¡Cali culta!

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

¡Cali culta!

Octubre 22, 2018 - 11:40 p.m. Por: Aura Lucía Mera

Sigo con Cali. Además de linda esta semana demostró que está punteando en cultura y recobrando ese apelativo que la distinguió durante tantos años como capital cultural de Colombia. Además de capital deportiva.

Me refiero a los tres acontecimientos más relevantes. La Feria del Libro, la exposición World Photo Press en el museo La Tertulia y los 40 años de la emisora 88.5 de la Fundación Carvajal dirigida y creada por Amparo Sinisterra de Carvajal.

La Feria del Libro con sus carpas desplegadas a lo largo del Bulevar con tres mil quinientos metros cuadrados de estanterías de libros es toda una hazaña. México como país invitado llegó por todo lo alto con el escritor Jorge Volpi presentando su última obra ‘Una novela criminal’. Programas para niños, talleres, conversatorios. Toda una semana dedicada a la literatura, a ofrecerle a la ciudad y al departamento el secreto de las palabras que son las armas que cambian el mundo, porque nos abren nuevos horizontes, enriquecen los pensamientos, nos regalan alas para volar y soñar y ser libres.

La Fundación World Press Photo llega a Colombia después de doce años de ausencia. Personalmente creo que es una de las instituciones más importantes a nivel mundial. Generalmente veo sus exposiciones en Madrid, en La Caixa, y siempre he sentido que cada fotografía que veo me llega al alma como una daga que abre una herida emocional que sigue latiendo otra siempre.

El Museo de Arte Moderno La Tertulia se anotó el punto más alto en Colombia. Mostrarnos las 137 fotografías ganadoras del Premio 2018, gracias al apoyo de los Países Bajos. Recorrerla es entrar de lleno en el caos y la demencia del mundo actual. Jamás una crónica o un artículo podrán alcanzar la fuerza de una imagen. Las palabras siempre se quedarán cortas al compartirnos el dolor o la tragedia. La imagen llega como un dardo y golpea inmisericorde el corazón y la conciencia. Sin máscaras, ni paliativos. Fustiga y estremece. Nos quita las palabras. Por eso me inclino ante todos los reporteros gráficos colombianos, que con sus imágenes nos cuentan la verdadera tragedia de este país. Así quiera este gobierno dificultar la tarea de la Comisión de La Verdad, tenemos las imágenes de Jesús Abad Colorado y otros héroes que han tenido el valor de retratar los rostros del dolor y hacernos palpar la sangre que ha corrido. Esa verdad que no queremos ver o queremos distorsionar. Cali entero tiene la obligación de pasar por La Tertulia y abrir su mente al dolor, sentirlo propio y tratar de hacer algo por minimizar esta demencia.

Amparo Sinisterra de Carvajal ha logrado durante 40 años regalarnos la música clásica, la música brillante, el jazz, las notas que nos ayudan a sobrevivir el caos que rodea nuestros tímpanos, proporcionándonos un oasis espiritual. Nos dio una alternativa para poder escaparnos de la salsa, el vallenato, los alaridos de los nuevos cantantes, el ruido sistémico de compases bastos y enloquecedores. Una alternativa. Eso es suficiente. Tenemos la libertad de escoger. Y en eso consiste la diferencia. No soy muy culta en música clásica, pero un alarido desgañitado o un tamborazo a destiempo me pueden llevar a la locura. ¡Gracias Amparo por haber resistido los embates de los decibeles fuera de tono y regalarnos un poco de paz interior y de cordura!

***

P.D. ¿Hasta cuándo el alcalde de Palmira seguirá incumpliéndole al corregimiento de Palmaseca? Lleva tres años. Menos mal que no habrá reelecciones. ¡Qué triste es jugar con la esperanza de los más vulnerables!

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas