Cada fin de semana hay entre 4 y 5 asonadas en Cali, ¿qué está pasando?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Cada fin de semana hay entre 4 y 5 asonadas en Cali, ¿qué está pasando?

Agosto 31, 2019 - 12:05 a.m. Por:
Redacción de El País 
ordenb3agos29-19n1,photo01

Las asonadas ocurren en sectores en donde hay altos índices de violencia y en los que los habitantes guardan cierta desconfianza hacia las autoridades.

El País

Entre cuatro y cinco asonadas se presentan cada fin de semana en Cali. Así lo indicó la Policía Metropolitana, luego de que un hecho de este tipo se registrara el pasado lunes, en el sector de Puente Azul del barrio de Terrón Colorado, noroeste de la ciudad. Un muerto y cinco personas lesionadas, entre ellas cuatro policías, fue el saldo de esa situación.

“Luego de atender una llamada de auxilio al 123 por unos disparos en la zona, la ciudadanía les informa a los uniformados que dos hombres intentaron agredir violentamente a unos familiares. Esas personas, al notar la presencia de la autoridad, se esconden en una residencia. Después se ingresa al inmueble, se capturan cuatro personas y se incautan dos armas de fuego”, narró el coronel Miguel Ángel Botía, subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali.

Pero cuando los uniformados iban a conducir a los presuntos delincuentes a la Estación de Terrón Colorado, la comunidad intentó evitarlo y arrebató a dos de ellos de las manos de los policías, según contó Botía.

Los otros dos son conducidos a la Estación -agregó el oficial-, pero en medio del traslado se presentó un intercambio de disparos, que dejó un policía herido con una bala en los tejidos blandos (ahora fuera de peligro) y otros tres, luego de ser agredidos con piedras y otros objetos contundentes.

En medio de estos enfrentamientos, un hombre identificado como Parménides Chimunja Majín, de 38 años, falleció tras recibir un disparo a la altura del pecho. La hija de la víctima, Yurany Andrea Flórez, afirmó que fue un uniformado quien disparó contra su padre.

“Cuando la Policía empezó a pegar tiros para asustar a la gente y así sacar a los delincuentes, empujaron a mi hermana, la golpearon en medio de ese ‘boroló’. Entonces a mi papá le dio rabia, por lo que fue a reclamar, y ahí fue cuando le dispararon. Llegó al centro médico de Terrón, en donde finalmente murió”, narró.

Pese a que el coronel Botía aseguró que el señor era uno de los cuatro capturados, indicó que dentro de la Institución se adelanta una investigación disciplinaria para “mayor transparencia del proceso policial”. Esto, sin contar las indagaciones que ya son gestionadas por el CTI de la Fiscalía.

“Estamos revisando los antecedentes de los dos delincuentes que logramos capturar. Uno de ellos es conocido como alias El Burro, quien ya había sido condenado por porte ilegal de armas”, señaló el Subcomandante de la Policía de Cali. “En este sector hay grupos dedicados al tráfico de estupefacientes y cada vez que hacemos un procedimiento, somos agredidos por la comunidad”, dijo.

Lea también: No bajan los robos a personas en Cali: van más de siete mil denuncias este año

Las asonadas suelen ocurrir en sectores con altos índices de violencia y en donde hay poca confianza de los residentes hacia la Policía, que muchas veces la acusan de abuso de la autoridad.

Uno de los episodios más recordados ocurrió el 12 de febrero pasado, en el barrio El Retiro, oriente de la ciudad, hecho que dejó cinco heridos: tres por disparos y dos por agresiones físicas. Esto, luego de un procedimiento de control a un grupo de jóvenes que poco después terminó en un choque con algunos habitantes de la zona.

Pero un video grabado en su momento por un ciudadano enseñó cómo al menos seis policías desenfundaban sus armas y disparaban al interior de una vivienda, en donde se encontraba Jimmy Alejandro Borrero, joven de 20 años y miembro de la Liga Vallecaucana de Boxeo, quien recibió un disparo en el pie derecho.

De acuerdo con *Daniela, una residente de la Comuna 15 (que agrupa el barrio El Retiro), “este tipo de hechos se presentan por dos razones principales. Primero, porque cuando van a sacar a algún delincuente que esté escondido en su casa, es común que varios familiares salgan a defenderlo, desde el más jovencito hasta el más viejo. Entonces salen con piedras, machetes, de todo”.

“Y la segunda razón es que en algunas ocasiones la Policía no hace un debido procedimiento, entonces digamos que un joven no está haciendo nada malo en una esquina, pero cuando la autoridad va a hacerle algún procedimiento puede llegar a excederse. Es en ese momento en el que la situación puede tornarse violenta”, expresó.

Daniela precisó que en la Comuna 15 los barrios en donde hay menos aceptación de parte de la comunidad hacia la Policía son los asentamientos subnormales de Comuneros I, Mujica y El Retiro.

“Este es el más complicado de todos, porque gran parte de sus habitantes son familiares de delincuentes. Y a eso súmele que en esas zonas es común que haya homicidios, robos o microtráfico”, afirmó.

Pero no solo es el oriente de Cali en donde se registran asonadas, sino también en el sector de Ladera. Tan solo hay que recordar el episodio acontecido el 27 de marzo pasado en Siloé y El Cortijo, cuando se hicieron operativos contra vehículos que presentaban irregularidades, algo que disgustó a los ‘motorratones’, quienes se empezaron a juntar para formar una revuelta contra las autoridades.

“Eso ocurre mucho cuando vamos a hacer capturas en flagrancia, entonces la comunidad quiere raptarle el delincuente a la Policía y protegerlo, pero cuando esas mismas personas son víctimas, ahí si quieren que haya captura”, afirmó el general Hugo Casas, comandante de la Policía Metropolitana de Cali.

Casas acotó que hay algunas personas que buscan obtener réditos económicos alegando abuso de la fuerza, pero que al contrario se trató de uso legítimo de la fuerza, algo que está amparado por el Artículo 22 de la Constitución Política de Colombia.

“Es por eso que debemos someter a un delincuente cuando haya lugar para hacerlo, por ejemplo, para saber en qué momento enfrentarlo con un arma de fuego. De todos modos, seguimos siendo efectivos en las capturas en flagrancia, producto de la vigilancia comunitaria por cuadrantes”, destacó el general.

*Nombre cambiado por seguridad

Asonadas bailables 

  • En junio de este año fueron muy difundidos en redes sociales los videos de “asonadas bailables” a policías: canciones de ‘salsa choke’ que insultaban a los uniformados cuando hacían operativos de control en el Distrito de Aguablanca.
  • De esto salió un video musical, ‘Los tombos’, realizado por cantantes del oriente de la ciudad, hecho que colmó la paciencia de la Policía y que a finales de mes anunció que instauraría acciones legales por el delito de injuria, es decir, imputaciones deshonrosas.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad