Así se 'cocinaron' las alianzas políticas del nuevo Congreso

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Así se 'cocinaron' las alianzas políticas del nuevo Congreso

Julio 21, 2018 - 03:56 p.m. Por:
Colprensa 
Congreso de la República 2018

Congreso de la República 2018

Colprensa

El reloj marcaba cerca de las once de la noche del viernes. En el salón de sesiones del Senado se cumplía la primera plenaria de la legislatura. A esa hora había 50 senadores que representaban polos opuestos: los que serán gobiernistas pura sangre y los que abiertamente estarán en la oposición.

Ese momento es la fotografía que permanentemente se verá durante los próximos cuatro años en el Congreso de la República, en donde el mandatario entrante, Iván Duque, deberá lograr que se le tramiten las normas que marcarán la hoja de ruta de su gobierno y poder cumplir parte de las promesas que le permitieron el 17 de junio pasado sacar más de 10 millones de votos para ganar la Presidencia de la República.

Pero no fue nada fácil consolidar la coalición de gobierno y Duque tuvo que recurrir a una primera ayuda de su mentor en el Senado y jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez.

Tan solo dos horas antes de instalarse el Congreso, el uribismo le dio humo blanco al nombre de Ernesto Macías para que fuera el presidente del Senado. Precisamente, el próximo 7 de agosto, Macías será el encargado de juramentar al nuevo mandatario.

Durante una semana, Macías estuvo en un mano a mano con su compañera de bancada Paola Holguín por la dignidad en el Legislativo.

El debutante senador uribista Ciro Ramírez, al referirse a esa puja, sostuvo que “no es nueva, cada cuatro años vemos las complicaciones de los acuerdos de los diferentes partidos y esto se repite. Hay que tener pies de plomo y cabeza fría para tener la coalición lo más pronto posible”.

Superada esa competencia uribista, Duque al parecer volvió a lograr que haya en torno a él un partido sólido e incondicional, el cual irá de la mano de otras bancadas que no se deslizarán fácilmente: el conservatismo, los cristianos de Colombia Justa Libres y los tres senadores del Partido Mira, que por intermedio de su vocero, Carlos Guevara, anticipó que acompañarán a Duque en todo su gobierno.

Lea también: Bajada de pantalones, llegadas tarde y otros hechos que se robaron el 'show' en el Congreso

Una coalición difícil de cocinar 

En la sesión del viernes, también quedó evidente que en esa foto estarán, en momentos determinados, los partidos de la U, Cambio Radical y Liberal.

Los dos primeros lograron consolidar una alianza que les permitirá trabajar unidos en el Legislativo, por lo que tendrán una bancada de 86 miembros (30 senadores y 56 representantes a la Cámara).

Esa alianza llevó al traste los acuerdos a los que habían llegado desde la semana anterior los compromisarios. Detrás de ella estuvieron el excandidato presidencial Germán Vargas Lleras y el presidente de la U, Aurelio Iragorri, quien fue la voz en la sombra del presidente Juan Manuel Santos.

Aunque se mantuvo mucha discreción, al cierre de las reuniones de los compromisarios siempre trascendían los detalles de los acuerdos para repartir las presidencias, la integración de las comisiones, la asignación de las direcciones administrativas y la composición de la Comisión de Acusaciones, la cual llevará procesos contra el expresidente Álvaro Uribe y el saliente Juan Manuel Santos.

El día más complejo para los compromisarios fue el jueves 19 de julio, cuando desde el uribismo el hoy presidente del Senado, Ernesto Macías, luchaba por su aspiración en el partido al tiempo que servía de componedor con las demás colectividades.

Llegó un momento en que el conservatismo se levantó de la mesa y se fue. Según trascendió, la entrante ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, se tuvo que reunir con los voceros de la U y Cambio Radical, e incluso con el mismo Germán Vargas Lleras, con quien creció en la política hace más de 20 años.

Pero la noche de ese jueves tuvo más escenarios en los que se cocinó la coalición. Los expresidentes César Gaviria Trujillo y Álvaro Uribe tuvieron que llamar al orden a sus partidos, mientras que en la Casa de Nariño –en varias oficinas– el tema de discusión era el mismo.

El liberalismo, por ahora, es un incondicional más que tendrá Duque. Sin embargo, el nuevo presidente de la Cámara, Alejandro Chacón, en su discurso le advirtió al nuevo gobierno que será un crítico permanente de la reforma a la justicia que ya ha anticipado.

La oposición, con todo

Y como se previó, la oposición llegó con todo y desde la misma posesión mostró sus primeras cartas de cómo hará el control al gobierno entrante.

Gustavo Petro, desde su curul de senador, anticipó que tendrá el llamado gabinete alternativo, un equipo de analistas que aportarán a su discusión documentos y análisis en que cuestionen al gobierno.

Incluso denunció en el Senado que se está llevando a cabo un supuesto fraude para favorecer al presidente Iván Duque.

Su planteamiento se dio luego de que el CNE decidiera que Gloria Flórez, de la lista de la Decencia, perdía la curul, al igual que la conservadora Soledad Tamayo y el verde Jorge Guevara, para que ingresaran tres senadores de Colombia Justa y Libres que hacen parte de la coalición que tendrá Iván Duque.

“Entran tres congresistas de Colombia Justa Libres a apoyar a Iván Duque, esa es la razón del fraude, el fraude existe en 14.000 votos que no están en las mesas ni en Formularios E-14, funcionarios de la Registraudría que creemos que fueron pagos”, aseguró Petro.

Una bancada más en la oposición es la Alianza Verde, la cual formalizó que estará en esa línea con sus 18 congresistas, pero que lo hará de forma constructiva y autónoma, es decir no hará bloque con Petro y Farc.

Le puede interesar: Así quedaron las presidencias del Senado y la Cámara de Representantes

Un primer logro de la Alianza Verde es que puso en las mesas directivas del Senado y la Cámara a dos duros críticos del gobierno saliente. En el Senado, Angélica Lozano, quien es la segunda vicepresidente, y en la Cámara en ese mismo cargo está Inti Asprilla.

El capítulo Antanas Mockus, quien en su debut como senador se bajó los pantalones en plena sesión del Congreso por el ruido que había, deja en claro que seguirá usando actos simbólicos de protesta y advertiría que los métodos utilizados por los gobiernos para tramitar proyectos clave y aprobarlos a pupitrazo serían muy cuestionados por el exalcalde de Bogotá.

El partido Farc ya notificó que serán duros críticos del nuevo gobierno. En su primer discurso en el Congreso, el senador Carlos Losada dijo que “no deja de preocupar la anunciada intención del presidente electo de introducir cambios a un tratado de paz que es norma constitucional, que a la luz del Derecho Internacional Humanitario tiene carácter de Acuerdo Especial y que, en virtud de una declaración unilateral de Estado, ha sido incorporado como documento oficial del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en una resolución de dicho Consejo”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad