Casas con piscina y vías ilegales: así invadieron una hacienda en el sur de Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Casas con piscina y vías ilegales: así invadieron una hacienda en el sur de Cali

Septiembre 16, 2018 - 07:45 a.m. Por:
Redacción de El País
Hacienda Chontaduro de Jamundí

Aunque son supuestas familias desplazadas las que invadieron la hacienda Chontaduro de Jamundí, en la imagen se aprecia que varias de las casas son en material y tienen piscina y lagos de pesca. También se ve que arrasaron la montaña para levantar mas viviendas.

Cortesía para El País

Los anuncios empezaron a aparecer hace un par de meses: “Vendo lote de 2200 m2 en el sur de Cali a 10 minutos del río Pance. Tiene un lago de pesca y cuenta con río para bañar. Carretera con doble entrada, un bello paisaje y una vista espectacular”.

Lo único cierto en al menos 40 clasificados como este, publicados en páginas web dedicadas a la venta de inmuebles, es que tiene “una vista espectacular”. Lo demás es falso.

La hacienda Chontaduro de Jamundí, que limita con Cali por la avenida Cañasgordas, es un caso absurdo de una invasión que se le salió de las manos a las autoridades de ese municipio y que ahora ha puesto a prueba al Gobierno caleño.

“Lo de Chontaduro es un tema jurídico bien complicado porque es una invasión a la que le dejaron coger ventaja y eso tiene ya fincas con piscina. Lo más verraco es que hay gente que tiene lotes en la invasión, pero también tiene buenas casas en Cali y Jamundí”, aseguró Édgar Yandi, alcalde de Jamundí.

La hacienda pertenece a la familia Abadía Torné, primos del exgobernador Juan Carlos Abadía, pero fue abandonada e invadida hace más de una década. El País intentó conocer las razones por las cuales los Abadía renunciaron a un predio de más de mil hectáreas, pero no fue posible.

El inspector de Jamundí, Roosvelt Ruiz, aseguró que “al parecer fue por razones de intimidación. Para sacar esa gente va a ser muy verraco porque es gente agresiva y eso va a generar un problema de orden público delicado”.

Y esa percepción parecen tenerla todas las autoridades en Jamundí. En Chontaduro viven hoy más de 700 familias sin servicios públicos, a diario se hacen talas que se extienden cada vez más cerca de los Farallones para levantar más viviendas y todos los desechos va a caer a las quebradas sin que autoridades civiles, policiales ni ambientales se pronuncien.

Lea también: 'Así se roban los lotes de alto costo en la zona industrial de Yumbo'.

Pero, ¿qué ocurrió en las últimas semanas para que se disparara la venta de lotes en Chontaduro?

Hacienda Chontaduro de Jamundí
Hicieron vías por la fuerza

La falta de autoridad de los últimos alcaldes de Jamundí terminó pagándola la sociedad Juan José Borrero Sucesores S.A.S, dueños de la hacienda Quesadas, ubicada justo abajo de Chontaduro, en zona rural de Cali.

Acostumbrados a hacer todo a la brava y por vías de hecho, entre mayo y junio, residentes de Chontaduro y de la vereda Peón entraron por la fuerza con bulldozer y retroexcavadora en la hacienda Quesadas y construyeron dos vías con más de cinco kilómetros dentro del predio de la familia Borrero para entrar y salir por la avenida Cañasgordas sin que ninguna autoridad intentara frenar el daño.

Son esas las dos vías de acceso a las que hacen referencia los anuncios clasificados que ofrecen en venta lotes en Chontaduro, cuyos habitantes se han movido a través de La Vorágine. “Teníamos problemas para entrar, pero con las vías nuevas se nos valorizó la tierra porque quedamos a cinco minutos de Jamundí y a 15 de Cali”, aseguró el dueño de un lote a un periodista de El País que fue a Chontaduro, haciéndose pasar por comprador.

“Nos han desmembrado la finca como han querido, dañaron los potreros, quitaron las cercas eléctricas y tenemos el ganado confinado en un solo potrero porque se pasan a comerse las cañas y eso ha afectado el contrato que tenemos con un ingenio”, indicó un miembro de la familia Borrero.

Quienes conocen, dicen que el trabajo de la maquinaria pesada para hacer vía de acceso, vías internas y nivelar terreno para construir viviendas, costó más de $600 millones. “Eso no es obra de desplazados sino de mafias dedicadas a vender tierra”, indicó Hernando Morales, abogado de los Borrero.

El mayor Andrés Obando, comandante de Policía de Jamundí, señaló que “seguramente hay intereses indebidos detrás de estos hechos, pero no sabemos aún quién está detrás”.

Esos “intereses indebidos” se manifestaron hace dos días cuando decenas de personas se tomaron la hacienda Quesadas, hombres armados se ocultaron entre los cultivos y ni propietarios ni autoridades pudieron ingresar al predio.

Justo ese viernes la corregidora de Pance, Jeanny Orduz, llegaría a la hacienda Quesadas para ordenar la destrucción de las vías ilegales, por las cuales les acaban de notificar a los Borrero el inicio de un proceso sancionatorio porque esas vías “no tienen la viabilidad técnica ni las autorizaciones de la CVC”.

Andrés Villamizar, secretario de Seguridad de Cali, dijo que no puede pronunciarse en el caso porque él sería la segunda instancia y al prejuzgar quedaría inhabilitado.

Con documentos falsos
Hacienda Chontaduro de Jamundí

Vías que hicieron invasores de Chontaduro y Peón en la hacienda Quesadas.

Redacción de El País

Los líos de los propietarios de la hacienda Quesadas con los habitantes de Chontaduro y Peón, cuya vía de ingreso ha sido a través de La Vorágine, se iniciaron en enero de este año.

La zona plana de la hacienda, cuya casa fue declarada patrimonio cultural del Valle, fue rentada al Ingenio Cauca y para el cultivo de la caña debieron acondicionar una vía.

Al terminarla, y alegando el principio de igualdad porque supuestamente desde la vereda Peón tenían un paso autorizado por la hacienda, la gente de Chontaduro empezó arbitrariamente a usar la vía privada para salir por la Cañasgordas.

Pero en enero les limitaron el paso por la vía cañera al percatarse, entre otras razones, que era usada para subir materiales y fomentar más invasiones en la loma. Vinieron entonces las vías de hecho.

Cerraron la Cañasgordas, hicieron mingas en la hacienda Quesadas y causaron daños. En un video se observa que amenazan a los dueños con tener que irse de la “Chontaduro Humana cuando Gustavo Petro sea presidente”.

Asegurando tener documentos que certifican una servidumbre que les autoriza pasar por la hacienda Quesadas, habitantes de Peón y Chontaduro instauraron una querella en Jamundí.

Según el abogado Morales, asistieron a la cita, en medio de la presión de la guardia indígena, por cortesía porque Quesadas no pertenece a Jamundí. “Sin embargo, el inspector declaró un statu quo sin tener competencia, pero no le importó y ordenó retirar una puerta de la vía cañera y la misma gente la quitó y se la llevó”.

El inspector Roosvelt Ruiz le dijo a El País que sí era competente para tomar la decisión porque una ordenanza de 1968 establece que por allí pasa una vía departamental de uso público.

El 20 de marzo del 2018 la jefe de la Oficina Jurídica de Infraestructura del Valle, Pola Patricia Quintero, contradijo al inspector y conceptuó que en el Sistema Departamental de Carreteras no existe esa vía y la Asamblea del Valle también dijo que es falsa la ordenanza.

Pero no es el único documento apócrifo. Los invasores hablan del Acuerdo 4 de 1958, que tampoco existe, en el que el Concejo de Jamundí decretó unos caminos de herradura. “No necesita uno ser abogado para saber que el Concejo de Jamundí no es competente para tomar decisiones sobre Cali y que las servidumbres tampoco se establecen por acuerdo”, dijo Morales.

Lo novedoso es que el documento original es a mano alzada y el que presenta la comunidad está redactado en computador, pese a ser de 1958.

“No puede ser que como particulares tengamos que resolverle un lío a la Alcaldía de Jamundí. Esto es un atropello a la propiedad privada y no está pasando en Corinto ni en Miranda (Cauca), sino en el sur de Cali”.

De pies y manos

La CVC emitió un concepto en el que declara que el 35,6% de la hacienda Quesadas es área de conservación hídrica porque está bañada por tres ríos, posee bosques nativos y guaduales.

Por esta razón no pueden explotar plenamente la hacienda y tienen afectado el tema de la ganadería, porque les han dañado los potreros, pese a que pagan altos impuestos al Municipio.

Adicional a ello, el actual POT de Cali los limita solo a la actividad agrícola y ganadera. No pueden hacer obras de infraestructura ni parcelar la tierra hasta dentro de 8 años que sea modificado.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad