, explicó Martínez.

Lea también: Polémica por fallo sobre estudiantes que tuvieron sexo en un aula de clase

Todas las estrategias, independiente del nombre que tengan, buscan los mismo: que las personas se enamoren de la lectura y la conviertan en uno de sus hábitos.

“Hay un proyecto muy enriquecedor, se llama ‘Cocinando con las palabras’, se hace en la galería Alameda, y es un espacio donde una de las promotoras de lectura, que es chef, hace relatos en torno a la gastronomía”, añadió Martínez.

Según la Encuesta Nacional de Lectura 2017, realizada por el Dane, en las cabeceras municipales, los colombianos leen un promedio de 2,9 libros al año, incrementando la cifra de 1,9 libros leídos para 2012.

Asimismo, la población lectora de las cabeceras municipales leyó en el 2017 un promedio de 5,4 libros al año, mientras que en el 2012 esta misma población leía 4,1 libros al año. En Cali, el promedio de libros leídos fue de 5,8.

Entre tanto, la encuesta de percepción ciudadana Cali Cómo Vamos 2017, señala que en el último año los encuestados leyeron un promedio de 4,7 libros.

“Las bibliotecas públicas tenemos como misión aumentar los índices de lectura y lo que tenemos que hacer es buscar estrategias para hacer que la gente lea más, no solamente propiciarle libros al que lee, porque este se los rebusca, el tema es pensar estrategias para enamorar de la lectura al que no lee, esa es la misión y ahí es donde nosotros tenemos que ser creativos al momento de lanzar y crear nuevos programas de promoción de lectura”, afirmó María Fernanda Penilla, directora de la Biblioteca Departamental.

La funcionaria explicó que desde este espacio también se promueven diversos proyectos para fomentar la lectura, como lo son: la ‘bebeteca’, el ‘bibliobús’, ‘Lectura cura’ o ‘postre de cuentos’, que impactan diferentes espacios de Cali y el Valle.

“También hacemos ‘Bibliovalle te lee’, que es un picnic literario que hacemos una vez al mes en un municipio y al mes siguiente en un parque de Cali, es una toma sorpresiva de parques donde leemos en voz alta, regalamos libros, llevamos el archivo fotográfico y fílmico”, señaló Penilla.

El País realizó un recorrido por algunos de estos proyectos innovadores.

5,8
libros al año leen en promedio los caleños, según la Encuesta Nacional de Lectura 2017, realizada por el DANE.

BiblioMIO

Desde diciembre pasado empezó a operar BiblioMIO, dos espacios bibliotecarios que se adecuaron en la estación Unidad Deportiva y la Terminal Andrés Sanín del MÍO, en articulación con la Red de Bibliotecas Públicas. Allí, los usuarios del MÍO pueden acceder a más de 500 ejemplares, que pueden leer en el sistema o llevarlos prestados a casa, siempre y cuando cuenten con la llave del saber que se puede adquirir en las bibliotecas públicas.

“Estamos satisfechos con el proceso, el propósito es poder extenderlo a todas las estaciones terminales del sistema, esperamos que iniciando el 2019 se pueda implementar el Paso del Comercio”, dijo Lina Trujillo, jefe de cultura y gestión social de Metrocali.

A la fecha se han prestado 7215 libros.

‘Bibliobús’

Esta estrategia consiste en un vehículo cargado de aproximadamente mil libros que realiza visitas, principalmente a los lugares más apartados de Cali y el Valle. Se realizan actividades de lectura en voz alta, conversación y exploración de la colección de textos.

“Es un bus dotado de toda la tecnología, ahí llevamos además de los libros, un telón para presentar películas, todo para exhibir el archivo fotográfico y fílmico, tenemos unas mesas para sacar y atender a las personas, está equipado totalmente para el tema de promoción y viajamos todo el tiempo a los municipios”, dijo Lisney Guayara, directora técnica de la Biblioteca Departamental. Según la funcionaria, el propósito es hacer 100 visitas anuales, y en 2017 se llegó a 55.155 personas.

‘Biciblioteca’

Todos los domingos, tres bicicletas muy particulares recorren la ciclovida de Cali para invitar a los caleños a que mezclen la actividad deportiva con la lectura.

“Es una bicicleta diseñada con un carrito y allí se lleva una pequeña biblioteca y se despliega en los diferentes tramos de la ciclovida”, explicó María Dolores Martínez, coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas de Cali.

Otra estrategia para ‘cazar’ lectores en espacios públicos es ‘libros libres’: “recogemos libros donados y tenemos tres buzones donde se hace el intercambio y la liberación de esos libros: uno está en la Plaza de Cayzedo, otro en la Biblioteca del Deporte y otro en El Pondaje, en la Comuna 13. Se alcanzan a tener entre 25 y 40 libros en estos espacios”.

Lectura que cura

A través del programa ‘Literacura’, la Red de Bibliotecas Públicas de Cali llega a espacios como centros de salud y hospitales.

A su vez, la Biblioteca Departamental cuenta con los programas ‘Lectura cura’ y ‘Postre de cuentos’, a través del cual se forman voluntarios en lectura en voz alta para que lleven sus servicios a las instituciones de salud y colegios.

“Es un programa muy hermoso, vamos a leerles a los niños a la clínica Imbanaco, llevamos una serie de cuentos y se hace una narración utilizando diferentes tonos de voz e involucrando a los niños y a sus acompañantes para darle vida al cuento”, contó Idalia Sandoval, una de las voluntarias de lectura de la Fundación de Cuidados Paliativos. Cerca de 120 personas son formadas al año.

‘Bebeteca’

Hace más de un año se puso al servicio en la sala infantil de la Biblioteca Departamental, un espacio especial para lectura de niños y niñas de cero a 3 años. “Tenemos piso en tapete, peluches, rompecabezas, material didáctico y libros que estimulan la motricidad y creatividad, donde los niños podrán acercarse al libro como juego”, explicó Sandra Salazar, líder de servicios bibliotecarios.

Alrededor de 30 niños y niñas visitan este espacio a diario.

Beneficiados

La coordinadora de la Red de Bibliotecas Públicas de Cali, María Dolores Martínez, indicó que cuentan con 20 promotores que se encargan de llevar la lectura a los espacios no convencionales. El año pasado, la estrategia impactó a más de 40.000 personas.

La Biblioteca Departamental indicó que este año ha prestado alrededor de 108.985 servicios bibliotecarios y de consulta; de estos, 7529 son de préstamo externos de libros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad